Te puede interesar

#ÚltimaHora Falleció Jorge Vergara

Cada vez menos catalanes buscan su independencia, revela encuesta

La Asociación Mundial de Ligas de Futbol crea un comité contra el racismo

Conozca la “cerebroteca”, un increíble museo peruano

 

Un insólito lugar limeño donde podrá admirar cerebros enfermos y sanos, en vivo y a todo color: la “cerebroteca”.

Al cruzar el umbral de ingreso, un cartel invita a los visitantes a interactuar: “Toque un cráneo verdadero”. No, no se trata de la escena de una película de zombis, ni del laboratorio de un científico loco sino de un museo ubicado en Lima, Perú donde le ofrecen un insólito viaje por masas encefálicas y así acercarse al órgano más complejo del cuerpo humano, algunos la conocen como la “cerebroteca”. Podrá palpar e imaginar cómo es que en esta estructura ósea hueca caben plegados los dos metros cuadrados que mide un cerebro.

 

La “cerebroteca” peruana es única en la región y exhibe sesos de pacientes fallecidos por lesiones cerebrales o enfermedades del sistema nervioso. Unos 290 cerebros, de un total de 2,912 recolectados, están allí a disposición de curiosos e investigadores.

En realidad es el Museo de Neuropatología, ubicado el Hospital Santo Toribio de Mogrovejo, fundado hace 316 años y uno de los más antiguos de América Latina, al que se le conoció como “refugio de incurables” pues los enfermos iban ahí a morir.

 

Curiosidades del cerebro

El cerebro del hombre pesa más que el de la mujer: entre 1.2 y 1.4 kilos dependiendo de la altura/talla de la persona y del sexo.

 

El museo posee una sala de neuroanatomía, otra de malformaciones congénitas y una de patologías del sistema nervioso donde se almacenan cerebros afectados por infecciones, tumores y problemas de vasos sanguíneos vinculados a enfermedades como la de las “vacas locas”, el zika y el Alzheimer, entre una legión de males.

El museo recibe anualmente unas 20,000 visitas, la mayoría de escolares, y tiene casi 3,000 casos documentados desde la década de 1940. Cerebros con adenomas, neurinoma del acústico (tumor de los nervios que causa sordera), astrocitoma (tumor de las células) y el pineocitoma, que afecta la glándula pinal (el llamado “tercer ojo”) son algunos de que colman esta sala.

(AFP)