domingo , diciembre 8 2019

Te puede interesar

Procura no llorar, la historia del “árbol del amor” en Londres

¿Quién es la nueva ministra de la Suprema Corte?

Estos son los personajes que la rompieron en 2019

Los misterios de la Deep Web

 

A propósito de los 25 años de la aparición de la web, aquí te contamos algunos datos que no sabías de esta poderosa herramienta y te narramos sobre los peligros de la web profunda.

Internet1-770x500

Internet se ha posicionado en nuestros días como una de las herramientas más populares para la búsqueda de información. Pero, ¿conoces la parte secreta de la Web?

En octubre de 2014 un caso encendió la alerta sobre la Deep Web  en México: desde Brasil llegaba información acerca de una red de pornografía infantil que dejó huellas en Venezuela, México, Colombia y Portugal. Pese a que en nuestro país existe una policía cibernética que se encarga de perseguir los delitos que se cometen en la red, el público tiene escaso conocimiento sobre la “Red profunda”. Pero, ¿qué es esta herramienta?

Desde su nacimiento a finales de la década de los ochenta, cuando se expandió el uso de la World Wide Web (www), Internet se fue posicionando poco a poco como una de las herramientas más utilizadas para buscar información. Ya en los años noventa los programadores y usuarios dieron forma a las reglas en Internet tal como las conocemos actualmente.

Luego de varios años de uso ya cuando se empezó a entender mejor el sistema global y su división en sitios, se instalaron los primeros servidores que guardaban los miles de páginas de Internet, así como diversos motores de búsqueda. El contenido que se fue “subiendo” a cada uno de ellos se conoce como proceso de indexación, concepto que sería el que permitiría en 1994 se empezara a indagar en los sitios más recónditos de la Web, la parte profunda del iceberg, como se representa a la Deep Web.

¿Qué es la Deep Web?

Bright Planet, es un grupo que se especializa en inteligencia de la red profunda, la define como “Cualquier cosa que un motor de búsqueda no pueda encontrar”. Eso es porque los motores de búsqueda sólo pueden mostrarte contenidos que sus sistemas hayan indexado; para ello utilizan programas llamados crawlers” que intentan encontrar todo en la Web, rastreando todos los hipervínculos visibles de Internet.

¿Por qué nació la red profunda?

La Deep Web surgió como una forma de intercambiar información “clasificada”, algo así como las redes internas en algunas escuelas de Estados Unidos o como las llamadas Intranets que existen en las empresas.

día-mundial-del-internet_800x400

Otra de las explicaciones técnicas que se le da a la existencia de esta red, es que numerosos motores de búsqueda como Google, Internet Explorer, Opera, Bing, Firefox, Safari, entre otros, no tienen la capacidad de indexar toda la información que circula en Internet

Para navegar por estos sitios, es posible que se deba hacer uso de una red privada para encontrar una página web. En estos casos, para llegar a dichos documentos ocultos, se necesita saber su exacto y complejo URL (la URL es el conjunto de caracteres que permiten una dirección exclusiva en el espacio virtual). Aquellos URL que no están indexados son los que se conocen como la Deep Web.

En este sentido, no es extraño afirmar que para navegar por la llamada red profunda se deba tener un alto nivel de conocimiento informático,  o por lo menos medio; estos datos, permitirán al usuario que intente ingresar a la web profunda saber que los crawlers (arañas digitales) no están buscando la información solicitada en la totalidad de Internet sino en la base de datos indexada por el motor de búsqueda.

El contenido que existe dentro del Internet profundo es en muy raras ocasiones mostrado en los motores de búsqueda, ya que los crawlers no rastrean bases de datos externas al buscador desde el cual se hace la solicitud y, aunque así fuera, no les es posible extraerlos.

Las “arañas” tienen problemas para acceder a páginas protegidas con contraseñas que algunos desarrolladores que no desean que sus sitios sean encontrados insertan, volviéndolas incapaces de mostrar páginas que no estén creadas en lenguaje HTML

Sin embargo, existen diferentes técnicas de búsqueda para extraer contenidos del Internet profundo, como librerías de bases de datos o simplemente conocer el URL al que quieres acceder y escribirlo manualmente.

Páginas como la Hidden Wiki, que muchos llaman el home  de la también llamada Web oculta, ofrece todo un listado de páginas que no son mostradas como las convencionales (www.etc.com) sino como una serie de números que son en realidad la IP del sitio que puedes escribir manualmente en un buscador especial conocido como proyecto The Onion Router o simplemente Tor, que no es más que un software antiespionaje de enrutamiento cifrado que permite navegar en las profundidades de la red sin revelar tu identidad.

Básicamente, lo que hace es enviar el tráfico del usuario a través de tres servidores al azar, conocidos como repetidores, que a su vez tienen tres capas de cifrado entre el usuario y la página a la cual intenta acceder; de esta forma impide que su dirección se conozca en la red pública, explicó el analista Risk Assurance Service de PwC en México, Víctor Manuel Rojano, en entrevista para el portal CNN. Así, tu IP queda enmascarada, pues los servidores locales son confundidos lanzando direcciones como si estuvieras en cualquier otra parte del mundo.

¿De dónde viene el interés por la Deep Web?

El doctor Ian Walden, profesor de leyes de comunicación e información en la Universidad Queen Mary en Londres, explica que la atracción por la Hidden Web viene de su “uso de técnicas diseñadas para posibilitar que las personas se puedan comunicar anónimamente y de forma honesta. El usuario que lleva tiempo navegando por la Red se da cuenta de que lo que hace en Internet deja rastros y, por ende, quiere dedicarse a una actividad sin estar sujeto a la vigilancia”.

deep-web-seguridad

Otra vertiente son las actividades ilícitas, al ser una ramificación de Internet que se oculta en el anonimato, en la Web profunda se encuentran sitios donde se comercializan productos y servicios ilegales como drogas, armas, bitcoins, páginas pornográficas o de prostitución, por mencionar algunos. Esto la hace un escenario ideal para quienes buscan delinquir cibernéticamente.

Según un estudio presentado por, Nicolas Christin, integrante de la Universidad Carnegie Mellon, tan solo entre noviembre de 2011 y junio de 2012, el sitio Silk Road, dedicado a la venta de drogas, armas y comercio ilícito, generó ingresos por 1.2 millones de dólares mensuales, dejando ganancias de 92,000 dólares en comisiones a los operadores de la página, según el informe Traveling The Silk Road. El mismo autor describió que había hasta 150,000 usuarios activos por mes.

El Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) dio de baja este sitio el 1° de octubre de 2013 y arrestó al fundador, Ross William Ulbricht, conocido como “Dread Pirate Roberts”. Sin embargo, la página volvió a estar activa a principios de noviembre de ese mismo año y actualmente está en línea bajo la versión 2.0.

México en la Web profunda

Según explicó en entrevista para Internet el director ejecutivo de información de la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) del Distrito Federal, Miguel Ángel Zamora Piña, en nuestro país se conoce el tráfico de bases de datos de clientes bancarios, clonación de tarjetas y otros delitos financieros, en los que se han rastreado fuentes desde la Deep Web luego de una denuncia de suplantación de identidad.

También el CISEN hace esfuerzos por dar seguimiento a este tipo de delitos cibernéticos; sin embargo, reconoce, en este tema aún “nos encontramos en pañales en cuanto a legislación sobre actividades en la Red y conocimiento profundo en informática, a pesar de que las tendencias tecnológicas y económicas apuntan hacia allá”.

El directivo de la SSPDF reconoció que monitorear la Web Profunda es difícil: “Ni con 300,000 policías podríamos monitorear toda la red, y es aún más difícil con el protocolo para ingresar a la Deep Web”, insistió el funcionario a un sitio de Internet.

No todo es lo que parece

Si bien es cierto que las actividades cibernéticas ilícitas se facilitan con el uso de la Web profunda, no todo incluye cuestiones negativas. Por ejemplo, el sitio Vice en español cita el caso de la primavera árabe o la situación de Turquía a principios de 2014, donde el Primer Ministro Erdogan prohibió el uso de Twitter en el país. En lugar de eso, Walden sugiere que la Deep Web “permite comunicaciones a largo plazo y sin exponerte a que tu familia corra ningún tipo de riesgo”.

La Deep Web se posiciona como pionero de medios digitales a menudo marginados; por ello se ha vuelto precursora para las innovaciones mediáticas, señala un artículo del sitio citado.

Amber Horsburgh, una estratega digital en la agencia creativa de Brooklyn, Big Space Ship, estuvo seis meses estudiando las muchas técnicas que se utilizan en la Hidden Web, y encontró que había liderado muchas innovaciones en términos de publicidad digital; tal es el caso de Gmail con el e-mail patrocinado; la herramienta de publicidad social Thunder Clap, que ganó un León de Innovación en Cannes en 2013; y el gran éxito de la industria de la publicidad nativa cuyo valor se estima en unos $11,000 millones de dólares para 2017.

 

 

[RECUADRO: LA DEEP WEB EN NÚMEROS]

Las estimaciones realizadas arrojan resultados que dimensionan a la Web oculta 500 veces más grande que la que se puede encontrar a simple vista.

En 2010 se estimó que la información que se encuentra en Internet profunda es de 17,500 terabytes, lo que equivale a aproximadamente 550 billones de documentos individuales.

El contenido de la internet profunda es de 400 a 550 veces mayor de lo que se puede encontrar en la Internet superficial. Se estima que la Internet visible contiene solo 190 terabytes de contenido y un billón de documentos individuales, contra los más de 200,000 sitios de la web invisible.

[Por: Mario Ostos]