Te puede interesar

Beneficios que aporta el sol a tu organismo

Prevención del cáncer de mama: Qué puedes hacer para disminuir el riesgo

La OMS vincula la miopía al sedentarismo pero aún deja al margen las pantallas

Alimentos que te quitarán el hambre del todo

¿Eliminar grasas comiendo? Sí, pero sólo si escoges los alimentos adecuados para que tu organismo no deje de trabajar, acabes con la sensación de hambre y te sientas lleno durante más horas. ¿Cuáles? Debes optar por aquellos aperitivos que sean más fáciles de digerir:

descripcion-grafica-de-lo-que-vas-a-conseguir-evitar-istock_0

Son muchas las personas que defienden la teoría de que lo único que no engorda es lo que no comemos. Pero en realidad, pasar hambre sólo conduce a tener ansiedad, aumentar el apetito y, lo peor, dejar que nuestro metabolismo se desactive de tal manera que no quemará ni una caloría. Así que no, el ayuno radical no adelgaza y lo mejor que puedes hacer es repartir tu dieta en al menos tres tomas diarias para mantenerte saciado, activo y eliminar grasas.

“El consumo de alimentos que requieran más esfuerzo para nuestro metabolismo ayuda a nuestro sistema digestivo a trabajar más duro y lo mantiene ocupado durante más tiempo, consiguiendo que nos sintamos llenos hasta la siguiente comida y quememos más calorías”, explica en ‘Women’s Health’ la nutricionista Marjorie Cohn Nolan. Aquí tienes seis que puedes incluir en tu menú diario.

Cebada

Aunque la cebada es un hidrato de carbono y casi todos los regímenes limitan el consumo de este tipo de alimentos, un reciente estudio elaborado en la Universidad de Lund ha demostrado que las variedades integrales de estos en realidad reducen el apetito y los niveles de azúcar en sangre, lo que además ayuda combatir el riesgo de padecer diabetes.

Los investigadores aseguraron que las personas de mediana edad que comieron pan elaborado a base de cebada al menos tres veces al día mantuvieron su metabolismo activo durante al menos 14 horas después de la ingesta así como unos niveles de glucosa e insulina en sangre bastante más bajos que quienes no lo incluyeron en su dieta. Si no eres muy de comer con pan, no hay problema: podemos añadir cebada a ensaladas, sopas y guisos y procurar tomarla como alternativa al arroz o las patatas. Lo sentimos, la cerveza, por mucho que te guste llamarla ‘zumo de cebada’, no es una opción. El alcohol y el gas que contiene te mantienen hinchado, que no saciado.

Carnes magras

Cuando se trata de control del apetito, las proteínas de las carnes magras como el pollo, el pavo o el conejo son los mejores aliados. Así lo ha confirmado una investigación publicada en la revista ‘Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics’ según la cual llenar el plato de proteínas de alta calidad mantiene a raya los antojos entre comidas. ¿Que no te va la carne? No hay problema: puedes conseguir una buena dosis de proteínas a través de las legumbres o las verduras de hoja verde como las espinacas, el brócoli o los guisantes.

Almendras

Que no te engañen con la publicidad, los frutos secos sí que son el desayuno y merienda ideal. Y si no sabes por cuáles decantarte, opta por nueces o almendras. Un sólo puñado de estas últimas, según un estudio realizado en 2015 y publicado en la revista ‘European Journal of Nutrition’, ayudan a saciar el apetito durante tantas horas que son capaces de mantener nuestro metabolismo activo y quemando grasas hasta el punto de que comeremos mucho menos en la siguiente toma porque no tendremos hambre. Como aderezo de ensaladas o simple aperitivo, recuerda tomarlas a primera hora o a mediodía y notarás cómo dejas de picar entre horas y te ahorras unas cuantas calorías en tus siguientes comidas.

Chile rojo

Fue en el año 2013 cuando investigadores de la Universidad de Maastricht demostraron que el chile, la cayena o los pimientos rojos picantes contienen un elemento no tan conocido por su nombre sino por los sudores que provoca: la capsaicina. Precisamente el componente activo que da el picante a estos alimentos es el encargado de disminuir los lípidos corporales mediante un mecanismo que motiva la muerte de las células grasas inmaduras, por lo que podría ayudar a adelgazar.

Y no es el único estudio que ha investigado los beneficios de la comida picante en nuestra salud. Otro recientemente publicado, en este caso obra de científicos de la Universidad de Purdue, señala que los alimentos que contienen chile picante –también conocido como ají– pueden ayudarnos a quemar grasas y reducir el apetito. Los expertos aseguran que con media cucharilla para aderezar los platos es más que suficiente para aumentar nuestra tasa metabólica durante horas. Déjate llevar por la dieta más picante y dale un sabor especial a tus comidas.

Salmón

Comer salmón puede ayudarte a sentirte lleno durante más tiempo gracias a su alto contenido en ácidos grasos omega-3, que se ha demostrado aumentan los niveles de leptina –la conocida como hormona del apetito– en el organismo impulsando la quema de grasas así como reduciendo el colesterol. Tal y como corroboró un estudio publicado en el año 2013 en la revista ‘Cell Metabolism’, la leptina suprime el hambre en las personas que tienen un peso saludable pudiendo no ser tan efectiva en aquellas con obesidad. No te atiborres solo de salmón, otras buenas fuentes de ácidos grasos omega-3 son el atún, la trucha o la caballa.

Té de fenogreco

Aceptar una bebida como aperitivo saciante puede parecer un poco arriesgado, pero este tipo de té es capaz de acabar con la sensación de hambre durante más horas que muchos alimentos. Fue un equipo de científicos coreanos el que puso a prueba el pasado año a un grupo de mujeres con sobrepeso: unas tomaron té de hinojo, otras té de fenogreco y un último subgrupo un té con placebo. Después pasaron a un bufé libre donde pudieron escoger los alimentos que más les apetecían. Las que había tomado la infusión de fenogreco pusieron mucha menos comida en sus platos, ya que según declararon, tenían menos hambre, probablemente gracias a la alta cantidad de alholva de fibra que contiene esta bebida.

Fuente: El COnfidencial