domingo , diciembre 15 2019

Te puede interesar

De un día para otro: playa amanece con toneladas de botellas plásticas

En febrero 2020 ocurrirá el Brexit; Boris Johnson obtuvo la victoria

Que no se te pase: anuncian megacorte de agua en Edomex

Las 10 vicepresidentas latinoamericanas ¿Detrás de cada gran hombre, una gran mujer?

La presencia de diez vicepresidentas en el subcontinente refleja el avance de las mujeres en el servicio público de diferentes países, pero también exhibe el “techo de cristal” con el que topan para desarrollar sus aspiraciones políticas, y es que en este momento, no hay ninguna mujer jefa de Estado en Latinoamérica.

El poder y las funciones de su puesto varían mucho de país en país, en Colombia es una figura enfocada en la diplomacia, y en Argentina atiende la agenda gubernamental de desarrollo social, pero en el caso de Nicaragua es una figura de mucho peso.

La evaluación en cuanto a los méritos con que cada una de mujeres llegó a su cargo, difiere tanto como su propia personalidad, algunas tienen amplia carrera política y liderazgo social, pero otras han sido nominadas porque hay una suerte de tendencia de que es políticamente correcto.

Cierto también que en no pocos casos, estas vicepresidentas, comparten antecedentes polémicos con sus compañeros en el poder ejecutivo.

Margarita María Cedeño Lizardo. República Dominicana.

Esta abogada, de 53 años, asumió el cargo como número dos del presidente Danilo Medina en 2012, después de ocho años como primera dama con Leonel Fernández.

En aquel momento Cedeño barajó presentarse como candidata a la presidencia por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), al que pertenecía su esposo, pero finalmente accedió a complementar la fórmula de Medina.

Durante sus años de primera dama participó en numerosos programas sociales que le dieron popularidad en el país, aunque también ha sido acusada de haber aprovechado su visibilidad para impulsar sus ambiciones políticas.

En la historia de la República Dominicana, Cedeño figura como la segunda mujer en ejercer el segundo cargo político de mayor rango. Entre las actuales vicepresidentas latinoamericanas es la que más tiempo ha ocupado su cargo.

Isabel de Saint Malo de Alvarado. Panamá.

Es vicepresidenta y canciller de Panamá en el Gobierno de Juan Carlos Varela desde 2014.

El mandatario la eligió como candidata independiente y fue la primera mujer en ocupar ambos cargos en el país. Aunque no tenía experiencia política.

En su hoja de vida apunta que trabajó en el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo entre 2001 y 2008, y ejerció como embajadora alterna de Panamá ante la ONU.

De Saint Malo es licenciada en Relaciones Internacionales y tiene 49 años. Entre los objetivos que ha marcadp como viceministra señala la transparencia, la lucha contra la corrupción y la equidad de género.

Marta Gabriela Michetti, Argentina.

Vicepresidenta argentina desde diciembre de 2015, esta internacionalista de 53 años de edad, tiene una amplia trayectoria en formaciones políticas de centro derecha.

Su experiencia legislativa data de 2003, para luego convertirse en mano derecha del popular alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, a quien ha acompañado en distintos momentos hasta convertirse en su compañera de fórmula en las elecciones presidenciales de 2015, las que ambos ganaron en segunda vuelta.

Michetti es vista por un buen número de argentinos como un ejemplo de superación ya que rehizo su vida después de un terrible accidente de auto ocurrido en 1994. Ese evento la dejó parapléjica, pero no la postró en su casa.

Mercedes Rosalba Aráoz Fernández, Perú.

Economista de 57 años de edad, entró en el sector público en 2002 como asesora del viceministro de Comercio Exterior. Ocupó las carteras de Comercio Exterior y Turismo, la de Producción y la de Economía del segundo Gobierno de Alan García (2006-2011).

En el 2011 se presentó como candidata a las presidenciales con el Partido Aprista Peruano (PAP), pero finalmente renunció.

En las elecciones generales de 2016 respaldó al candidato Pedro Pablo Kuczynski quien la incluyó en su lista de aspirantes a congresistas, además de postularla a la segunda vicepresidencia del país, cargo que asumió en julio de aquel año.

La crisis de gobierno que supuso la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski el pasado marzo llevó a Araoz, hasta entonces segunda vicepresidenta, al cargo de número dos del nuevo Ejecutivo de Martín Vizcarra.

Rosario Murillo Zambrana, Nicaragua

Poeta y activista del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Murillo es Primera Dama del país centroamericano desde 2007, cuando su marido Daniel Ortega retornó al poder. A fines de 2016 se presentó a las elecciones generales como compañera de fórmula del mandatario que buscó su segunda reelección.

Ambos tomaron posesión de sus cargos en enero del año pasado.

Antes de ese evento, Murillo ya participaba en la gestión del Gobierno de manera extraoficial. Es promotora de una doctrina que mezcla catolicismo, misticismo, símbolos prehispánicos y sandinismo.

En una etapa anterior, Murillo fue diputada electa (entre 1984-1990) durante el primer Gobierno de Ortega, tras la dictadura de Anastasio Somoza.

En los últimos meses ha sido acusada junto con su marido de crímenes de lesa humanidad, debido a las duras medidas que ha tomado su régimen para someter al movimiento popular que exige su dimisión por corruptelas e ineptitud.

Por estos antecedentes destaca entre las vicepresidentas latinoamericanas por ser la más polémica de todas, aunque nadie puede dudar que tiene personalidad política propia y no solo un complemento de su marido.

Lucía Topolansky Saavedra, Uruguay.

La exguerrillera tupamara, que ha dedicado toda su vida a la política, se convirtió en vicepresidenta en septiembre de 2017, tras la dimisión de Raúl Sendic por un escándalo de malversación de fondos públicos. Era entonces senadora.

Topolansky, de 73 años, pertenece al Movimiento de Participación Popular (MPP), integrado a la coalición de izquierda Frente Amplio, y es esposa del expresidente José Mujica (2010-2015). Se casaron en 2005 en una ceremonia íntima después de compartir durante años trinchera política, antes de que Mujica fuera elegido presidente.

Conocida en su época de clandestinidad con el sobrenombre de Ana, es una líder política de amplia trayectoria parlamentaria por derecho propio. Militó en el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) con su hermana gemela María Elia, una guerrilla urbana de izquierda radical.

Fue encarcelada en 1971, escapó de prisión y volvió a la cárcel, donde pasó 13 años hasta que fue amnistiada en 1985. Tras la dictadura militar (1973-1985) fundó con otros extupamaros el MPP, donde ocupó diversos cargos. Ha sido elegida edil, diputada y senadora (la más votada del país en 2009 y 2014).

María Alejandra Vicuña Muñoz, Ecuador.

A principios de este año asumió el cargo en sustitución del vicepresidente Jorge Glas, condenado por su participación en la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

Esta abogada de profesión, llevaba apenas cinco meses como ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda cuando el presidente Lenín Moreno la designó vicepresidenta de forma temporal tras la detención de Glas.

Posteriormente el mandatario presentó una terna —en la que estaban la canciller María Fernanda Espinosa y la ministra de Justicia Rosana Alvarado— a la Asamblea Nacional para que eligieran al sucesor por votación.

Vicuña, de 40 años, es la más joven de las vicepresidentas latinoamericanas, ha estado vinculada al partido Alianza País desde temprana edad. Fue elegida asambleísta en 2009 y 2013. Durante este periodo participó en varias comisiones sobre salud y educación.

Su confirmación en el cargo marcó la ruptura definitiva entre el presidente Moreno y su antecesor Rafael Correa, quien se ostentaba como padrino político del defenestrado vicepresidente Glas.

Epsy Campbell Barr. Costa Rica.

Esta política y economista de 55 años no es la primera no es la primera vicepresidenta en la historia Costa Rica, pero sí la primera mujer negra que ocupa el cargo en ese próspero país centroamericano. Durante su trayectoria política ha sido diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC) en dos periodos (2002-2006; 2014-2018) y presidenta del partido entre 2005 y 2009, en el que milita desde que se fundó.

En paralelo con su actividad política ha sido una de las líderes del movimiento de afrodescendientes en América Latina. Fue coordinadora de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas y Afrocaribeñas (1997-2001) y del Foro de Mujeres para la Integración Centroamericana (1996-2001).

Es una de las fundadoras del Centro de Mujeres Afrocostarricenses y del foro Parlamento Negro de las Américas. Ha publicado artículos sobre sexismo, racismo e integración.

Tomó posesión de su cargo en mayo pasado, como compañera de fórmula del presidente Carlos Alvarado, con quien colabora también como ministra de Relaciones Exteriores.

Alicia Beatriz Pucheta de Correa, Paraguay.

Esta ex magistrada de la Corte Suprema de Justicia de Paraguay fue designada vicepresidenta en mayo pasado por el mandatario saliente Horacio Cartes.

La decisión se vio envuelta en polémicas porque los adversarios de Cartes consideraron que la mujer tenía como único mérito haber facilitado, desde el poder judicial, la aprobación de la candidatura al senado del mandatario, a pesar de que la Constitución lo prohibía.

Pucheta concluirá sus funciones el 15 de agosto próximo cuando sus correligionarios Mario Abdo y Hugo Velázquez asuman la presidencia y la vicepresidencia, respectivamente.

Delcy Eloína Rodríguez Gómez, Venezuela.

Esta abogada y política de profesión, nacida en 1969, pertenece al círculo de confianza del presidente venezolano Nicolás Maduro y ha desempeñado diversos cargos.

Desde agosto de 2017, era presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, establecida por Maduro el año pasado para redactar una nueva Constitución. Anteriormente fue ministra para la Comunicación e Información (2013-2014), puesto que ahora ocupa su hermano Jorge.

También fue la jefa de la diplomacia venezolana como ministra de Relaciones Exteriores y ha representado al Gobierno de Venezuela en las mesas de diálogo con la oposición en las que ha mediado el ex presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

En junio pasado fue designada vicepresidenta del país  sudamericano.

Marta Lucía Ramírez Blanco, Colombia.

La política conservadora, abogada y con experiencia en el sector privado, tiene una larga trayectoria en el servicio público del país sudamericano. Fue viceministra de Comercio Exterior. En 1998 ocupó esa misma cartera como ministra con el entonces presidente Andrés Pastrana.

Posteriormente, fue embajadora de Colombia en Francia, hasta que en 2002, ya con Álvaro Uribe como jefe del Ejecutivo colombiano, se convirtió en ministra de Defensa. Dimitió un año después por enfrentamientos con la cúpula militar atribuibles a la reestructuración del ministerio.

Ramírez, de 63 años, fue elegida senadora del Partido de la U en 2006, y cuatro años más tarde hizo su primer intento para concurrir a las presidenciales, pero perdió las primarias del Partido Conservador. El segundo fue en 2014, elecciones en las que ganó Juan Manuel Santos.

En marzo de este año se convirtió en compañera de fórmula del candidato presidencial Iván Duque y ambos triunfaron en el balotaje de junio pasado. Tomarán posesión el próximo 7 de agosto.

Cuando Ramírez asuma destacará entre las vicepresidentas por ejercer el poder en uno de los países económicamente más desarrollos del subcontinente.

(Por Pedro C. Baca)