miércoles , septiembre 18 2019

Te puede interesar

Hinchazón en pies y piernas podrían indicar mala circulación

7 claves para la buen alimentación infantil en estos días de clases

¿ Cómo saber si mi perro tiene otitis?

5 mitos y realidades de la infertilidad masculina

 

 

El tema de la infertilidad masculina tiene muchos mitos y por eso es un tema que requiere de seriedad. Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Ciencias Ambientales de Salud de Estados Unidos, indica que los químicos denominados “interruptores endócrinos”, ocasionan problemas de fertilidad.

 

mitos y realidades

Estas sustancias se encuentran en la comida procesada y cosméticos, e interfieren con el movimiento y velocidad de los espermatozoides.

Además de este tipo de casos, existen otras razones válidas para considerar que se tienen problemas de fertilidad y es por ello que te los compartimos:

La abstinencia empeora la fertilidad
Esto no es verdadero, ya que de hecho, el no tener relaciones sexuales durante un periodo mayor, favorece a la maduración de los espermatozoides.

Por el contrario, si se tienen varios encuentros al día, disminuye el conteo de esperma cuyo rendimiento no es óptimo.

El calor es un problema
Se ha comprobado que una alta temperatura en los testículos afecta directamente en la producción fértil de los hombres.

Influyen los problemas psicológicos
No es del todo cierto, ya que problemas relacionados con el estado emocional o mental, no afecta en el desarrollo de los espermatozoides pero si ocasiona casos de disfunción eréctil.

Fumar y beber
Este tipo de vicios influyen no sólo en la producción de los espermatozoides, también lo hacen en la calidad de los mismos.

La edad es determinante
En realidad no influye este tema en el caso de los hombres, a diferencia de las mujeres, la producción de espermatozoides se da en edades muy adultas.

Como puedes observar, son varios los aspectos que influyen en la Infertilidad masculina, es por ello que la recomendación es hacer un chequeo rutinario que determine tu capacidad reproductiva.

Fuente: Salud 180