Te puede interesar

Chile tendrá el primer edificio de Latinoamérica que purifica el aire

Estos celulares ya no podrán descargar Whatsapp a partir del primero de julio

Según tu edad, estos son los minutos de ejercicio que debes hacer ala semana

Alejandro Castro Espín, el heredero de Cuba

Apenas termine el periodo de luto por la muerte de su líder histórico, la isla caribeña proseguirá con el delicado proceso de relevo generacional en las estructuras de mando. Culminará en febrero 2018 cuando el presidente Raúl Castro, quien para entonces tendrá 87 años, deje el poder. Los analistas apuntan que lo delegará en su hijo Alejandro Castro Espín, a quien muchos llaman “el heredero de Cuba”.

A la derecha de su padre, destaca por su tez blanca.
Siempre cerca de su padre, en un discreto segundo plano.

Oficialmente funge como  asesor de la Comisión Nacional de Defensa y Seguridad Nacional. Aparece poco en público pero siempre en momentos trascendentales. Tras conocerse los acuerdos con Estados Unidos que marcaron el restablecimiento de relaciones bilaterales se supo que él había encabezado la parte cubana en las negociaciones. Poco después, representó a su padre en el “acto de desagravio” a los espías héroes recién llegados de Miami.

Nacido en la capital cubana en 1965, Alejandro Castro Espín es el único varón de los 4 hijos del general Raúl Castro y la ingeniera química Vilma Espín, una de las principales dirigentes de la Revolución Cubana. Miembro del Ejército Nacional en su juventud se alistó en uno de los contingentes isleños que participaron en la guerra de Angola.

No estuvo en el frente de batalla de aquel país africano, pero perdió un ojo en una práctica de tiro.

Oficialmente, Castro Espín es asesor personal del presidente de Cuba.
Oficialmente, Castro Espín es asesor personal del presidente de Cuba.

De regreso a casa estudió ingeniería civil y un postgrado en relaciones internacionales. Posteriormente se destacó como investigador en temas relacionados con la defensa y la seguridad nacional, lo que le permitió viajar a casi todo el mundo.

Son muy pocos los datos que se conocen de su vida privada, así que no se sabe a ciencia cierta si está casado y es padre de familia. Tampoco hay muchas referencias a su trayectoria profesional, aunque la prensa estadounidense supone que se desarrolló en la industria militar.

Al mismo tiempo hizo suficientes méritos para que su padre, entonces titular del Ministerio de las Fuerzas Armadas, lo designara coronel.

2284937
Durante el más reciente Congreso del Partido Comunista Cubano.

Además de sus buenos contactos con los militares de su país, dueños de las principales empresas, también tiene arraigo en el aparato burocrático gracias su trabajo en el área de seguridad del Ministerio del Interior. Sin embargo, su carrera solo despuntó en julio de 2006 cuando su padre se convirtió en presidente interino del Consejo de Estado.

El general Raúl Castro le encomendó su agenda, y en los hechos, analizar y filtrar propuestas de los ministros. Poco antes dio una muestra de su apego a la ideología comunista: escribió 4 artículos políticos sobre las relaciones internacionales de Cuba, en los que acusó a Estados Unidos de ejercer terrorismo de Estado contra Cuba.

En la presentación de su libro El imperio del terror
En la presentación de su libro El imperio del terror

Reiteró sus argumentos en El imperio del terror, su primer libro, en el que dio cuenta de sus conocimientos sobre la doctrina de seguridad nacional estadounidense. Los cuales resultaron muy útiles años después cuando encabezó a la delegación cubana que negoció en secreto el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre la isla y Estados Unidos.

La ferocidad que ha demostrado en la defensa de sus convicciones contrastó con la tristeza que mostró en julio de 2007 ante el fallecimiento de su madre. No es dado a mostrar sus emociones, ni siquiera en privado, pero no contuvo el llanto durante los homenajes de cuerpo presente que recibió la mujer.

Superado el trance, en febrero de 2008 atestiguó la ratificación de su padre como presidente del Consejo de Estado. Desde entonces ha reforzado su influencia en las tareas de gobierno, participando en diversos actos políticos y acompañando a su padre en giras internacionales. Lo que ha sido interpretado como parte de su preparación para asumir las riendas del país.

Presente en la histórica reunión que sostuvo su padre con Barack Obama en La Habana.
Presente en la histórica reunión que sostuvo su padre con Barack Obama en La Habana.

Para quedarse con el poder, Castro Espín tienen varias ventajas en su haber: por política, es un continuista según el canon revolucionario más estricto; por trayectoria ha sido lo suficientemente discreto -aunque otros dirán que perezoso o inútil- como para no haber hecho nada que se le pueda reprochar.

4e4b0e10-a227-4c93-b1b3-57295ff419ba_mw1024_mh1024_s
Foto de familia. Castro Espín con su padre y Raúl Guillermo Rodríguez, el nieto favorito del presidente cubano.

Lo grave de su posible ascenso a la jefatura de Estado es que consolidaría una dinastía gobernante, cuyos usos y costumbres guardan mucho parecido con los de una monarquía absoluta.

(Por Pedro C. Baca)