Resuelto el misterio del Triángulo de las Bermudas

Resuelto el misterio del Triángulo de las Bermudas

El Triángulo de las Bermudas es una de esas leyendas urbanas que todos conocemos aunque ni sepamos dónde se ubica. Se dice que cualquier aeronave o barco que transite por esa zona está destinado a la perdición, que desaparecerá o será devorado por el intempestivo mar para no volver a ser visto jamás.

Existen diversas teorías acerca del misterio del Triángulo de las Bermudas, ese espacio ubicado entre Puerto Rico, Florida y la Isla de Bermuda. Ellas van desde explicaciones más verosímiles como corrientes de aire inusualmente furiosas hasta abducciones extratrerrestres.

Aunque nos guste creer en historias paranormales y relatos que según no tienen explicación, lamentamos decirte que el fenómeno del Triángulos de las Bermudas es mucho menos misterioso de lo que creíamos. Es más, ni siquiera hay misterio alguno.

En una entrevista con News Australia, el Dr. Karl Kruszelnicki, reconocido comunicador de la ciencia, dio a conocer el verdadero causante de las catástrofes del Triángulo: el error humano.

«De acuerdo a Lloyd’s of London (una aseguradora inglesa) y a los guardacostas de Estados Unidos, el número de aviones que se pierden en el Triángulo de las Bermudas es el mismo que en cualquier otro lado del mundo basándonos en los porcentajes», comentó el Dr. Kruszelnicki.

Se calcula que un aproximado de cinco aviones desaparecen al año en esta región, pero el comunicador aclaró que este número nos parece tan elevado porque es una zona con un alto tráfico aéreo, debido a su cercanía con el Ecuador.

Esta afirmación también está sustentada por los argumentos de la NOAA, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos. La NOAA confirma que las catástrofes del Triángulo de las Bermudas se deben a fenómenos medioambientales inherentes al lugar (como la corriente del Golfo que ocasiona cambios bruscos en el clima y que las brújulas señalan al norte «de verdad» en lugar de al norte «magnético») en conjunto con el error humano.

Es más, el Triángulo ni siquiera existe como tal, porque el cuerpo federal encargado de la geografía de Estados Unidos no lo reconoce como un lugar delimitado y con nombre propio.

La teoría más reciente acerca de estas desapariciones marítimas se sustentaba en que la liberación subacuática de metano generaba burbujas que desbalanceaban a los barcos, lo cual provocaba los hundimientos. Pero esta teoría fue rechazada por científicos, como Helen Czerski, quienes afirmaron que estas burbujas sí existen y sí sacuden las embarcaciones, pero que este gas empuja a los barcos hacia arriba, no hacia abajo. Además de que estos transportes están hechos para soportar los zangoloteos, si no se hundirían con cualquier olita.

«El océano siempre ha sido un lugar misterioso para los humanos, y cuando el mal tiempo o una pobre navegación están involucrados, puede ser un lugar muy mortal. Esto es cierto en todo el mundo. No hay evidencia de que misteriosas desapariciones ocurran con mayor frecuencia en el Triángulo de las Bermudas que en cualquier otra gran y concurrida área del océano», concluye la NOAA.