Te puede interesar

Lo que dicen las uñas sobre tu salud

Robert Pattinson protagonizará The Batman

Plantas de jardín para decirle adiós a las plagas

Técnicas de reproducción asistida sin legislación en México

Analizarán implicaciones bioéticas de estos procedimientos.

Las técnicas de reproducción asistida y las implicaciones bioéticas que estos procedimientos no han sido regulados en México, pese a que existen clínicas que ofrecen desde la fertilización in vitro hasta la subrogación de vientres, afirmó la maestra Irene Córdova Jiménez, presidenta del Comité de Ética en Investigación, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud , de la Universidad de Guadalajara.

Hijos a la carta

En el México es común encontrar clínicas de técnicas de reproducción asistida tanto en el sector público y privado, sobretodo para atender la infertilidad humana; pero también recurren a un donante de gametos para generar un embrión que pueda ser implantado en una persona, la sustitución de la maternidad, la edición genética de una técnica llamada: “Hijos a la carta”, que busca eliminar enfermedades en el bebé o seleccionar su sexo. Sin embargo, no existe una norma que permita regular estas prácticas, pues todas las iniciativas han sido prohibitivas o se limitan a atender la infertilidad en las personas, advirtió.

La falta de legislación ha provocado es que sea una tierra de muchas posibilidades aceptables, pero también inaceptables, que es lo que la ley debería de permitir, establecer una plataforma de respeto por las personas para que estos procesos sean transparentes, que puedan dar cuenta a la sociedad de que la ciencia está actuando de manera correcta y en beneficio suyo, dice la experta en bioética.

La bioética y las técnicas de reproducción asistida.

Aseguró que uno de los aspectos en los que la ley debería de poner atención es qué se hace con los embriones “sobrantes” cuando se aplica una técnica de reproducción asistida, pues estas requieren la generación de varios gametos fuera del cuerpo de una persona, a fin de garantizar lo más posible un embarazo, y luego son implantados, uno o dos, dependiendo de las circunstancias médicas del solicitante.

Añadió que lo que tendría que ser materia de regulación es el proceso de información que el profesional de la salud debe dar a las personas que solicitan la técnica, a fin de comunicarle qué requiere la generación de estos embriones que no serán implantados y qué es lo que decidirá hacer con éstos.

La ley debería contemplar  la información amplia y correcta sobre la técnica, las implicaciones y consecuencias de la ética, y después que la persona tome la decisión de qué hacer con este material que queda reservado, ya sea la destrucción; la donación con fines de investigación, que también tendría que ser regulada; o la criopreservación ( conservación) pensando que en un futuro ese embrión pueda ser implantado, concluyó Córdova Jiménez.

 

 

Por Alejandrina Aguirre Arvizu