jueves , noviembre 21 2019

Te puede interesar

“La TV a color no desplazará a la blanco y negro”, decían.

¡En salud masculina, hay que ponerse las pilas!

Mujeres con síndrome de ovario poliquístico pueden desarrollar diabetes

¡Grandes noticias! No es la pasta la que nos hace ganar peso

 

Una investigación italiana ha concluido que la pasta no engorda, sino las salsas que la acompaña. Un resultado que ha salido del análisis de 23,000 dietas distintas y que ha valido para desterrar el ya, falso mito, que relaciona este plato con el sobrepeso.

comerpasta

Desde este 4 de julio los amigos del espagueti, maccheroni y ravioli están de enhorabuena. Y es que por fin, los científicos han resuelto su gran inquietud: La pasta NO engorda. Esta es la conclusión de una investigación italiana, como no, que ha analizado los nutrientes de esta pieza fundamental de la cocina mediterránea.

El estudio, tras supervisar las dietas de más de 23,000 personas en dos zonas diferentes de Italia, además ha señalado que lo que verdaderamente engorda son las distintas salsas con las que se acompaña. Y es que en el mundo hay un sinfín de condimentos para cocinarla al gusto de cada comensal.

El proyecto publicado en la revista especializada ‘ Nutrition and Diabetes’ se inició con el objetivo de confirmar o desmentir la idea que se había instalado en el imaginario colectivo de que la pasta era una de las causas de la obesidad de la población.

“Los datos recogidos muestran que disfrutar de la pasta según las necesidades individuales contribuye a un índice de masa corporal saludable, menor circunferencia de la cintura y una mejor relación cintura-cadera”, afirma George Pounis, el jefe de la investigación llevada a cabo por Instituto Neurológico Mediterráneo.

De este modo, los científicos mandan un mensaje claro, conciso y fundamentado en ensayos clínicos a todos los dietistas del mundo. Y es que desde hace años, este colectivo aconsejaba que para perder peso había que limitar el consumo de la pasta, o incluso excluirla por completo de la dieta.

La idea de excluir esta comida fue argumentado por los ‘expertos’ en la gran cantidad de hidratos de carbono que encierra. Una tesis ahora derrotada por los propios italianos, que no nunca se resignaron a ver a su estandarte gastronómico pisoteado y excluido de las comidas.