¿Sabes qué es la infidelidad digital?

¿Sabes qué es la infidelidad digital?

Los tiempos modernos han traído cambios en la sociedad que han impactado negativamente en las relaciones de pareja. Más horas de trabajo, más reuniones, más estrés, más presiones sociales y menos tiempo en casa. Todos son malos ingredientes para mantener un sano vínculo, tanto para hombres como para mujeres.

Photo by rawpixel.com from Pexels

El resultado de este panorama pudiera reflejarse en la llamada infidelidad emocional. Este es un tipo de nexo que se produce mediante el sentimiento o pensamiento, aunque no se llegue al contacto íntimo. Cuando se sueña con otra persona o se piensa en tener relaciones con alguien diferente a la pareja se hace referencia a un engaño emocional.

La infidelidad emocional puede ser tan peligrosa e hiriente como una infidelidad física, pero es mucho más difícil de percibir, su causa principal es el distanciamiento afectivo

Señales de infidelidad emocional

1. Escondes

Si ocultas conversaciones, sentimientos u otros actos, algo está pasando con otra persona que no quieres compartir con tu pareja.

2. Buscas algo nuevo y fuera de tu relación

Es normal que comuniques tus problemas con otra persona, pero si buscas un beneficio fuera de la relación que tienes con tu pareja, como confianza o compañía, hay un inconveniente en marcha.

3. Te preocupas de la infidelidad

Cuando se trata de saber si hay o no una infidelidad emocional, lo mejor es confiar en tu instinto, porque probablemente ya estés cometiendo la falta. Si tienes sentimientos románticos por otra persona que no es tu pareja, es hora de que te detengas y analices.

Consecuencias

Las secuelas de la infidelidad siempre afectan a los dos involucrados, aunque de manera diferente. Se desata una crisis que, en muchos casos, ya había comenzado, pero los miembros de la pareja no eran conscientes de la misma.

Para el ‘engañado’, este tipo de una traición suele suponer un golpe o ‘trauma emocional’ que puede ocasionarle ira, depresión o rabia. Para el ‘infiel’, suele implicar sentimientos de miedo, culpa y arrepentimiento. En ambos casos, puede que los dos asuman toda la responsabilidad o que decidan no hacerse cargo de ella.

¿Qué hacer?

Hay parejas que conversan bastante, pero no llegan a sentirse bien; les cuesta recuperar la confianza, que es lo más perjudicado después de una infidelidad. Quizás, sea porque se concentran en datos, porqués o hechos y no en sus emociones, de cómo se sienten y de las causas de la situación. Para esta razón, te aconsejamos:

Fomenta una buena comunicación, tanto sobre temas cotidianos como en el plano sexual.
Planifica encuentros diferentes, atrevidos y que se salgan de la rutina.
Tanto si quieren continuar juntos, remediar y procurar un cambio, como si prefieren terminar, la opción más saludable es buscar ayuda terapéutica para poder despedirse y cerrar la relación sin daño mutuo.

Una infidelidad es una crisis y, como todas, estas son positivas porque generan cambio, te dan la oportunidad de acabar con lo viejo y abrirte a lo nuevo. Lo esencial en estos casos es que ambos reconozcan sus problemas, se centren en resolverlos e intenten llegar a una sinceridad individual y, para nutrir sanamente la relación, en pareja.