Te puede interesar

Migrantes se amotinan en el sur de México por segunda ocasión en una semana

Terapias con robots: una nueva tendencia

Lo que debes saber del herpes en labios

Todo lo que tienes que saber del parásito comecerebros y cómo protegerte

Hace unos días se conoció el caso de una niña infectada por la ameba “comecerebros”. La menor de 10 años habría contraído el parásito en un club deportivo de Lima, Perú. Esta noticia puso en alerta a la ciudadanía que se han atemorizado.

Especialistas aseguran que la presencia de este parásito no es muy frecuente. A nivel mundial se estima que apenas 1 de cada 10 000 personas podrían desarrollar este tipo de infección. Pero, ¿qué es la ameba “comecerebros”?, ¿cómo se contagia?, ¿qué tratamientos existen? En esta nota despejamos todas las dudas sobre esta enfermedad, que se caracteriza por atacar directamente al sistema nervioso central.

¿Qué es el Ameba Comecerebros

La Naegleria fowleri es un meboflagelado aeróbico de vida libre patogénico, típico de aguas dulces templadas y estancadas como lagos, lagunas, estanques, piscinas, aguas termales y canales de riego. Este parásito puede producir la meningoencefalitis amebiana, que afecta al sistema nervioso central de los humanos y es de ahí que viene el nombre ameba “comecerebros”.

¿Cómo se contagia la Ameba Comecerebros?

Este parásito entra al cuerpo humano a través de la nariz, luego pasa al cerebro, donde destruye el tejido cerebral provocando en un 97 % de los casos en fase crítica, la muerte.

También pueden ser propensas las personas que usan lentes de contacto y que usan agua sin desinfectar para enjuagarlos, ya que el parásito puede ingresar a través del ojo. Incluso, también se puede presentar si la persona ha caminado o estado en contacto con el lodo, asegura el Dr. Marco Antonio Montiel.

Cuáles síntomas de la Ameba comecerebros

El especialista de SANNA asegura que no es muy común que se presenten cuadros agudos de inmediato. El proceso puede demorar semanas en desarrollarse, desde que el parásito ingresa al organismo hasta convertirse en algo complejo.

Los primeros síntomas después de contraer la infección pueden incluir:

– Dolor de cabeza

– Sensibilidad a la luz

– Fiebre

– Náuseas o vómitos

– Rigidez en el cuello

– Confusión

– Falta de atención

– Pérdida del equilibrio

– Convulsiones

– Alucinaciones

Si el parásito ingresa a través del ojo, entonces se desarrolla una queratitis (inflamación de la córnea), vista roja, dolor ocular y si el paciente es revisado por el oftalmólogo, se le pueden encontrar úlceras.

¿Una infección por Ameba Comecerebros tiene cura?

Se ha mejorado en el tratamiento, sin embargo, aún de las personas que se infectan, más del 50% puede agravarse. Antes era mortal. Por ello, mientras se detecte este mal a tiempo se puede tratar esta enfermedad.

Según el Dr. Marco Antonio Montiel, todo depende del avance de la enfermedad porque puede generarse daño neurológico, con secuelas que requerirán tratamiento y rehabilitación.

¿Cuál es el tratamiento?

En casi todos los casos esta enfermedad tiene consecuencias fatales, siendo uno de los pocos tratamientos disponibles la miltefosina, una droga antiparasitaria (vendida como Impavido) que se ha utilizado en Estados Unidos para tratar a los pacientes e incluso en dos casos, en 2013, salvó la vida de las víctimas.

¿Cómo prevenir la Ameba Comecerebros?

– La primera medida preventiva frente a la ameba “comecerebros” es verificar si la piscina a la que acude la persona cuenta con la autorización del Ministerio de Salud.

– El uso de las duchas antes y después de estar en la piscina. Antes para que no se acumulen los gérmenes en el cuerpo y a la salida también es importante, ya que podemos limpiarnos de todos los microorganismos recogidos en este lugar.

– Es importante usar los protectores nasales porque este parásito ingresa al cuerpo humano mediante los orificios nasales y llega al cerebro.

– Estas medidas preventivas no solo sirven para prevenir de la ameba “comecerebros”, sino para evitar otro tipo de amebas presentes que pueden originar la otitis o conjuntivitis.