Te puede interesar

La Tuta condenado a 55 años de prisión

La Libra de Facebook se une al mundo de las criptomonedas

Estudio sugiere que saltarse el desayuno está en los genes

El delicioso helado Kühi

Contiene los ocho aminoácidos esenciales que requiere el cuerpo.

Cortesía: IPN

Las estudiantes Roxana Odette Morán Quiroz, Edna Edith Vargas Espinosa, Melissa Antonieta Silva Uribe, Ana Karen Granados Montes, Sofía Tototzintle Castellanos y Miriam Itzel Hernández Cañedo, del Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud (CICS), Unidad Milpa Alta, del IPN, elaboraron un helado con leche vegetal de avena y harina de lenteja que aporta los ocho aminoácidos esenciales que requiere diariamente el organismo humano.

El helado Kühi, que en otomí significa “sabroso”puede ser consumido por personas con diabetes, con hipertensión, celiacos e intolerantes a la lactosa, así como por quienes no consumen verduras, porque su sabor es agradable al paladar.

Las alumnas politécnicas indicaron que la leche de avena aporta carbohidratos de fácil digestión y grasas monoinsaturadas que le proporcionan energía al organismo, además es rica en vitamina B, que beneficia al sistema nervioso y añadieron harina de lenteja, que cuenta con aminoácidos, un alto contenido proteico y ácidos nucleicos que proporcionan energía. También coadyuvan a la salud del cabello, piel y uñas.

El postre Kühi se elabora en dos sabores: coco con jícama, que adicionalmente aporta fibra y ácidos grasos de cadena corta y betabel con arándano, que aportan importantes antioxidantes y ácido fólico.

Un beneficio adicional es el contenido de calorías. Un litro de helado normalmente contiene 1, 300, mientras que uno de helado Kühi sabor betabel con arándano proporciona 380 y el de coco con jícama aporta 580.

Para la elaboración del postre, las estudiantes, se basaron en la Norma Oficial Mexicana NOM-036-SSA1-1993 que se refiere a la elaboración de helados de crema, leche o grasa vegetal, sorbetes y bases o mezclas para helados, además no utilizaron aditivos químicos porque el método de conservación es la refrigeración.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu