miércoles , junio 19 2019

Te puede interesar

Trump inicia su campaña de reelección aferrado a su mensaje de 2016

El 21 de junio será el día más largo del año

La Tuta condenado a 55 años de prisión

Medidas para acabar con la contaminación

 

 

Ahora que la llamada Megalópolis se ha visto tan sacudida por la contaminaciòn atomosférica, tanto que se ha aplicado en diversas ocasiones el doble Hoy No Circula, entrevistamos a expertos para conocer algunas alternativas para abatir estos índices.

 contaminacion-coche1-Copiar

1.- Transporte público más eficiente

Una de las razones para la aplicación del Hoy No Circula es disminuir el uso de vehículos automotores, pero ojo, no son los privados los que más contaminan. De hecho, el transporte público y taxis, junto con camionetas de reparto, vehículos de uso intensivo, como los camiones de basura, son los responsables de emitir el 80% de gases contaminantes, de ahí que los especialistas coincidan en que sacar de circulación exclusivamente autos particulares es una medida con pocos resultados.

Para el doctor en Física Héctor Gerardo Riveros los autos particulares consumen el 60% de gasolinas y, al dejar de circular el 20% de los mismos, en realidad la reducción es de apenas el 12%.

Que los autos dejen de circular no sirve, si el transporte no se moderniza. Para el académico, no sólo hay que modernizar el parque vehicular del transporte público, lo que implica convertidores catalíticos nuevos, también es hay que cambiar sus convertidores cada año porque pierden efectividad. En el caso de los taxis, señala, deben usarse máximo 10 años con cambios anuales de convertidor.

Fátima Masse, del IMCO, agrega que el cambio de autos viejos por nuevos modelos menos contaminantes debe de ser acompañado de la disponibilidad de gasolina más ecológica, como el diesel UBA, que sólo se vende en las principales zonas metropolitanas y en la franja fronteriza. “Camiones y gasolinas menos contaminantes lograría resultados contundentes”.

2.- Sacar de circulación los autos viejos

En la ZMVM circulan a diario más de cinco millones de vehículos (1.7 millones con más de 15 años). La disminución de uso de combustible es una medida necesaria para abatir la contaminación, y por polémico que suene, coinciden los especialistas, es indispensable modernizar el parque vehicular particular.

“Los autos de más de 15 años, aunque estén en perfecto estado, consumen tres veces más combustibles y emiten siete veces más contaminantes”, señala Luis Manuel Guerra, especialista en temas ambientales.

Para el también conocido como “Químico Guerra” en México la opción sería adoptar un esquema de deschatarrización, a la usanza de Estados Unidos, quien en 2003 lanzó el programa Cash-for-Clunkers. En Estados Unidos bastaba con comprobar la propiedad legal y no adeudos del auto para acudir a una agencia, quien se encargaba de todos los trámites. Además, mientras que en México se destinaron 500 millones de pesos al programa (38.6 millones de dólares, para ofrecer 15,000 pesos por auto) en el vecino país se invirtieron 3,000 millones de dólares (4,500 dólares –más de 50,000 pesos– por cliente).

“El programa para México debe dejar fuera las camionetas, que por tener un gran motor, aunque nuevas, son muy contaminantes. En Europa la tendencia es a carros compactos”.

3.- Medidas disuasivas al uso del automóvil

La saturación de automóviles y falta de un transporte efectivo ha ocasionado serios congestionamientos que disminuye la velocidad en horario pico hasta a seis kilómetros por hora (Fideicomiso para Mejoramiento de las Vías de Comunicación del Distrito Federal, FIMEVIC), incrementando los niveles de contaminación.

Para Fátima Masse es urgente desincentivar el uso del automóvil y para lograrlo existen tres medidas que han demostrado su efectividad. La primera es ofrecer ahorro de tiempo y dinero a través de carriles especiales para vehículos con alta ocupación (3 o más pasajeros) y que por lo general son más rápidos que el resto.

En México, señala el FIMEVIC, el índice de ocupación vehicular es de 1.7 pasajeros por automóvil. La aplicación de carriles especiales en Estados Unidos ha otorgado ahorros de hasta 4,000 dólares anuales en comparación con los 400 a 600 dólares ahorrados al utilizar transporte público (Natural Resources Defense Council, Driving Commuter Choice in America).

La segunda medida disuasiva, agrega Fátima Masse, es la implementación de un programa de pago de peaje urbano a la usanza de Oslo (Noruega), Edimburgo (Escocia) y Londres (Inglaterra).

Éste consiste en cobrar cierta cantidad de dinero por el ingreso y aparcamiento de vehículos dentro de la zonas céntrica o conflictivas durante las horas laborales (en Estocolmo incluso el peaje es variable según la hora del día), pues asegura que esta medida ha logrado reducir el tráfico en un 80%.

La tercera, taxis, autobuses, combis, servicios de emergencias, autos eléctricos o de personas discapacitadas, motos, bicicletas están exentos y los residentes que posean coche reciben un descuento del 90% en el pago del peaje.

Los resultados han sido importantes. En Londres, por ejemplo se presentaron reducciones del 2.5% en las emisiones de NO, de 4.2% para PM y 6.5% de CO2.

4.- Planeación urbana

Disminuir el número de kilómetros recorridos en auto disminuye la contaminación, pero el crecimiento urbano desordenado lo ha impedido. La ocupación física del territorio pasó de 22, 960 hectáreas en 1950 a más de 741,000 hectáreas (el 0.37% de la superficie total del país).

“Las ciudades deben de ser más concentradas para que la ciudadanía realice todas sus actividades sin recorrer largas distancias”, recomienda Manuel del Moral, especialista en transporte y logística de la Universidad Iberoamericana.

El FIMEVIC ha estimado que para el 2020 la cifra de viajes largos alcanzará los 5.6 millones en la ZMVM, y contar con un transporte limpio y bien conectado disminuirá el impacto ambiental.

Agrega el académico que la red de transporte de alta capacidad (metro, autobuses, trolebuses, metrobus y tren suburbano) debería ser la columna vertebral, y el servicio concesionado de microbuses, alimentar esta columna. Pero no ha sido así, los servicios concesionados microbuses y camiones compiten y se sobreponen, incluso han logrado boicotear al tren suburbano.

Para esta tarea el gobierno tiene que combatir la corrupción. Reportes de miembros de la Asamblea del DF han determinado que el control de los microbuses del DF está convertido en una verdadera mafia, cuyas ganancias ascienden a más de seis millones de pesos mensuales, que se reparten entre sólo 11 personas.

“La limpia además debe incluir al ambulantaje asentado en paradas estratégicas que obstaculizan el tráfico y fomentan la delincuencia”. En paraderos la contaminación se eleva hasta en 146%, y el robo a transporte público tiene una incidencia del 28.6% (INEGI).

“Una ciudad de primer mundo no es aquella en la que los ricos tiene mejores autos, sino en la que también viajan en transporte público por su seguridad, rapidez y comodidad”, subraya el académico.

5.- Reglas más estrictas e información

Contrario a lo que se piensa, la ZMVM no es la más contaminada; Mexicali, Cuernavaca y Monterrey están por encima, de ahí que, coinciden los especialistas, una medida urgente es la creación de normas más estrictas de calidad de aire y emisiones de gases contaminantes en el ámbito nacional, acordes con lo solicitado por organismos internacionales.

Los gobiernos estatales deberían medir la calidad del aire y desarrollar sus propios programas para el abatimiento y control de las emisiones contaminantes, pero sólo 12 de las 34 ciudades más grandes del país (ZMVM, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Toluca, Tijuana, León, Mexicali, Cuernavaca, Chihuahua, Celaya e Irapuato) miden y reportan, el resto no (IMCO).

“La contaminación se tiene que abatir de manera integral y nacional, un solo programa (HNC) será un paliativo a cuya sombra el problema crecerá y para 2018 cobrará la vida de 37,488 personas y generar 103,629 hospitalizaciones y más de seis millones de consultas, con una pérdida económica acumulada de más de 20,000 millones de pesos”, augura Fátima Masse.

(Mariana Chávez)