martes , septiembre 17 2019

Te puede interesar

7 recomendaciones para evitar el sangrado nasal

Cinco consejos para acompañar a un familiar con una enfermedad terminal

Trucos para que tus tenis blancos queden como nuevos

10 tips de limpieza sencillos y rápidos

 A pesar de que nuestra disposición sea buena, sabemos que nunca dejaremos la casa igual que lo haría un profesional de la limpieza. Ellas son profesionales, y nosotros no.

It is time for cleaning
It is time for cleaning

1) Pasta de dientes para limpiar gafas y paredes

Te parecerá raro que la pasta de dientes sirva para limpiar y no para ensuciar, pero así es. Este producto se ha vuelto de hecho indispensable para las limpiadoras profesionales. Estos son sus usos, además de para quitar la suciedad de tus dientes:
• Limpiar las gafas: solo tienes que poner un poco de pasta dental sobre los cristales, masajear y pasarlos por agua para quitar los restos. Luego, los secas con un paño, ¡y como nuevas! Este truco también es aplicable al espejo del baño: si le das una capita de dentrífico evitarás que se empañe cuando te duches.

• Limpiar metales: basta de limpiar tus joyas favoritas con productos caros. Si aplicas un poco sobre el objeto y frotas con un paño húmedo, quitarás todos los residuos como por arte de magia.

• Limpiar paredes una pequeña dosis de dentrífico en un cepillo y un paño es todo lo que necesitas para quitar las manchas de tus paredes.

2. Bicarbonato de sodio para limpiar tu sofá

Si has derramado una bebida en el sofá o tu perro ha dejado todas sus huellas sobre él, no dramas: el bicarbonato de sodio es tu solución. Se trata de un compuesto sólido cristalino de color blanco que se puede adquirir en cualquier supermercado o tienda de barrio, y a muy bajo coste (3 euros).

Es un producto tremendamente útil para la limpieza doméstica gracias a su poder abrasivo y desodorante. Desinfecta y elimina los malos olores de las superficies. Puedes usarlo mezclado con agua para limpiar no solo el sofá, sino también suelos, manchas resistentes (es muy bueno absorbiendo la grasa) y como detergente para fregar la vajilla.

3) Cuchilla para eliminar manchas de pintura

Has pintado tu casa recientemente y, sin querer, has salpicado con pintura algún mueble o las ventanas. No uses ningún producto abrasivo para intentar quitarlas. Lo mejor, según las expertas, es utilizar la cuchilla de afeitar. Sostenla en un ángulo de 45 grados, aplica un poco de presión y raspa. Las gotas de pintura desaparecerán sin dañar las superficies.

4) Limpiar de todo con patatas

Las patatas están muy buenas y combinan con cualquier plato, pero lo que no sabías es que también sirven para limpiar numerosas cosas de la casa. Atento:

• Rallador: reconozcámoslo, a todos nos da una pereza horrible limpiar el rallador después de usarlo. ¿Consecuencia? Los restos de limón o queso se quedan pegados y secos. Antes de que nos quedamos sin estropajo o sin manos, lo mejor es coger una patata cruda y rallarla con el utensilio. Lo dejarás como nuevo.

• Espejos: parte una patata cruda por la mitad y frota. Luego pasa un trapo con vinagre blanco, sécalo con otro trapo y voilà.
• Baldosas: si el suelo de tu cocina o baño ha perdido el brillo, hay un truco de experto que puedes usar: cuece patatas y usa el agua para frotar las baldosas. También sirve para los azulejos.

• Horno y cacerolas: pela unas cuantas patatas y no tires la piel, pues te servirá para limpiar las paredes del horno. Debes dejarlas en una bandeja y encender el electrodoméstico. Los vapores que emanarán reblandecerán los restos de las paredes. Luego, simplemente, pasa una bayeta húmeda y listo. La patata pelada la podrás usar para limpiar las zonas negras de las cacerolas de acero inoxidable. Solo tienes que frotar y luego enjuagarlas.

• Zapatos: si de pronto te has quedado sin betún y tienes el calzado de cuero supersucio, coge una patata. Pártela por la mitad y frota sobre el cuero. Luego pasa un paño y ya está, como nuevos.

5) Secador para las manchas de agua
Has salido de la ducha y has llenado el suelo de manchas de agua o, de pronto, has vertido unas gotas del vaso o la fregona. Si una profesional se dispusiese a limpiarlo, ¿sabes qué haría? Coger tu secador de pelo. El calor seco aplicado en la madera salpicada hace que el agua de las manchitas se evapore y, por consiguiente, estas desaparezcan. Este remedio solo sirve para manchas de reciente creación.

6) Coca-Cola para limpiar el suelo grasiento

Si has derramado aceite o grasa al suelo, solo tienes que echar sobre las manchas un poco de Coca-Cola. El ácido fosfórico de esta bebida gaseosa, cuyo nivel de pH es de 2,8, sirve además para limpiar otro tipo de manchas, como las de bolígrafo y las de sangre. También podrás dejar como nuevas tus ollas, teteras (hervir Coca-Cola dentro) y tu inodoro (viértela por las paredes y déjala actuar una hora; luego cepilla un poco para eliminar los restos).

7) Enjuague bucal para la lavadora

Tu lavadora está sucia pero no confías en las pastillas limpiadoras. Cero dramas: ve el baño y coge tu flúor (enjuague bucal). Llena media taza con este líquido y viértelo en la máquina vacía. Activa un programa corto de la misma y listo, como nueva.

8) Tizas para lavar la ropa

Estabas comiendo y te has manchado la camisa. No pasa nada. Para que la mancha de grasa desaparezca por completo lo recomendable es frotarla con una tiza antes de meterla a la lavadora. Truco de profesional.

9) Vodka para el esmalte de uñas

Siempre es lo mismo: cada vez que tu pareja o tú os pintáis las uñas, acaban cayendo unas gotas de esmalte al suelo. Para eliminar estos restos, lo mejor es que metas un paño húmedo en vodka y frotes. ¡Desaparecerá!

10) Pan para recoger los cristales rotos

Estás que lo tiras. Literalmente. Se te ha caído un vaso al suelo de la cocina y no eres capaz de eliminar por completo los restos de vidrio, pues se han colado por las grietas de las baldosas y no hay quien lo saque. Ante este dramón, una señora de la limpieza cogería un trozo de pan y presionaría, haciendo que los cristalitos se queden pegados al alimento.