Biohackers, el futuro de los piratas informáticos

Los hackers cada vez son más creativos para generar métodos para infectar todo tipo de dispositivos, pero acaso te imaginas un malware basado en el ADN humano.

Especialistas en bioseguridad acaban de crear el primer malware codificado en base a secuencias de ADN y que tiene la capacidad de infectar computadoras, aterrador pero real y que abre una nueva preocupación para la humanidad.

Tu ADN puede infectar una computadora

Los biohackers pueden tomar el control de dispositivos implantados en el cuerpo causando incluso la muerte de una persona, pero su último logro es bastante impresionante ya que crearon un malware que se esconde en cadenas de ADN y que ataca dispositivos electrónicos fuera del organismo humano.

Investigadores de la Universidad Washington demostraron que es posible atacar computadoras escondiendo malware en secuencias de ADN, se trata de máquinas de laboratorio pensadas para trabajar secuenciando material genético humano.

El ADN humano tiene una tremenda cantidad de usos, ya que sus cadenas resultan útiles en investigación no solo médica, sino que también en otras áreas de la ciencia, pudiendo trabajar tanto con material biológico como también con secuencias artificiales.

El separar cadenas de ADN e intervenirlas para crear secuencias mejoradas, ya sea en características o eliminando defectos genéticos es común, pero los científicos consiguieron esconder en ellas malware.

Este código informático malicioso se ocultó dentro de cuatro de las cadenas básicas de ADN, las que luego intentaron ser secuenciadas mediante computadoras de laboratorio, aunque al intentar procesarlas las máquinas se infectaron con este malware biológico.

Los resultados de este experimento el tremendo poder de los biohackers ya que, por ejemplo, podrían ocultar un código en muestras de sangre e infectar un laboratorio completo, tomando el control de este.

Desde que se secuenció por primera vez el genoma humano a principios del siglo XXI, se produjeron grandes avances científicos que incluso permitieron crear curas para males antes mortales, pero como con todo logro también llegan peligros.

El trabajo de los expertos de la Universidad de Washington demuestra el poder para el mal del ADN humano, el que gracias a su complejidad entrega un mundo de posibilidades a los biohackers haciendo de ese código que nos define un arma peligrosa.

Si bien este malware biológico solo se vio en laboratorio hasta ahora, sería iluso no pensar que biohackers podrían aplicar esta técnica en un futuro bastante próximo y, ninguna máquina está preparada para detectarlo y menos protegerse de este tipo de ataques.

Un descubrimiento preocupante, demostrando que el ADN humano es un arma peligrosa para quienes aprovecharán las secuencias genéticas para esconder códigos maliciosos, demostrando el tremendo potencial de los biohacker.

Artículos Relacionados