domingo , diciembre 15 2019

Te puede interesar

De un día para otro: playa amanece con toneladas de botellas plásticas

En febrero 2020 ocurrirá el Brexit; Boris Johnson obtuvo la victoria

Que no se te pase: anuncian megacorte de agua en Edomex

Sorteo de grupos pone a rodar en Rio la codiciada Copa América-2019

Después de tres décadas, la Copa América vuelve este jueves a Brasil con el sorteo que definirá los grupos de su edición más abierta de los últimos años, con Messi en duda, la Canarinha y Argentina sin margen de error y la bicampeona Chile empeñada en revivir a su generación dorada.

Photo by Mauro PIMENTEL / AFP)

Custodiado por sus estrellas, el continente tratará de sacudirse la amargura del fracaso en Rusia -donde quedó fuera de las semifinales por quinta vez en la historia- cuando el 14 de junio arranque en Sao Paulo la 46ª edición del torneo de selecciones más antiguo del mundo.

El destino de los diez equipos de la Conmebol, y de las invitadas Japón y Catar, comenzará a decidirse a partir de las 20H30 locales (22H30 GMT) en la Cidade das Artes de Rio de Janeiro, en el sorteo que conducirá el excapitán de la Seleçao Cafú y que contará con la participación especial de Ronaldinho.

Ídolos del fútbol sudamericano como Zico, Marta o el excapitán uruguayo Diego Lugano irán desvelando las selecciones que formarán los grupos iniciales de la competición que coronará al nuevo rey del continente el 7 de julio en el Maracaná.

En su quinta Copa América como organizador, Brasil será uno de los tres cabezas de serie que estarán en el bolillero 1, junto a Uruguay, séptima del ranking FIFA y máxima ganadora histórica con 15 trofeos, y la urgida Argentina (11ª).

La compleja situación de la albiceleste -sin ganar un título absoluto desde hace 26 años- no le impidió liderar uno de los grupos, gracias a su posición en la clasificación utilizada por la Conmebol para distribuir los cuatro bombos.

En el segundo estarán la potente Colombia, la actual campeona Chile y la mundialista Perú, mientras que el tercero tendrá a Venezuela, Paraguay y Japón, que repite tras su primera invitación en 1999.

Ya en el cuarto bolillero aguardarán Ecuador, Bolivia y Catar, que no podrá coincidir con la otra convidada en la primera fase.

Con dudas

La suerte definirá también el tránsito de las selecciones por las cinco sedes de un torneo que pasará por Sao Paulo, Rio de Janeiro, Salvador, Belo Horizonte y Porto Alegre y que, a casi cuatro meses de que ruede el balón, concentra más incógnitas que nunca.

La primera, el 10 albiceleste. El mismo que Messi no ha vuelto a vestir desde la bochornosa salida de Argentina en Rusia, desquiciada ante Francia en octavos.

Desde la final perdida ante Brasil en 2007, la Copa América solo le ha traído disgustos a la ‘Pulga’, incluyendo la precoz caída en casa en 2011 y las dolorosas decisiones desperdiciadas ante Chile, en 2015 y 2016.

Un bloqueo que arrastra Argentina desde su último título continental en 1993 y que, para muchos, solo él podría romper. De momento, Messi no ha dicho nada, pero el reto de conquistar al fin aquel Maracaná donde Alemania le rompió el corazón en 2014 podría ser suficiente para traerle de vuelta.

Para ello trabaja el joven técnico Lionel Scaloni, representante de la albiceleste en un sorteo donde también estarán veteranos como Oscar Tábarez, que a los 71 años acaba de comenzar su quinto ciclo al frente de la temible Uruguay de Suárez y Cavani.

Revancha

Muchas miradas en Rio serán, sin embargo, para Tite. Salvador en las eliminatorias, el chasco de Brasil en Rusia -adonde llegó como favorita y cayó en cuartos ante Bélgica- ha puesto al técnico en el disparadero.

Todo lo que no sea ganar sería muy difícil de asumir para la orgullosa pentacampeona del mundo, a quien el oro olímpico de 2016 no consiguió cerrarle las heridas.

Los directivos apoyan a Tite, pero esta Copa América será más importante que nunca para una Seleçao que con ‘solo’ ocho trofeos (frente a los 15 de Uruguay o los 14 de Argentina) solía tener otras prioridades.

Sin superar los cuartos desde 2007 y con el fantasma del Mundial-2014 muy vivo, este año será diferente.

“Es el momento de que Brasil comience a valorar la Copa América. Es un torneo importante y tenemos que volver a ganar”, reclamó esta semana Filipe Luis en GloboEsporte.

Más difícil se antoja la remontada de Chile, que pasó del bicampeonato a quedarse sin sitio en el Mundial-2018 en apenas un año y a la que su nuevo técnico Reinaldo Rueda no consigue aún reanimar.

Otra incógnita es cómo llegarán la Colombia de James, todavía en busca de un sustituto para José Pekerman, Ecuador o el nuevo Paraguay de Juan Carlos Osorio; mientras Perú se aferra a su admirado Ricardo Gareca para tratar revivir la ilusión de su regreso a un Mundial 36 años después.

Pero ni de las débiles Venezuela y Bolivia, o las invitadas Japón y Catar, quieren fiarse nadie en esta Copa América.

Excluido de la fiesta en Rusia, el continente abrirá en Brasil la batalla por recuperar el terreno perdido. Candidatas no le faltan

AFP