Te puede interesar

Ciberataques pueden afectar salud, seguridad y economía

¿Cuáles son las ETS que más preocupan a la ciencia?

Usos del aceite de almendras en tu piel

Tips para hacer tu parrillada más saludable

Tal vez pienses que hacer una parrillada no tiene nada de peculiar ni hay mayor peligro que quemarte al recoger los pedazos de carne que se han caído al fondo de la parrilla.

Sin embargo, expertos en investigaciones sobre cáncer sugieren que asar en parrilla puede estar relacionado con ésta enfermedad, ya que se ha demostrado que las carnes que se cocinan a altas temperaturas forman compuestos que causan cáncer y podrían significar un problema grave para nuestra salud. De acuerdo con los expertos del Instituto Americano de Investigación del Cáncer, hay cosas que puedes hacer para evitar asar en la parrilla y reducir el riesgo de manera que puedas disfrutar de las esperadas BBQ de verano.

1. Trata de comer menos carne roja o procesada. Las dietas con gran cantidad de éstos productos animales parecen aumentar el riesgo de cáncer de colon rectal (para más información puedes consultar nuestro artículo en la sección What’s Caliente). Pero ya sea a la parilla o no, demasiado de algo bueno no es bueno para la salud. Lo que te recomendamos es que si vas a asar carne prefieras el pollo o incluso algún pescado como el salmón.

2. Marinar durante 30 minutos. No es necesario que planifiques tu parrillada con un día de anticipación, de hecho, marinar menos tiempo la carne conviene más que dejarla horas en el recipiente y el sabor es el mismo. Cubre la carne con una mezcla de vinagre o cítricos, algunas hierbas y sazonador y guárdala en el refrigerador mientras que preparas los carbones y preparas las bebidas. Esto evitará que se formen menos químicos durante el tiempo de reposo.

3. ¡Date prisa! Al parecer, entre más tiempo la carne esté en la parrilla, más compuestos químicos se forman. Si te gusta la carne bien cocida y notas que la parte exterior está lista pero el interior crudo, opta por cocinar primero en el horno y luego en la parrilla. Es importante que jamás dejes una carne semi-asada en el refrigerador para utilizarla otro día.

4. Consejos de cocina. ¡Cocina lento! Los trozos de carne pasados de lumbre pueden ser más suculentos, pero también más peligrosos. Una manera de evitar que la carne se queme demasiado es cortar la grasa antes de cocinar para evitar que se hagan flamas. También es recomendable asar la carne en el centro de la parrilla procurando que las brasas se expandan hacia los lados.

5. Incluye verduras en tu asado. Una forma de tener una parrillada saludable es agregar algunas verduras como espárragos o champiñones para acompañar el pollo, la carne o el pescado. También puedes asar elotes e incluso piña para darle un toque distinto y muy bistro a tu asado.