viernes , diciembre 6 2019

Te puede interesar

Procura no llorar, la historia del “árbol del amor” en Londres

¿Quién es la nueva ministra de la Suprema Corte?

Estos son los personajes que la rompieron en 2019

México, segundo país en América Latina con más afectados por Hepatitis C

Actualmente existen entre 400,000 y 600,000 mexicanos que viven con el virus de la hepatitis C, un padecimiento viral que no presenta síntomas pero que causa inflamación y daño al hígado con consecuencias fatales, dice la especialista Graciela Castro, presidenta de la Asociación Mexicana de Hepatología (AMH).

Datos de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, A.C. (FundHepa) revelan que México es el segundo país en América Latina con mayor número de afectados por el virus de Hepatitis C. La especialista sostuvo que, a pesar de ese panorama, la eliminación de la hepatitis C es posible. Mencionó que actualmente si un paciente es diagnosticado a tiempo tiene altas probabilidades de cura gracias a la incorporación de medicamentos innovadores en los sistemas de salud.

Las organizaciones de la sociedad civil, la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, A.C. (FundHepa), la Asociación Mexicana de Hepatología (AMH), Hepatos Aión, A.C., el Grupo Unidos por una Vida Mejor, A.C., el Grupo Amigos del Hígado (Amhigo), y el grupo Derechohabientes Viviendo con VIH del IMSS (DVVIMSS) exhortaron al gobierno entrante a implementar un plan a largo plazo que garantice la eliminación de la enfermedad en todo el Sistema Nacional de Salud, para llegar a las metas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que buscan reducir en 90% el número de nuevos casos de hepatitis C para el año 2030.

“México tiene la capacidad, la infraestructura y las herramientas necesarias para lograr la erradicación de la hepatitis C, como se logró con padecimientos como la poliomielitis o viruela, pero se requieren planes a largo plazo que incluyan la realización de pruebas de diagnóstico, la simplificación del modelo de atención para los pacientes, la ampliación de los centros de referencia y el acceso oportuno al tratamiento dentro de los sistemas de salud”, señaló Lucía Brown, directora de Proyectos de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática.

Y es que de acuerdo con la la experta la hepatitis C podría ser la primera enfermedad infecciosa viral crónica en ser eliminada, lo cual sentaría un precedente para otros padecimientos. “Estamos hablando de la primera enfermedad infecciosa viral crónica que puede ser eliminada, al contar con medicamentos antirretrovirales de acción directa que actualmente ya están disponibles en el IMSS, el ISSSTE y el Seguro Popular”, puntualizó la experta  Graciela Castro, presidenta de la Asociación Mexicana de Hepatología.

Lo importante es la realización de la prueba de detección, sobre todo si han recibido una transfusión sanguínea antes o durante la década de los noventa, pero también si son o han sido usuarios de drogas intravenosas o se han realizado algún tatuaje o perforación, e incluso si se han tenido relaciones sexuales sin protección, recomendó el médico Jorge Luis Poo, director médico del Grupo Amhigos del Hígado A.C.

Respecto de la realidad que enfrentan los mexicanos que viven con ese padecimiento, Miriam Castellot, presidenta ejecutiva de Unidos por una Vida Mejor, A.C, lo importante es el acceso al tratamiento, pues afirmó que “la mayoría de las veces, las instituciones de salud le dicen a los pacientes que no hay tratamiento y que no pueden hacer nada. Por ello, es muy importante dar seguimiento a todos aquellos pacientes que fueron tratados previamente con el método anterior y no obtuvieron resultados favorables, sobre todo porque hoy en día ya hay medicamentos antirretrovirales de acción directa que los pueden curar”, enfatizó.

Por último, Luis Adrián Quiroz, fundador y coordinador general de la organización Derechohabientes Viviendo con VIH del IMSS (DVVIMSS), subrayó que “no podemos negar que el Instituto Mexicano del Seguro Social tuvo un gran acierto al tomar la batuta en cuanto a garantizar la cura de la hepatitis C, sin embargo, es necesario asegurar el acceso y la disponibilidad de los tratamientos, específicamente en el Seguro Popular, modificando drásticamente los procesos para acreditar, sin tanta burocracia, a los hospitales y modificar las atribuciones del Seguro Popular para que realicen la compra centralizada de los fármacos y se distribuyan más rápidamente”.

Vence la hepatitis C

  • El virus se transmite por la sangre, en pequeñas cantidades.
  • Al ser una enfermedad silenciosa por no presentar síntomas, el diagnóstico oportuno es crucial.
  • El padecimiento de no ser diagnosticado y tratado a tiempo puede ocasionar cirrosis hepática y cáncer de hígado.
  •  Hoy se encuentran con más frecuencia, personas que han adquirido la hepatitis C a través de la reutilización o la esterilización inadecuada, especialmente de jeringas y agujas o, a través de transfusiones de sangre y productos sanguíneos sin analizar.
  • No compartas rastrillos, cepillos dentales y agujas.
  • Ten cuidado con el tatuaje o la acupuntura con agujas no desinfectadas apropiadamente.
  • Los alimentos, el agua, los abrazos, besos o compartir la comida, bebida o espacios comunes con personas que tengan el virus C, no representan riesgo de transmisión.
  • México cuenta con los tratamientos innovadores que curan la enfermedad de 8 a 12 semanas, por lo que es necesario incrementar los esfuerzos de detección y acceso al tratamiento de la hepatitis C.

¿ Quienes deben practicarse la prueba?

  • Se estima que aquellas personas nacidas entre 1945 y 1965 tienen mayores probabilidades de ser portadoras del virus.
  • Los que se inyectan drogas ilícitas o comparten agujas con alguien que tenga hepatitis C.
  • Los que hayan o estén sometidos a diálisis y hemodiálisis renal.
  • Los que tienen contacto frecuente con sangre en su trabajo, por ejemplo, un dentista, asistente dental, bombero, policía, etc.
  • Los que tienen relaciones sexuales sin protección con una persona que padece de hepatitis C o parejas sexuales numerosas a lo largo de la vida.

Mitos sobre la hepatitis

  • No siempre es cierto:“Te das cuenta de que tienes hepatitis porque te pones amarillo y orinas oscuro”. Muchas personas con hepatitis no tienen síntomas. La única manera de saber si tienes alguna es con un análisis de sangre.
  • No es cierto:“La vacuna protege contra todas las hepatitis”. Sólo existen vacunas para las hepatitis A y B, y no te protegen de la hepatitis C.
  • No es cierto:“Sólo el consumo excesivo de alcohol produce cirrosis hepática”. La cirrosis puede ser ocasionada también por medicamentos y diversas enfermedades del hígado (entre ellas las hepatitis virales).

Por Alejandrina Aguirre Arvizu