Te puede interesar

Vive Lomito Fest, ideal para ti y tu mascota

Gasto social y pobreza. Columna de Sergio Sarmiento

May dimitirá 7 de junio y seguirá en funciones mientras se elige nuevo líder

Inteligencia Artificial: Machista y blanca

Un estudio del Instituto AI Now de Nueva York habla abiertamente de la discriminación de género que se vive en la Inteligencia Artificial.

La Inteligencia Artificial avanza y sus regulaciones aún no están tan claras, como tampoco los usos que la ciencia y la ingeniería le darán en específico. Lo que sí ha logrado vislumbrarse es un estudio del Instituto AI Now de Nueva York, que entrega cifras determinantes respecto a la discriminación de género que existe en la industria.

El informe básicamente indica que las mujeres y las personas afrodescendientes están muy poco representadas en el campo de la IA.

Inteligencia artificial blanca y masculina

Según los datos de AI Now, el 80% de los profesores de Inteligencia Artificial son hombres, mientras que por ejemplo, solo el 15% del personal de investigación de AI en Facebook y el 10% en Google son mujeres.

“Esta no es la diversidad de personas que están siendo afectadas por estos sistemas”, dice la codirectora de AI Now Institute, Meredith Whittaker.

Y el panorama no se ve mucho más alentador como dicen las investigadoras.

“A pesar de muchas décadas de ‘estudios de tuberías’ que evalúan el flujo de diversos candidatos laborales desde la escuela a la industria, no ha habido un progreso sustancial en la diversidad en la industria de la IA”, señalaron.

Para seguir con el panorama crítico, el estudio además revela que no solo la Inteligencia Artificial es un campo discriminador y machista, sino que esto se puede aplicar a la gran mayoría de las ciencias y las ramas laborales en tecnología.

“La crisis de diversidad en la IA está bien documentada y es de gran alcance”, concluyen los investigadores. “Se puede ver en lugares de trabajo desiguales en toda la industria y en el mundo académico, en las disparidades en la contratación y la promoción, en las tecnologías de IA que reflejan y amplifican los estereotipos sesgados, y en el resurgimiento del determinismo biológico en los sistemas automatizados”.