Los 7 súper poderosos de China

En los próximos cinco años China persistirá en su esfuerzo de consolidarse como superpotencia económica y un actor cada vez más influyente en la política internacional.

Fue la conclusión central del reciente congreso del Partido Comunista que encomendó tan delicada tarea al Comité Permanente de su Buró Político, cuyos integrantes son llamados “los 7 súper poderosos” debido al alcance de su influencia.

Xi Jinping, 64 años

Reelecto para dirigir a la potencia asiática por otro lustro, en realidad para el Xi, el Congreso del Partido Comunista fue una coronación.

Al quedar inscrito su nombre en los estatutos de la organización, así como la obligatoriedad de estudiar su ensamiento económico en las escuelas superiores, consolida una trayectoria de décadas desde que inició con su traslado al campo durante el Gobierno de Mao Zedong hasta transformarse en un líder a la par de este.

Los cambios que realizó en los documentos que rigen al partido —y la ausencia de un heredero claro— lo posicionan para gobernar al Gigante amarillo por muchos años más.

Li Keqiang, 62 años

Antes se lo consideraba candidato presidencial, pero Xi obtuvo el cargo máximo y Li Keqiang quedó como primer ministro, funcionario que administra los asuntos diarios del gobierno de un país de 1,369 millones de habitantes.

Su deseo de dosificar la participación privada en la economía nacional, en algún momento Li comparó desatar las fuerzas del mercado a “cortarse las venas”.

Su imagen quedó golpeada por un desplome del mercado accionario en 2015. Su jefe, Xi Jinping,  no lo removió pero absorbió rápidamente funciones económicas que antes tenían los primeros ministros.

Wang Yang, 62 años

El nombre del discreto viceprimer ministro adquirió relevancia en vísperas del Congreso del Partido Comunista chino en 2012. Fue la voz cantante de un debate inusitadamente público sobre de la apertura económica de aquel país.

Entonces, Wang respaldó un paquete de políticas relativamente liberales llamado “modelo Guangdong” para otorgar más participación a asociaciones sin fines de lucro y sindicatos, y en contraste con el “modelo Chongqing” de Bo Xilai, que enfatizaba la cohesión social y el papel del Estado.

Li Zhanshu, 67 años

Este veterano político no solo integra un grupo exclusivo de autoridades que acompañan a Xi en sus visitas diplomáticas sino que también se transformó en el enlace personal del líder con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Antes de asumir la jefatura del Gabinete de Xi en 2012, pasó décadas sin llamar la atención como funcionario provincial.

Escribió poesía y ocupó cargos en lugares como Shaanxi, el centro antiguo de China, y Heilongjiang, una provincia del cinturón industrial del país.

Han Zheng, 63 años

 

En más de tres décadas en Shanghái, Han Zheng supervisó la transformación de la antigua metrópoli gris en el mayor polo económico de «la madre China», es decir, un monumento reluciente a la modernidad.

Como alcalde, dirigió una renovación de infraestructura de 44,000 millones de dólares para la Exposición Universal de Shanghái 2010. Dos años después asumió la jefatura local del Partido Comunista, lo que lo puso frente varios desafíos, desde el súbito aumento de los precios de las propiedades y la falta de interés por una nueva zona de libre comercio, hasta una estampida en el Año Nuevo chino que causó la muerte de 36 personas.

Wang Huning, 62 años

Tras pasar dos décadas como un destacado teórico político y gurú de la política exterior de China, Wang Huning llega a la cima del poder.

Su ascenso al Comité Permanente encaja con el mayor énfasis de Xi en la ideología comunista.

Zhao Leji, 60 años

Estos últimos cinco años, dirigió el poderoso Departamento de Organización, a cargo de los nombramientos de altos funcionarios en todo el país. Zhao puede jactarse de haber sido pieza fundamental en las maniobras que Xi Jinping llevó a cabo para colocar a sus aliados en puestos claves del aparato gubernamental.

Precisamente, su alianza con el presidente chino lo ha convertido en nuevo integrante del Comité Permanente del Buró Político, y en el más joven del grupo.

En su trayectoria resaltan las casi tres décadas ascendiendo en Qinghai, una provincia del noroeste de China más extensa que Texas, considerada punto de encuentro de algunos de los grupos étnicos más numerosos y no siempre bien avenidos del país.

(Por Pedro C. Baca)

 

Artículos Relacionados