miércoles , junio 26 2019

Te puede interesar

Nada es para siempre: Frida se jubila

Dos hermanos cruzan Times Square a 400 metros de altura

¿Sabes de qué tipo es tu hambre?

Cuando la naturaleza se equivoca, errores genéticos que producen cáncer

Los datos ayudarán a los médicos a determinar a personas con un riesgo sustancialmente mayor de padecer la enfermedad, así como a prevenir su desarrollo.

Un equipo de científicos del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, Reino Unido, ha realizado el estudio sobre el cáncer cerebral más exhaustivo de la historia y ha identificado 13 alteraciones genéticas previamente no descubiertas que aumentan el riesgo de desarrollar glioma, la forma más común de esta enfermedad.

Los gliomas constituyen alrededor de un 40% de los tumores cerebrales diagnosticados, y hasta la fecha no existe un procedimiento fiable para detectarlos de antemano. Los métodos existentes para tratar los gliomas tampoco son muy eficaces, como señala el equipo en su informe sobre el estudio.

Para encontrar las citadas alteraciones, los científicos del instituto realizaron un gran estudio en el que participaron cerca de 30.000 personas de todo el mundo, 12.496 de las cuales padecían de glioma y 18.190, no. Su objetivo era encontrar cambios de secuencia en el ADN heredados de los progenitores que aumenten el riesgo de la enfermedad.

Las alteraciones genéticas detectadas que incrementan el riesgo de glioma pueden afectar a varias funciones celulares, incluidas la división de células nerviosas, la reparación del ADN, el control del ciclo celular, la producción de proteínas y la inflamación. Uno de los trastornos genéticos aumenta el riesgo de glioma en un tercio, mientras otros 12 lo hacen al menos en un 15% cada uno.

Por ejemplo, uno de los cambios en el ADN que influye en la actividad del gen HEATR3 aumenta en un 18% el riesgo de glioblastoma, un tipo particularmente agresivo de glioma con una supervivencia promedia de tan solo 10-15 meses después del diagnóstico.

La investigación aporta una gran cantidad de información sobre las predisposiciones a los gliomas, y en el futuro permitirá a los médicos supervisar a las personas bajo riesgo y diagnosticar la enfermedad más temprano. El estudio también puede ayudar a descubrir nuevos fármacos para el tratamiento de gliomas, muy necesarios actualmente.