Plataforma de Pagos Móviles

Plataforma de Pagos Móviles

 

El avance de la tecnología de pagos sin contacto permite hoy ligar cuentas y terminales punto de venta de compradores y vendedores con la cercanía de tarjetas o dispositivos móviles (teléfonos celulares) que tengan radiofrecuencia o NFC (Near Field Communication).

En México, a partir de marzo, se espera que esté comenzando la operación de la Plataforma de Cobros Digitales o sistema CoDi que se facilitará con la incorporación de códigos QR (Quick Response) como una aplicación adherida a la de la banca móvil, para que un establecimiento o incluso una persona que requiera un pago por un servicio pueda enviar las 24 horas y los siete días de la semana, de forma gratuita, la solicitud de cobro al código QR de la persona que compra, y esta autorizar el pago desde su teléfono celular, para que quede finiquitada la transacción.

En México, según la Secretaría de Hacienda con datos de la ENIF 2018, el uso de efectivo en México es considerablemente alto, pues alrededor del 95% de los pagos se realizan con dinero y no con medios electrónicos.

De hecho, un avance importante en la bancarización y provisión de servicios financieros podría derivar de empatar el número de cuentas bancarias de ahorro o débito con el número de teléfonos celulares inteligentes que pueden leer el código QR.

Hoy existen 34 millones de cuentas bancarias de este tipo, mientras que el número de teléfonos celulares alcanza 64.7 millones de usuarios con teléfonos inteligentes y, aunque se tendrá que hacer un esfuerzo importante para reducir la llamada “brecha digital” en zonas no conectadas, sería un gran paso para apuntalar la formalización económica, hoy uno de los grandes problemas nacionales.

Regresando al sistema de pagos, de acuerdo con la ENIF 2018, el 95% de la población usa efectivo para realizar sus compras de productos o servicios con costo menor o igual a 500 pesos, siendo el transporte y los servicios públicos los más recurrentes (pago de estacionamientos y establecimientos de comida y abasto), porcentaje que se reduce a 87% de la población para pagos mayores a 500 pesos.

En promedio, sólo siete de cada 100 pagos en México se realizan con medios electrónicos, lo que se explica por muchas razones; y a pesar de que el sistema de transferencias interbancarias (SPEI) ha ido cerrando espacios al uso de efectivo como parte de los sistemas de control para reducir las posibilidades de corrupción y la evasión fiscal de grandes contribuyentes y nichos de negocios, el reto más importante es penetrar en los circuitos donde la economía informal hace su agosto.

La plataforma de pagos mediante dispositivos móviles utilizará la infraestructura del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) y junto con la banca comercial (20 bancos que operan en el llamado mercado de mayoreo), se ha diseñado el sistema para facilitar la realización de pagos entre vendedores y consumidores a través de un dispositivo móvil o internet en segundos y sin costo alguno para el comprador y el vendedor.

Esta plataforma permitirá a los consumidores contar con un medio de pago electrónico adicional inmediato, seguro y eficiente, y a los comercios con una mayor seguridad en sus transacciones de liquidación instantánea, sin costo y, a diferencia de contar con una terminal punto de venta, no tendrán que pagar al banco ninguna comisión por la admisión de pagos con tarjetas de crédito o débito, lo que modificará sustancialmente el negocio de pagos con esas terminales (conocido como negocio adquiriente).

Con ello se busca reducir el uso de efectivo e incentivar a que un mayor número de establecimientos utilicen esta herramienta, dándoles acceso a otros servicios financieros formales adecuados a sus necesidades.

El sistema CoDi operará en programa piloto a partir de marzo y el Banco de México anticipa que para septiembre del 2020 será obligatorio para la red bancaria en el país, la que a su vez se ha comprometido a realizar un esfuerzo importante de apertura de cuentas de débito ligadas al QR sin costo para los clientes y los nuevos usuarios de servicios financieros.

 

Por Alicia Salgado