Te puede interesar

Nada es para siempre: Frida se jubila

Dos hermanos cruzan Times Square a 400 metros de altura

¿Sabes de qué tipo es tu hambre?

6 errores comunes al cocinar pasta

Para algunos, cocinar es una tarea sencilla que sirve sólo para satisfacer el hambre. Otros, en cambio, reconocen en esta labor todo un arte que requiere de poner toda la atención posible para que las cosas salgan de la mejor forma. ¿Te has preguntado cuáles son los errores en la cocción de pasta? Aquí te los contamos.

2

1. Utilizar una olla demasiado pequeña

Se utiliza una cacerola pequeña con poca agua para que esta hierva más rápido y así acabar antes. Pero la pasta necesita mucha agua y espacio para moverse, cocerse bien y tener una buena textura; si la amontonamos en una olla pequeña con poco agua lo más probable es que el resultado sea un montón de pasta a medio cocer y desagradablemente pegajosa.

Si va a preparar más de una porción, lo recomendable es llenar una olla grande con cinco o seis litros de agua por kilo de pasta y dejarla hervir bien antes de agregar los fideos.

2. No añadir sal al agua

¿Una pizca de sal o nada? Es una de las preguntas más recurrentes ante un plato de pasta, que siempre debe cocinarse con sal, como si se tratara de un pollo o unas verduras salteadas. Los fideos necesitan una gran cantidad de sal, pero no se preocupe, no la adquirirá toda, la mayor parte de la sal se quedará en el agua de cocción.

El truco para conseguir un plato sabroso es verter una o dos cucharadas de sal por cada cinco litros de agua, pero no eche la sal en el agua antes de que hierva o tardará más en alcanzar el punto de ebullición.

3. Agregar aceite al agua de cocción

Esta es una de las prácticas más extendidas y uno de los motivos por los que hay tanta diferencia entre un plato con sello italiano y otro español.

Pensamos que si añadimos aceite de oliva al agua de cocción se evitará que los fideos se peguen entre sí, pero el efecto de añadir aceite impide una cocción uniforme. Además, si la pasta queda aceitosa, con una película escurridiza, la salsa no se impregnará bien y resbalará. Lo más recomendable para que la pasta no se pegue es añadirla a una cacerola con mucha agua, y cuando esta hierva con fuerza removerla durante el primer minuto. Así quedará perfectamente cocida y suelta.

4. Seguir el tiempo de cocción del envase

Los chefs más experimentados no suelen cocer la pasta durante el tiempo indicado en el envase, ya que consideran que simplemente es una cifra orientativa. Si, por ejemplo, le gusta la pasta al dente, estará lista un par de minutos antes de la hora que indica en la etiqueta. Pero, ¿cómo saber con seguridad cuándo sacar sus tallarines? Solo tiene que probar una pieza o dos fuera del agua, cuando estén a su gusto, ya estarán hechos.

5. Escurrir todo el agua

La pasta libera el almidón mientras se cuece, lo que hace que el agua sea mucho más espesa y pegajosa. Esta agua no debe tirarse toda, señalan los expertos, se puede reservar una taza de esta sustancia antes de escurrir toda la pasta para verterla después en la salsa; así se logrará que sea ligeramente más cremosa y ayudará a que se adhiera mejor a sus fideos.

6. Enjuagar la pasta

Este es uno de los errores más habituales. Muchas personas enjuagan la pasta después de la cocción para evitar que se pegue, pero lo único que consiguen es eliminar todo el almidón, que ayuda a mantener la forma y a que la salsa se adhiera a sus tallarines de la forma que debería. Para resolver este inconveniente solo tiene que mezclar sus fideos escurridos en la salsa de inmediato y comenzar a removerlos; de esta forma conseguirá que la salsa bañe la pasta y esta absorba todo su sabor.