miércoles , noviembre 20 2019

Te puede interesar

Morales pide ayuda internacional para frenar el “genocidio” en Bolivia

Agua de avena para perder peso y combatir el colesterol

10 curiosidades del Monumental de Lima

¿Por qué nos hace tanto daño el humo del cigarro?

El cigarro no puede tener una peor imagen. Al año, unos 7 millones de personas fallecen debido a este producto y casi 900,000 son no fumadores expuestos al humo del cigarro, que contiene al menos 250 compuestos químicos nocivos y más de 50 cancerígenos.

Para poder entender la gravedad del problema, en colaboración con la Universidad Nacional Agraria La Molina (Unalm), se empleó un sistema de monitoreo automático para analizar en tiempo real la cantidad de monóxido de carbono (CO) que contiene el humo de un solo cigarro.

-Menos oxígeno-

El CO es una gas inodoro e incoloro capaz de enfermar a la persona expuesta, incluso matarla en casos graves. Esta presente en las emisiones producto de la combustión, como las que producen automóviles, cocinas a gas, carbón encendido y cigarros.

Según Sergio Pacsi Valdivia, especialista en contaminación atmosférica de la Unalm, lo peligroso del CO es que al entrar al organismo impide que el oxígeno sea trasnportado a todas las células del cuerpo.

Una alta exposición a este gas puede aumentar el riesgo de presentar accidentes cerebrovasculares, neumopatías obstructivas crónicas, neumonía infantil y cáncer de pulmón, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

-Niveles preocupantes-

De acuerdo a Pacsi, el cuerpo empieza a reaccionar al ser expuesto a 50 partes por millón (ppm) de monóxido de carbono.

Al analizar el humo del cigarro -ubicando la máquina a la misma distancia a la que estaría el fumador- descubrimos que los niveles de CO superaban las 400 partes por millón. Tras una o dos horas de exposición a esta concentración, aparecen síntomas como dolor de cabeza y nauseas, advierten los expertos.

Al colocar el equipo en el lugar en el que estaría un fumador pasivo, los niveles de CO llegaron a unas 40 partes por millón.

También se descubrió que el humo del cigarro contiene dióxido de azufre (SO2), un gas que no ha sido detectado en análisis a calles de Lima, afirma Pacsi.

A una distancia corta, se determinó que el humo tenía unas 1,4 ppm de SO2, una cifra altísima según el experto de la Unalm. Cabe resaltar que la OMS señala que la concentración de SO2 en períodos promedio de 10 minutos no debería superar las 5 ppm.

Este gas puede provocar tos, secreción mucosa y agravamiento del asma y la bronquitis crónica.

De acuerdo a Pacsi, los resultados obtenidos son parte de una simulación. Cuando un fumador exhala -explica-, lo hace con fuerza, lo que aumenta la concentración de estos gases.