miércoles , noviembre 20 2019

Te puede interesar

Morales pide ayuda internacional para frenar el “genocidio” en Bolivia

Agua de avena para perder peso y combatir el colesterol

10 curiosidades del Monumental de Lima

Conoce los riesgos de la placentofagia

La preparan en un delicioso batido, a la parrilla y hasta en suplementos, ¡sí, la placenta humana! En los últimos años esta práctica se ha incrementado, el origen viene desde los mamíferos, quienes se comen los restos del parto después de dar a luz. Sin embargo, Canadá explica los riesgos de comerla.

Su nombre es Placentofagia y muchas madres ya la están adoptando, ¿por qué? Aparentemente previene la depresión posparto, aumenta la producción de leche materna y le devuelve la energía a la madre.

El medio del espectáculo no es la excepción. Kim Kardashian, Katie Holmes y estrellas mexicanas como Anahí no se han quedado atrás. Sin embargo, fue el 27 de noviembre del presente año, que Canadá alertó sobre los riesgos que implica dicha actividad.

“Comer la placenta o consumirla en cápsulas es una decisión personal, pero la madre debe comprender que existen riesgos potenciales para ella y el bebé, al igual que no hay evidencia científica de que su consumo tenga beneficios”, afirma el Ministerio de Sanidad.

Entre las posibles consecuencias están enfermedades bacterianas, tales como hepatitis y VIH, coincidiendo así con investigadores de otros países, como Australia. Particularmente Canadá no tiene la autorización de promover ningún producto con placenta humana.

Esto por las ya la conocidas cápsulas de placenta, que se venden en páginas web por hasta 250 dólares. Donde ofrecen infinidad de beneficios que hasta el momento no han sido comprobados.

Por otro lado, explica que después del parto los padres están en su derecho de pedir la placenta, sin embargo, hay que cumplir con medidas sanitarias y por ningún motivo se debe vender a terceras personas.

Pese a que existen muchísimas declaraciones sobre los beneficios de ingerir la placenta, los científicos se mantienen escépticos hasta que no sea comprobado. Por lo tanto La Asociación Médica Estadounidense no aprueba esta práctica y hace hincapié en un estudio de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de aquel país sobre contagio bacteriano.