Te puede interesar

Una mala dieta podría llevarte a tener problemas mentales

Tips para mantener tu cerebro joven y alerta

Estudio sugiere que saltarse el desayuno está en los genes

Adiós a la cicatriz de operación de tiroides

¿Te han operado alguna vez de tiroides? ¿ Te ha quedado una cicatriz ?

Cuando se tiene que extirpar la glándula tiroides, a los pacientes les queda una cicatriz visible en el cuello. Pues ahora esto puede convertirse en un problema del pasado. Una nueva técnica aplicada por el robot Da Vinci  permite erradicar el órgano a través de la axila, evitando operar directamente en la garganta y, con ello, que pueda quedar una antiestética cicatriz. Así, cada vez que se mire al espejo, no tendrá que recordar su paso hospitalario.

La técnica, originaria en Asia, ha empezado a exportarse al mundo que consigue simplificar esa operación de forma notable. Después del continente asiático saltó a Estados Unidos, Europa y México. Esta nueva tecnología de precisión está indicada principalmente cuando aumenta el tamaño de la glándula tiroides por la presencia de nódulos en su interior y otras patologías.

Sabiduría asiática

La idea es realizar una incisión de unos seis centímetros que quede oculta en los pliegues de la axila. Una vez hecha la incisión, los especialistas alcanzan la región cervical y tiroidea guiándose por la visualización del equipo robótico y del bisturí  consiguen dividir y sellar las estructuras.

El robot Da Vinci es el sistema quirúrgico más avanzado del mundo de alta precisión al cirujano y seguro al paciente debe ser practicado por un equipo de cirujanos que posea una amplia experiencia en operación de glándula tiroides evita las grandes incisiones en las cirugías tradicionales.

 

Por Alejandrina Aguirre Arvizu