viernes , noviembre 15 2019

Te puede interesar

#ÚltimaHora Falleció Jorge Vergara

Cada vez menos catalanes buscan su independencia, revela encuesta

La Asociación Mundial de Ligas de Futbol crea un comité contra el racismo

¿Sabes por qué los pezones crecen y el pene mengua con el frío?

 

Navegamos por aguas misteriosas. Como ya hemos dicho antes el cuerpo humano es un estuche de curiosidades y aunque mucho se ha estudiado hay cosas que no dejan de sorprendernos o que simplemente desconocemos. En esta ocasión queremos contarte de un par de estos temas, pezones y pene, porque actúan de forma tan peculiar con el frío. Veamos.

maxresdefault (7)

Los pezones primitivos 

Comencemos pro decir que en este tema hay mucho que descubrir aún, la información que hay al respecto se explica de la siguiente forma. Los pezones se erectan (o endurecen) por una reacción vestigial, de las que tenemos incorporadas en nuestro sistema heredadas de nuestros primitivos ancestros, similar a cuando se nos pone la piel de gallina. La areola, esa zona más oscura que rodea el pezón, está llena de células musculares que se contraen cuando se estimulan con el frío, haciendo que el pezón sobresalga.

Tema aparte es el asunto sexual, porque cuando una mujer se excita sexualmente, su cerebro se pone a destilar oxitocina, y esta hormona, de grandes habilidades, entre otras muchas actuaciones activa ese reflejo “pilo motor” que ocasiona el mismo efecto.

Ahora también ya sabes por qué los concursos de camisetas mojadas son tan populares, el macho humano ve los pezones erectos y, automáticamente, su cerebro primitivo da un respingo. La relación más simple es Erección = Excitación y, como un resorte, sin pasar por la lógica, concluye que la mujer está excitada. Es un fenómeno parecido a cuando uno se asusta de su propia sombra. El cerebro primitivo, el más rápido, el que reacciona ante el hambre, el miedo y el sexo, confunde la sombra con una amenaza.

Efecto tortuga

En el caso del pene, el efecto que se presenta, que bien podría ser llamado tortuga, es el contrario. Cuando el macho de nuestra especie tiene frío, nota que “su amigo” se encoge. Tampoco hay grandes estudios que lo expliquen, pero sí alguno que se aproxima. Parece que al descender la temperatura, los vasos sanguíneos se contraen de forma general en toda la superficie del cuerpo, pene incluido, para llevar sangre caliente a los órganos internos. Eso hace que el pene se “vacíe”, y parte de él se esconde en el tejido graso que recubre el hueso púbico, lo que hace que parezca más corto.

Por otra parte  salvaguardar la producción de espermatozoides, también tiene sus consecuencias: los testículos se encogen y esconden cuando se exponen a temperaturas frías (salen más cuando hace calor). Esto es porque el esperma almacenado en los testículos debe mantenerse a una misma temperatura para que las células germinales no se dañen. Encogiéndose, y colocándose más cerca del cuerpo, los testículos se mantienen más calientes.