domingo , noviembre 17 2019

Te puede interesar

#ÚltimaHora Falleció Jorge Vergara

Cada vez menos catalanes buscan su independencia, revela encuesta

La Asociación Mundial de Ligas de Futbol crea un comité contra el racismo

Google, muy cerca de la supercomputadora cuántica

 

 

El concepto de “supercomputadora” ha cambiado desde mediados de siglo XX hasta nuestros días. La capacidad de cálculo de esas máquinas –que ocupaban habitaciones enteras– y que hicieron posible poner a humanos en el espacio exterior entre otros muchos logros técnicos y científicos, apenas tenían una fracción del poder que hoy un smartphone desarrolla en segundos.

IBM and GLOBALFOUNDRIES signed a definitive agreement under which GLOBALFOUNDRIES will acquire IBM's global commercial semiconductor technology business; while IBM sharpens its focus on semiconductor and material science research; development capabilities and leadership in high-value systems. IBM scientists; including researcher Jerry Chow (pictured); are exploring post-silicon semiconductor materials; such as carbon nanoelectronics; silicon photonics; new memory technologies; and architectures to meet the emerging demands of cloud; Big Data and secure transaction optimized systems. (Feature Photo Service)

Y si bien los avances de estas mega máquinas los comprobamos a diario en este nuevo siglo, está a punto de suceder algo más grande aún en cuanto al poder de procesamiento de datos. Literalmente seremos testigos de un “salto cuántico” gracias a los avances de un físico llamado John Martins. Él y su equipo trabajan para Google, firma que para fines de 2017 podría anunciar el inicio de una supercomputadora que trabaja con un codificador que rompería todo lo conocido hasta ahora, un chip que podría hacer cálculos en qubits (o cubits, es decir bits cuánticos), los cuales operan diferente a los bits conocidos representados por ceros y unos. El qubit también concibe ceros y unos, pero en un estado de superposición cuántica que ha rebasado los límites de la teoría y se ubica en lo funcional.

Este nuevo chip haría en minutos lo que a una supercomputadora actual le costaría miles de años. Por eso gobiernos y empresas como IBM, Microsoft y la propia agencia espacial estadounidense, NASA –que también, por cierto, está vinculada con Google para este desarrollo– están en una carrera de lo que se conoce como “supremacía cuántica”. Quien se haga dueño de esa tecnología habrá dado un paso competitivo de la mayor relevancia contra sus rivales. Una empresa canadiense, D-Wave, desarrolló chips que trabajan con qubits, pero su aplicación práctica aún no se ha demostrado.

Información de dos prestigiosos medios como el New Scientist y el MIT Technology Review han dado cuenta desde hace unos meses de los desarrollos para Google del genial físico Martins y otros talentos de California y España. Esta empresa los aplicaría para acelerar varios proyectos, entre los que figuran la inteligencia artificial (robots), los carros autónomos junto con los sistemas de geolocalización y daría un músculo sin precedentes a sus motores de búsquedas, entre otras decenas de cosas más.

(Por JRH)