Lo que debes saber para que no te caiga un rayo

Durante la época de lluvias, nuestro país se ve azotado por esta descarga natural de electricidad que anualmente mata a centenares de compatriotas. ¿Qué podemos hacer ante la furia del rayo?

Foto Jacaranda García
Foto: Jacaranda García

 

Este año casi una decena de mexicanos han perecido ante su atronadora fuerza. En marzo, en la comunidad de San Pedro, sector Norte, en el municipio de Huimilpan, Querétaro, dos primos de ocho y 10 años, que iban bajando de un cerro y que se guarecieron de la lluvia en un pino, murieron luego que un rayo les cayera de manera intempestiva.

Mayo fue un mes muy funesto para aquellos mexicanos que se toparon con este fenómeno de la naturaleza: un pepenador, apodado “El Gato”, murió en un basurero de Zapopan, mientras que en Charcas, San Luis Potosí, un campesino fue fulminado por otro rayo. Similar suerte tuvo un jornalero que perdió la vida en el ejido Guadalupe Victoria en Ciudad Victoria, Tamaulipas. Otro hombre sucumbió a orillas de la carretera Ocampo-El Asoleadero en el municipio de Ocampo, Michoacán y otro hombre de 40 años que se guareció bajo un árbol, durante una tormenta, en la comunidad de San Rafael Tlanalapan en San Martín Texmelucan, Puebla, se sumó a esta lista funesta.

De acuerdo con la doctora Beata Kucienska, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM, México es la nación que anualmente presenta el mayor número de muertes por rayos (232 en promedio, según estadísticas de la OMS). Debido a la gran incidencia de tormentas eléctricas debemos estar bien informados y conocer en detalle dichos eventos climatológicos.

En el planeta ocurren diariamente unas 44,000 tormentas eléctricas que dan origen a más de ocho millones y medio de rayos, en promedio 50 a 100 por segundo, que se concentran en tres grandes zonas geográficas: Sudamérica tropical, centro de África y el sureste asiático juntas, asevera el maestro en Ciencias Jesús Álvarez Castillo, del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Contrario a la creencia de que una persona tocada por un rayo muere irremediablemente, la doctora Kucienska señala que el 90% los adultos sobrevive, si recibe a tiempo una atención médica adecuada, y sólo 10% de los niños llega a sobrevivir a una descarga fatal.

Un estudio elaborado por especialistas del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM determinó que el grupo más vulnerable a morir por rayos es el de niños y jóvenes de 10 a 19 años, cinco veces más susceptible a recibir este relámpago que las niñas, debido a que los varones realizan más actividades al aire libre durante la época de lluvias (labores del campo o deportes como el futbol) y también a la falta de información.

Los estados de la República que registran el mayor porcentaje de muertes por rayos (con 42%) son el Estado de México, Michoacán, Oaxaca y Guanajuato.

Cada año miles de personas en el mundo mueren víctimas de los rayos. Los daños que causan todavía no se pueden medir pero las muertes ocasionadas por rayos en el mundo son del orden de 24,000 y 240,000 heridos, además de pérdidas millonarias al año debidas a incendios, explosiones, daños al suministro eléctrico, así como a equipos eléctricos y electrónicos, refiere el investigador Álvarez Castillo.

En la actualidad los riesgos de ser alcanzado por un rayo varían dependiendo del lugar donde la persona se encuentre a la hora del fenómeno. A decir de los expertos, los lugares más seguros son aquellos que tienen pararrayos (electrodos de Franklin) o Jaulas de Faraday (automóviles, cuartos hechos con malla metálica, terminales aéreas tipo malla, aviones, etcétera.)

Durante una tormenta eléctrica aléjate de los objetos metálicos que son conductores de la electricidad y atraen con mayor facilidad este tipo de descargas y evitar los paraguas que tienen puntas metálicas, recomienda Rodolfo Cobos Téllez, de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Panamericana.

Debes evitar también los lugares altos como lomas, montañas, azoteas, torres metálicas, molinos de viento y árboles solitarios, porque las superficies puntiagudas atraen las descargas. Si estás en tu hogar durante una tormenta eléctrica aléjate de las tuberías y estructuras metálicas, puesto que el metal está en contacto con la tierra y es un excelente conductor. También evita usar el teléfono, desconecta aparatos electrodomésticos y digitales para evitar daños, advierte Jesús Álvarez.

¿Qué pasa si estás irremediablemente expuesto, a la intemperie? en este caso los expertos te recomiendan arrodillarte y doblarte hacia delante poniendo las manos sobre las rodillas o hacerte bolita, eso sí, huye de los árboles pues las superficies puntiagudas atraen los rayos.

La ciencia que estudia los relámpagos representa todavía un halo de misterio y muchos enigmas por resolver –señala la doctora Kucienska–; por ahora la mejor forma de combatirlos es seguir las recomendaciones de los expertos y mantenerte informado.

 

Rayos 3FotoJacarandaGarcía845598443722_6568932038963292078_o

 

¿Cómo evitar los rayos?

*Aléjate de llaves de agua, tuberías de hierro y sistemas eléctricos.

*Evita responder llamadas telefónicas; las descargas eléctricas distantes pueden propagarse a través del cableado.

*Si te encuentras al aire libre y se producen descargas cerca del lugar, refúgiate en una casa, edificio o vehículo que pueda cerrarse completamente.

*Si la tormenta te sorprende en campo abierto, no corras, ponte en cuclillas, con los pies juntos, la cabeza adelante, las manos tapando los oídos y aléjate por lo menos cinco metros de otras personas.

*No permanezcas en lugares altos en el campo, árboles aislados y pequeñas edificaciones.

*Aléjate de torres de comunicaciones, postes de luz y mástiles de banderas.

*Si estás en una cancha deportivas aléjate de los carros y palos de golf, graderías y torres de iluminación.

*Mantente lejos de puertas y ventanas.

*Si te encuentras cerca del agua (playas, ríos, lagos o albercas), sal inmediatamente.

Fuente: Sociedad Meteorológica Americana

 

(A.C.)

Artículos Relacionados