Te puede interesar

Las relaciones sexuales frecuentes retrasarían la menopausia, según un estudio

Cerveza y perder peso ¿Cuáles son los verdaderos efectos?

Conoce cuáles son las Vacunas necesarias para toda la familia

5 verdades sobre los transtornos alimenticios

 

Algunas de las enfermedades más comunes que entran dentro de este rango son la bulimia y la anorexia, o la obesidad y sobrepeso. Para entender un poco mejor este tipo de enfermedades y cómo afectan a las personas que lo padecen, te presentamos estas 5 características.

5_verdades_sobre_los_trastornos_alimenticios

Los trastornos alimenticios son enfermedades psiquiátricas, caracterizadas principalmente por anomalías en los hábitos alimenticios, ya sea por una ingesta ineficiente o excesiva de alimentos.

1- Estas enfermedades suelen estar vinculadas a múltiples factores personales que influyen. Por ejemplo, baja autoestima, episodios traumáticos, influencia de los medios de comunicación, fobias, estrés o presión social, entre muchos otros.

2- También existen factores biológicos que influyen en el desarrollo de estas enfermedades. En algunas personas que padecen de trastornos alimenticios se ha investigado que existen substancias químicas en el cerebro (neurotransmisores) que controlan el hambre, el apetito y la digestión, pueden estar desbalanceados e influir en la enfermedad.

3- La persona que lo padece debe tener la fortaleza y voluntad para poder salir adelante.

4- Los trastornos alimenticios merecen atención y deben ser tratados. Es un grave error ignorar estos padecimientos, ya que a menudo surgen complicaciones graves asociadas como:lesiones en los huesos, complicaciones cardíacas, hasta infertilidad.

5- Son enfermedades emocionales y mentales a las que no se les busca una cura precisa, sino una manera de controlar el trastorno adecuadamente mediante recuperación y terapias hasta que la persona se encuentre sana. Los parientes y amigos son el mejor apoyo para esta persona, y a la vez, es necesario que estos entiendan que cada persona tiene un proceso de recuperación particular que no se puede juzgar.

Fuente: El Impulso