miércoles , diciembre 11 2019

Te puede interesar

Los vehículos autónomos se hacen esperar en EU

5 destinos invernales dentro de México

¡Qué susto! Intentó detener un robo pero resultó ser una película

Estudio revela cómo la comida chatarra daña al cerebro

Esa deliciosa comida rápida que tanto te gusta no sólo causa estragos en tu peso. Más allá de la imagen, la también llamada alimento basura puede dañarte a nivel cerebral.

De forma popular se ha denominado como comida chatarra a aquella comida industrializada que aporta grandes cantidades de calorías y poco o nulo valor nutritivo, es decir, aquellos productos que contienen exceso de grasas saturadas, azúcares, simples o sodio.

Al respecto, los encargados de la salud en diversos países latinoamericanos han dado algunos ejemplos de comida “chatarra” que son populares pero dañinos: papas fritas, golosinas, refrescos, helados, bizcochos, algunas comidas rápidas como pizzas, hot dogs y hamburguesas.

Y es que la Ssa, también refiere que este tipo de comida estimula la liberación de dopamina en el cerebro, la cual genera sensación de placer, bienestar y saciedad y es por ello que en situaciones de enojo, estrés o ansiedad se antojan más.

De acuerdo con una investigación liderada por Keenan Walker, miembro postdoctoral de neurología en la Johns Hopkins University, en Baltimore, el consumo de comida chatarra y la inactividad física genera inflamación cerebral.

La inflamación a largo plazo sería provocada por problemas de salud crónicos como la obesidad, enfermedad cardíaca o diabetes derivados del consumo de dichos alimentos y explica:

“Encontramos que las personas de mediana edad que presentaban niveles más altos de marcadores inflamatorios en la sangre tendían a tener una tasa más rápida de declive en los próximos 20 años, sobre todo en las medidas de la memoria”.

La conclusión de la investigación indica también que la práctica regular de ejercicio, una dieta saludable para el corazón y adecuados hábitos de sueño podrían ser importantes factores para evitar los declives que se relacionan con la edad en la función cerebral.