Te puede interesar

#ÚltimaHora Falleció Jorge Vergara

Cada vez menos catalanes buscan su independencia, revela encuesta

La Asociación Mundial de Ligas de Futbol crea un comité contra el racismo

Politécnico convierte automóvil de gasolina a eléctrico

¿Se puede transformar un automóvil de gasolina a un vehículo eléctrico? Este académico del IPN demuestra que sí es posible.

El reto era convertir un automóvil estándar, modelo 2002, transmisión manual de cinco velocidades, 130 caballos de fuerza, peso de 1,285 kilogramos y que sólo usaba gasolina en un vehículo 100% eléctrico. El académico César Gustavo Gómez Sierra realizó la adaptación de su vehículo en un año, no tanto por la complejidad del proyecto si no más bien porque lo hizo sólo en sus tiempos libres. Actualmente el profesor del Instituto Politécnico Nacional (IPN) realiza diariamente, en su transformado vehículo eléctrico, un trayecto de 25 kilómetros, a una velocidad de 80 km/h.

 

El carro está equipado por un banco de ocho baterías de litio de última generación con un peso de 100 kilogramos, 32 celdas a 3.2 voltios en serie, un cargador de baterías de 1500 watts con entrada universal y un conector J1772, un convertidor DC de 120 volts a DC de 12 V, un kit de motor y controlador HPEV, sistema de administración de energía electrónica con tablillas balanceadoras, monitor LCD, una bomba de vacío y otros accesorios.

¿Cómo se realizó el proceso? Lo primero que Gómez Sierra realizó fue desarmar el automóvil, quitar el motor y otros aditamentos como radiador, motor de arranque, alternador, tubo de escape, convertidor catalítico, tanque de gasolina, entre otros.

 

“Es importante mencionar que este es un trabajo difícil que se inicia por quitar los fluidos como anticongelantes, aceite de motor, retirar la dirección hidráulica, tornillería de soporte, pero con cuidado porque con cada elemento se puede obtener un beneficio al vender dichos componentes y deberán estar en perfectas condiciones para ello”, señaló Gómez Sierra.

Gómez Sierra buscó información en internet y no encontró grandes datos si no hasta que topó con el e ingeniero sonorense Marco Antonio Gaxiola Michael. que anteriormente ya había realizado este procedimiento y le mandó los componente desde Estados Unidos. Algo importante para llevar a cabo la conversión fue conocer a detalle el peso del auto, la distancia a recorrer y el tipo de sistemas auxiliares.

¿Cómo funciona?

El vehículo se puede manejar como semiautomático, puede arrancar tanto en primera como en segunda, provecha la inercia para que se recargue mediante un freno regenerativo, puede transportar hasta cinco personas. El sistema eléctrico se puede adaptar a cualquier modelo o marca de carro.

La recarga de las baterías se puede realizar en cualquier contacto de toma corriente de 110 volts o en tomas autorizadas. La recarga completa se realiza entre tres o cuatro horas.

Si bien por el momento el monto de la conversión es elevado (180,000 pesos) todavía es inferior si se compara con un auto eléctrico nuevo, cuyo costo es de tres a cuatro veces más. Otro detalle importante, a decir del académico es aprender a cambiar los hábitos de conducción que son diferentes para un vehículo eléctrico. Sin embargo, es algo que vale la pena, asegura el politécnico porque un vehículo eléctrica elimina el consumo de gasolina, no emite gases de efecto invernadero a la atmósfera y se limita el uso de aceites y lubricantes. Este proyecto contó también con la participación y apoyo de los maestros Leslie Gómez Ortiz y Alejandro Sandoval Ramos de la ESIQIE.

 

 

(con información del IPN)