Te puede interesar

Migrantes se amotinan en el sur de México por segunda ocasión en una semana

Terapias con robots: una nueva tendencia

Lo que debes saber del herpes en labios

Estudiar ayuda a conservar mejor el cerebro en personas de edad avanzada

Con la edad llegan muchos achaques, uno de ellos y de los más molestos, es esa incertidumbre que causa el olvido de cosas. Afortunadamente existen estudios que nos dan consejos para mantener nuestra mente activa por más tiempo. 

Un estudio liderado por el Instituto de Neurociencias de la Universidad de Barcelona (UB) ha confirmado que la educación modula los mecanismos de plasticidad cerebral y por tanto “permite desarrollar y conservar mejor la parte frontal del cerebro en personas de edad avanzada”.

La investigación, publicada en ‘The Journal of Neuroscience’, ha constatado que la educación desarrolla la propiedad del cerebro adulto “de adaptación y reorganización más eficiente, para contrarrestar los efectos de la edad avanzada o incluso de los estadios iniciales de condiciones neurodegenerativas”.

El estudio se ha llevado a cabo analizando datos de neuroimagen de 122 personas cognitivamente sanas, 87 mujeres y 35 hombres con una edad media de 68,2 años.

“Hemos analizado personas de más de 70 años y constatado que las personas con más años de educación habían conservado mayor grosor en la parte frontal del cerebro, concretamente en las regiones prefrontales del cingulado anterior y la corteza orbital”, ha explicado el coordinador del estudio e investigador del Instituto de Neurociencias de la UB, David Bartrés Faz.

El resultado es “especialmente relevante” porque evidencia, por primera vez en humanos, las características moleculares de las áreas cerebrales, cuyo espesor varía en función de la educación, ya que estudios anteriores de neuroimagen mostraban aumentos del metabolismo o de la conectividad funcional en personas de edad avanzada, según han explicado los investigadores.

“El siguiente paso será analizar con qué otras regiones del cerebro está conectada la parte frontal y estudiar las propiedades de expresión genética específicas de estas regiones”, ha señalado Bartrés.