Te puede interesar

Beneficios que aporta el sol a tu organismo

Prevención del cáncer de mama: Qué puedes hacer para disminuir el riesgo

La OMS vincula la miopía al sedentarismo pero aún deja al margen las pantallas

Bajo la lupa las alergias en el Instituto de Química

Esta investigadora inventa productos que benefician a las personas.

Crédito: Google

La doctora en Ciencias, Adela Rodríguez Romero, especialista en cristalografía de proteínas tiene bajo la lupa, las proteínas de las alergias, debido al incremento de casos de rechazo o reacciones alérgicas al hule natural obtenido del árbol del hule (Hevea brasiliensis), con el cual se manufacturan más de 40 mil artículos de uso hospitalario (guantes, catéteres, equipos de venoclisis, dentales, etc.,) y doméstico (chupones, globos, preservativos, guantes para lavar, zapatos, tenis y ligas, entre otros) que durante la última década han causado alergias en países como México, China e India.

La responsable del Laboratorio de Estructura de Proteínas del Instituto de Química de la UNAM, advierte, que las alergias, se consideran la epidemia del siglo XXI, en personas con predisposición genética expuestas a un alérgeno, que producen o inducen reacciones, mediadas por inmunoglobulinas tipo E. Existen diferentes tipos: en el polen, la caspa de animales domésticos, las frutas, el veneno de insectos y el hule natural, entre otros.

De ahí, la relevancia del estudio del hule y alérgenos usado ante enfermedades transmisibles como el Sida o hepatitis, que pueden contagiarse a través de una herida, pero también han aumentado los casos de rechazo del organismo ante su contacto.

Crédito: Google

Los médicos, enfermeras y odontólogos, los pacientes sometidos a múltiples intervenciones quirúrgicas, los obreros de fábricas de llantas y de productos de hule, así como los científicos que usan habitualmente guantes en sus experimentos son las personas que corren mayor riesgo de desarrollar reacciones alérgicas del látex. “Según estudios preliminares, realizados en colaboración con algunos hospitales de la Ciudad de México, la prevalencia de las alergias al hule entre niños sometidos a múltiples cirugías, es de más de 40%; entre los médicos, enfermeras y odontólogos, de 20%, y entre la población, sólo de 1.8 a 2%”, señaló Rodríguez.

Reacción exagerada

Crédito: Google

De las más de 200 proteínas que contiene el hule natural, 13 han sido clasificadas por la Unión Internacional de Sociedades de Inmunología como alergénicas; algunas, incluso, no pierden su potencial alergénico, cómo es el látex sometido al proceso de vulcanización (la combinación de azufre con goma elástica para que ésta conserve su elasticidad en frío y en caliente). En los basófilos y otras células conocidas como mastocitos, los anticuerpos se unen a receptores de alta afinidad.

Después, al alérgeno, presenta un entrecruzamiento entre las inmunoglobulinas tipo E, que liberan, por desgranulación, mediadores de la inflamación, tales como histamina, leucotrienos y prostaglandina, que pueden causar inflamación, lagrimeo, prurito y ardor hasta la muerte súbita por un choque anafiláctico.

La experta utiliza el aparato de cristalografía de proteínas, que determina la estructura tridimensional de macromoléculas con el uso de técnicas experimentales de difracción de rayos X con el cual descubrió la pequeña proteína Heveína formada por 43 aminoácidos y la glucanasa, potenciales alérgenos.

En fecha reciente con ese instrumento determinó la estructura de la proteína, triosa fosfato isomerasa (TPI), enzima fundamental en la producción de energía en la célula y en colaboración con investigadores del Instituto de Fisiología Celular, resolvieron la estructura tridimensional de la enzima TPI de Trypanosoma cruzi, organismo involucrado en la enfermedad de Chagas.

“Gracias a la determinación de la estructura tridimensional es posible, desarrollar fármacos contra estos agentes y las enfermedades que provocan, y podemos determinar las regiones de reconocimiento de las inmunoglobulinas tipo E”, explicó la investigadora universitaria.

Desarrollo de pruebas de diagnóstico

Crédito: Google

A partir de esos descubrimientos, la científica elabora una prueba de diagnóstico que permita saber de manera sencilla si una persona es o no alérgica al hule natural, y en caso de que vaya a ser sometida a alguna cirugía, si debe o no utilizarse en ella material hipoalergénico.

Con ese fin han obtenido, mediante protocolos aprobados por los comités de ética de diversos hospitales, sueros de pacientes, y ha practicado pruebas inmunológicas en individuos para establecer, según su reacción a un determinado alérgeno, si son o no alérgicos al hule.

Asimismo, en el Instituto de Química utiliza pruebas de Elisa o Western Blot para reconocer, en sueros de voluntarios que tienen síntomas de alergia por el uso de productos manufacturados con ese material. Pretende desarrollar también una prueba una tira en la que sólo sea necesario poner una gotita de suero de sangre para llegar a algún diagnóstico.

Síndrome látex-fruta-polen

Crédito: Google

De 30 a 50% de las personas alérgicas al hule natural muestran una hipersensibilidad asociada a frutas o pólenes, y ocurre cuando las inmunoglobulinas tipo E reconocen una proteína alergénica de alguna fruta (aguacate, kiwi, jitomate, castaña, fresa, chabacano, manzana o nuez, entre otras) o de algún polen, y la que, al parecer, contienen proteínas similares a las del hule, con dominio de Heveína. Los síntomas del síndrome látex-fruta-polen pueden aparecer también con alérgenos de venenos de insectos, como abejas o camarones, refiere la experta.

Para esa investigación la universitaria ha iniciado una colaboración con el Hospital General de la Secretaría de Salud en busca obtener alérgenos de las frutas y determinar la reactividad cruzada. “Con base en la experiencia se harán correlaciones y se verá cuál sería la proteína en específico que interviene en este fenómeno”.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu