Te puede interesar

Vacaciones de verano “a la campechana”

Celso Piña feliz de participar en festivales de música electrónica

Hermoso: se viste de Batman para rescatar perritos

Claves para manejar la ansiedad que genera una cirugía

La cirugía representa para muchos pacientes, una situación de estrés importante, ya que previo a la intervención aparecen distintas preocupaciones relacionadas con la anestesia, el dolor, la recuperación, las secuelas, la separación de los afectos, los trastornos económicos y laborales, entre otros

Frente a esto, pueden surgir varias respuestas emocionales: ansiedad, estrés, depresión que de acuerdo al grado cada una, tendrán diferentes consecuencias haciendo más difícil la recuperación. Es decir, el estrés preoperatorio puede atrasar la recuperación.

Las cirugías pueden representar un alivio, pero también pueden ser una fuente de estrés psicológico porque el paciente se enfrenta a situaciones desconocidas.

En el periodo preoperatorio, cierto nivel de ansiedad es normal y deseable, ya que la capacidad de pensar y razonar nos diferencia del reino animal. Por eso muchas veces se hace necesaria una consulta y preparación psicológica para adaptarse al desafío que representa una cirugía.

Hay estudios que demuestran que cuando se prepara a la persona psicológicamente para una intervención quirúrgica, dándole información, enseñándole técnicas de relajación, escuchando y eliminado sus miedos, la ansiedad disminuye, la estadía hospitalaria es menor, el dolor es mejor soportado y por lo tanto tiene menor necesidad de analgésicos, el postoperatorio es más corto y el paciente siente más bienestar y control de la situación.

Una gran ansiedad o estrés puede afectar el efecto de las drogas anestésicas, la tensión arterial o la frecuencia cardiaca. Las heridas demorarán en cicatrizar mientras que el sistema inmunológico puede debilitarse, por lo tanto el postoperatorio será más largo. También se puede presentar insomnio, irritabilidad, problemas con el médico o la enfermera y uso excesivo de analgésicos, entre otros problemas.

Por lo tanto la evaluación y tratamiento de un paciente que va ser sometido a una práctica quirúrgica requerirá especial atención a nivel médico y psicológico.

Beneficios de la preparación prequirúrgica:

•Mejora el sistema inmunológico, la cicatrización y la circulación.

• Al tener el paciente mayor tranquilidad y autocontrol, hay menor tensión muscular.

•Mejora el metabolismo y la oxigenación.

•Hay menor estrés previo, durante y luego de la cirugía.

• Se reportan complicaciones y mejor recuperación.

• Al haber menor dolor, se tomarán menos analgésicos.

• Hay mayor cooperación del paciente en su recuperación y por tanto, menor hospitalización.

Es importante que el paciente confié en su médico y a su vez es clave que el profesional escuche al paciente y conteste a todas sus preguntas, le dé información y se haga eco de todas sus preocupaciones.