Te puede interesar

La familia que va por su hijo número 22

Ojo seco: un problema de millenials

Celebró sus 70 años con 1,000 abdominales

Cuando el veganismo llega al sexo

“Uno es lo que come”, es un dicho que se relaciona con la filosofía de vida de los vegasexuales , aquellos veganos que se niegan a tener relaciones sexuales con personas que consuman carne.

fdd_0

Según un estudio realizado por científicos neocelandeses, acostarse y hasta besarse con un carnívoro genera una sensación de “contaminación” en ese grupo, debido a residuos de origen animal que ellos creen que se encuentran en los fluidos corporales.

“No me gustaría tener relaciones con alguien cuyo cuerpo está compuesto, literalmente, por restos de seres vivos que murieron para ser su sustento “, reveló a los investigadores de la Universidad de Canterbury uno de los participantes de este estudio. Por su parte, otro de los individuos aseveró: “Las personas que siguen una dieta carnívora son una especie de cementerio de animales “.

Además, la mayoría de los encuestados durante el relevamiento aseguró sentir un aroma diferente en los cuerpos de las personas consumidoras de carne, una de las razones por las que les causa rechazo besar o intercambiar fluidos con los que no comparten su estilo de vida.

Sin embargo, los expertos aseguran que esta teoría de que en los fluidos corporales se encuentren partículas animales es una falacia. Puede ser que haya restos en la saliva luego de haber consumido carne, pero en otras secreciones del organismo humano es imposible que se encuentren trazos de origen animal, ya que son desechos del cuerpo luego de haber sido procesados y reconvertidos. Son iguales a los fluidos del cuerpo de un vegano.

Y, como esta teoría parece ser solamente el fruto de la imaginación de los participantes, la única explicación lógica es que al ser tan estricta su filosofía de vida, compartir la cama con alguien que no tenga las mismas convicciones ni los mismos principios dificulta el panorama.

Así y todo, no se trataría de discriminación , sino de una afinidad por los que se mueven en el mismo ambiente. Lo cierto es que la mayoría de los practicantes del veganismo son también asiduos activistas por los derechos de los animales , por lo que es más que normal que encuentren pareja en el mismo círculo, donde conocen gente con el mismo pensamiento y las mismas convicciones.