¿Sabes qué es el vamping?

¿Sabes qué es el vamping?

 

Sin necesidad de beber sangre, algunos jóvenes -y no tan jóvenes- se han convertido en phombies por culpa del vamping y la moda de usar los dispositivos electrónicos de madrugada.

drthsrthjurs6u

Es evidente que el uso del Smartphone o la Tablet se ha convertido prácticamente en imprescindible en el día a día. Pasar más de 24 horas sin recibir o enviar un mensaje de WhatsApp, sin conectarse a Twitter y saber qué se cuece en la red o sin compartir una simple imagen en Facebook o Instagram puede suponer un auténtico drama, especialmente para los más jóvenes.

Un estudio elaborado en Estados Unidos por Common Sense Media estableció en el 38% los niños menores de dos años que utilizan -con mayor o menor destreza- un Smartphone. Puede resultar llamativo, obviamente, pero solo es necesario echar un vistazo entre familiares y amigos y comprobar que es una realidad patente.

Con todo ello, no resulta extraño que desde hace varios años cada vez sea más común el término ‘vamping’ y ‘phombie’, es decir, jóvenes -y no tan jóvenes- que pierden horas de sueño por estar enganchados a un teléfono móvil, Tablet o PC.

¿De dónde proviene este término?

Tanto ‘vamping’ como ‘phombie’ son producto de la asociación del uso de los dispositivos móviles a altas horas de la noche con los vampiros o los zombies. Precisamente ‘vamping’ es el resultado de la unión de ‘vampire’ (vampiro en inglés) y ‘texting’ (que podría traducirse como la acción de chatear o intercambiar mensajes de texto).

El término comenzó a popularizarse a través de las redes sociales, cuando los usuarios compartían bajo esta etiqueta distintas imágenes utilizando el teléfono móvil de noche y en la cama.

Y el ‘vamping’ no incluye únicamente a los smartphones. También formarían parte de este grupo las personas que disminuyen sus horas de sueño para ver series o películas a través de Internet.

Se da especialmente en adolescentes

Pese a que también son muchos los adultos ‘enganchados’ al teléfono móvil o el ordenador por la noche, el foco de atención se centra en los adolescentes. De hecho, un llamativo estudio elaborado por la Fundación Nacional del Sueño en Estados Unidos apunta que los menores que tienen dispositivos móviles en su habitación suelen dormir en torno a una hora menos al día que los niños cuyos smartphones u ordenadores están en otra dependencia del hogar.

Así afecta a la salud

Alterar los horarios y disminuir las horas de sueño conlleva inevitablemente una serie de consecuencias que, dependiendo del tiempo que pueda alargarse, podrán tener un mayor o menor impacto en el día a día.

Tratándose de menores, la primera consecuencia a tener en cuenta es el descenso en el rendimiento escolar. Es este uno de los principales indicios que pueden llevar a los padres a identificar que su hijo invierte más horas de las recomendables delante de su dispositivo.
También puede relacionarse con cansancio excesivo, irritabilidad e incluso alteración del metabolismo.

Razones por las que se produce

En numerosas ocasiones se habla del ‘vamping’ como una moda y esto se debe a una de las razones que lleva a los más jóvenes a convertirse en auténticos ‘phombies’: el pertenecer a un determinado grupo.

Son muchos los que hacen alarde de permanecer hasta altas horas de la madrugada despiertos por hablar con su grupo de amigos. También se debe a que la posible vigilancia paterna es menor que a lo largo del día. Mientras los padres piensan que su hijo ya está dormido, ellos continúan haciendo uso de su Smartphone.

Formas de prevenirlo

Si tu hijo es un ‘phombie’, lo primero que debes hacer es analizar tus pautas de comportamiento y reconocer si puedes servir de ejemplo. Esto se debe a que muchos adultos hacen un uso continuo de su Smartphone, pero al mismo tiempo piden a sus hijos que no lo utilicen por la noche o a la hora de la comida.

Además, salvo que sea necesario, es importante impedir que duerman con aparatos electrónicos en la habitación. De esta forma, si no tienen la Tablet o el móvil cerca, no podrán hacer uso de ellos.

Fuente: Que.es