Te puede interesar

Migrantes se amotinan en el sur de México por segunda ocasión en una semana

Terapias con robots: una nueva tendencia

Lo que debes saber del herpes en labios

5 tóxicos de los cosméticos que pueden dañar tu piel

A lo largo del día, somos tendientes a utilizar diversos productos químicos, ya sea para la limpieza, en cosméticos e incluso en nuestra alimentación, pero ¿sabías que hay algunos en específico que resultan tóxicos para tu piel?

¿Te has fijado en los ingredientes de los productos que usas a diario en tu cuerpo? Es importante que conozcas algunos de los tóxicos de los cosméticos que podrían dañar tu piel e incluso perjudicar a tu salud en general.

Parabenos, sulfatos, plomo, triclosán o ftalatos son algunos de los más frecuentes. Te explicamos por qué son perjudiciales para que puedas evitarlos. No vale la pena correr riesgos si podemos elegir otros productos más saludables.

5 tóxicos de los cosméticos que pueden dañar tu piel

1. Parabenos
Los parabenos son los conservantes que se añaden a la mayoría de productos cosméticos, farmacéuticos e industriales. Hace años que se están realizando estudios para comprobar los efectos dañinos en la piel y su posible implicación en el cáncer de mama, debido a sus propiedades estrogénicas.

No obstante, todavía faltan evidencias para regular su uso. De hecho, algunos estudios especifican que el riesgo sería importante si la exposición a estas sustancias químicas fuera diaria. No obstante, la presencia cada vez más habitual de parabenos en una amplia gama de productos, incluso alimentarios, favorece este contacto constante.

2. Sulfatos
Entre los diferentes sulfatos destacamos el laurilsulfato de sodio (SLS), un surfactante habitual que actúa como agente de limpieza. No obstante, este compuesto penetra en la piel y causa sequedad e irritación cutánea según la concentración.

No obstante, en cuanto a las críticas de su relación con el cáncer, no se han encontrado evidencias científicas. Pero también es cierto que faltan estudios a largo plazo sobre los efectos de su aplicación continuada sobre la piel.

Hay algunos sulfatos más suaves que se están aplicando como sustitutos menos dañinos, como por ejemplo el laurilsulfato de amonio (ALS) o el lauril éter sulfato de sodio (SLES).

3. Metales tóxicos de los cosméticos: Plomo
La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA en sus siglas en inglés) realizó un análisis para determinar los niveles de plomo presentes en los pintalabios y en otros cosméticos. Entre ellos destacaban marcas muy conocidas.

A partir de ese análisis se determinó una cantidad máxima de plomo en estos productos y se tomaron medidas para eliminar aquellos productos que podían resultar inseguros para la salud. Concluyó que hasta 10 ppm de plomo en estos productos no representaría un riesgo importante.

No obstante, hay que destacar que el análisis tiene en cuenta la aplicación externa de estos cosméticos. Sin embargo, en el caso de los pintalabios, no se contempla la parte que la persona ingiere de manera accidental.

4. Triclosán
El triclosán (TCS) es un ingrediente antimicrobiano habitual en desodorantes y productos limpiadores como desinfectantes. En menor medida, también puede estar en dentífricos y enjuagues bucales.

Este compuesto se absorbe con facilidad en la piel y la mucosa. De hecho, se ha detectado en la orina e incluso en la leche materna, y su exposición continuada se relaciona con alergias, asma, alteraciones cardiovasculares, problemas endocrinos y reproductivos y el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

5. Ftalatos
Los ftalatos son componentes químicos multifuncionales que se utilizan en una gran variedad de productos para el consumidor, incluidos productos cosméticos y de cuidado personal, también, incluso, en productos para bebés. Además, forman parte de muchos envases de plástico. Por ello, tenemos un contacto directo y frecuente con ellos.

Los ftalatos se asocian a graves problemas de salud, como por ejemplo infertilidad, obesidad, asma, alergias o cáncer de mama. Aunque algunos estudios muestran alteraciones no significativas, tampoco se tienen en cuenta cómo evolucionarían estas a largo plazo, tal como ellos mismos afirman.