Infartos femeninos, la nueva amenaza

Infartos femeninos, la nueva amenaza

corazón mujer

Por Alejandrina Aguirre

  • Esta enfermedad cardiovascular se ha convertido en México en la primera causa de muerte entre las mujeres, por arriba del cáncer de mama. Lo terrible, según estimaciones de la OMS, es que para 2020 la escala será mundial.

Si usted es o conoce a una mujer fumadora, ronda la cuarta o quinta década de vida, está expuesta diariamente al doble estrés del trabajo y a las labores de la casa, no hace ejercicio, descuida su alimentación y no vigila su presión arterial, ¡cuidado! La suma de estos factores la vuelven candidata para sufrir una enfermedad del corazón, que hace no muchos años se creía exclusiva de los hombres: infarto de miocardio.

“Ahora mismo, casi la mitad de fallecimientos de mujeres se producen por patologías del corazón”, dice inquieta la cardióloga Edith Ruiz Gastélum, coordinadora del Capítulo de la Cardiopatía en la Mujer de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM).

El estudio Enfermedades Cardiovasculares y Diabetes: Políticas Públicas para una Mejor Salud y Calidad de la Atención Médica, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), señala que el síndrome isquémico agudo, que produce el infarto, se asocia con tabaquismo, niveles altos de colesterol, herencia, obesidad, sedentarismo e hipertensión. México tiene el índice de mortalidad más elevada entre los países miembros de este organismo. La cifra es superior al 9% reportado por otros países de la OCDE.

Se estima que para 2030 más de 23 millones de personas tendrán algún padecimiento cardiovascular y por lo menos 80% de esos decesos ocurrirán en países con ingresos bajos o medios, donde los recursos financieros y humanos son limitados para ocuparse de ello.

De hecho, las enfermedades cardiovasculares –que dañan los vasos sanguíneos que irrigan el corazón y llevan la sangre al cerebro‒ son la primera causa de muerte entre las mujeres en México por encima del cáncer de mama. Las cifras del Inegi  muestran que de 2013 a 2015  hubo 53% de aumento frente al 2% de fallecimientos por cáncer de mama, algo que años atrás era impensable.

 “Si la mortalidad va en ascenso, ¿qué estamos haciendo mal?”, se pregunta Ruiz Gastélum y responde: “Falta el empoderamiento de la mujer que es sobreprotectora: cuida al esposo, a los hijos, a los parientes, y sólo al final se atiende, además de que no hay una atención médica adecuada para el corazón de la mujer. En México mueren cada año 100,247 mujeres por este mal. En Estados Unidos, la enfermedad cardiovascular también es el asesino más importante (401,000 decesos al año) e igualmente es la principal causa de muerte en todos los países europeos, de acuerdo con cifras de organismos internacionales”, esgrime Ruiz Gastélum. (INSERTAR GRÁFICA Defunciones de mujeres, INEGI)

La también coordinadora de la Clínica de Corazón Sano, ISSSTESON, en Hermosillo, explica que el padecimiento más frecuente es la cardiopatía isquémica, causada por la aterosclerosis. En este evento se forma una placa con colesterol dentro de las arterias que impide pasar el oxígeno hacia el corazón. Con el tiempo, esta placa se inflama y se forma un coágulo responsable del 90% de los infartos. La aterosclerosis puede causar también derrames o embolias e incluso la muerte, asociada a los factores de riesgo que tienen un comportamiento distinto en la mujer.

Un doble riesgo

La madrugada en que Susana Gómez, de 42 años de edad, despertó con un intenso dolor en el brazo derecho, estaba a punto de convertirse en su peor pesadilla: “Sentía que todo el brazo, desde el hombro hasta los dedos, me iba a explotar”, explica. Ella presentaba todos los síntomas para sufrir un infarto, ya que fumaba dos cajetillas de cigarros al día, comía sin medida y tenía un antecedente familiar: su madre había muerto de un ataque al corazón; pero por la mente de Susana nunca pasó que podría tratarse del último día de su vida.

La agente de la policía federal María José Camacho de 50 años, tampoco sospechó el diagnóstico final que le dio el médico después de atenderla. Fue llevada de emergencia por sus compañeros cuando en plena oficina, un fuerte dolor en el pecho y brazos le sorprendió, le faltaba el aire y no podía respirar, se le pusieron los labios morados y sus colegas le dieron unas aspirinas para calmar un dolor que nunca cesó. A María José no le hacían caso en los hospitales, porque los médicos no están acostumbrados a tratar a mujeres infartadas.

“Ellas no se infartan igual que los hombres. Tienen otros síntomas, que incluso pocos colegas reconocen. Por eso, ante un ataque al corazón se mueren más”, afirma la cardióloga.

¿Cosa de hombres?

A diferencia del infarto en los varones, las mujeres no sufren el típico dolor en el pecho, tampoco se quejan de opresión, ahogo, respiración cortada, sudoración fría, fatiga, mareos, náuseas, dolor en el cuello, espalda y mandíbula,

“Varias de estas manifestaciones coinciden con la menopausia, y los médicos no prestan atención a las mujeres quienes esperan más tiempo y no reciben el tratamiento oportuno”, sostiene la experta del ANCAM.

Susana y María José tuvieron un infarto al miocardio y les colocaron un bypass coronario que les salvó la vida. Ambas tuvieron suerte, a diferencia de las cinco mujeres que diariamente mueren en el país por esta causa.

“En México 30% de los infartos al corazón ocurre en mujeres y 70% en hombres. Ellas se mueren dos veces más que ellos. Históricamente, los padecimientos del corazón fueron sólo para los hombres, según datos de las diferentes encuestas nacionales de salud de INEGI.  A las mujeres se les relacionaba con el cáncer de mama o tumores en el aparato reproductor”, explica la entrevistada.

 En los protocolos internacionales no se incluía a las mujeres, porque se pensaba  que presentaban los mismos factores de riesgo para enfermarse que los varones, pero el estudio cardiovascular Risk Factors for Acute Myocardial infarction un Latin America, The Interheart Latin American Study, efectuado en 2008, probó que se presentan de forma diferente, causan complicaciones e incrementan la mortalidad, indica Ruiz Gastélum.

¿Cuáles son los factores que más dañan a las mujeres? Además de los típicos, que también comparte con el hombre: presión arterial elevada, obesidad abdominal, diabetes mellitus, colesterol y lípidos elevados, síndrome metabólico y  consumo de tabaco, se suman menopausia, anticonceptivos orales, terapia de reemplazo hormonal, depresión, ansiedad, entre otros. La especialista advierte:

“La diabetes duplica el riego de la enfermedad cardiovascular en el hombre, pero lo triplica en la mujer”. Las diabéticas pierden sensibilidad, no tienen dolor en el pecho por lo que al ser trasladadas al hospital resulta difícil reconocer los síntomas para ojos poco entrenados. De igual manera, la obesidad abdominal y la hipertensión incrementan más los riesgos del corazón en las mujeres que en los hombres.

Las mujeres “debutan” con infartos al corazón cuando llegan a la menopausia, entre los 55 y 60 años. Los hombres, en cambio, se infartan 10 años antes. ¿Cuál es la razón? Este desfase se debe a que cuando la mujer está en edad fértil, su corazón se halla resguardado por los estrógenos que protegen las arterias y los vasos sanguíneos. Cuando cesa la función ovárica, en el climaterio, la mujer deja de producirlo y, por lo tanto, el efecto desaparece. Sin embargo, las más jóvenes también pueden sufrir infartos y más de la mitad  están ligados al tabaco.

“La nicotina se metaboliza más rápido, especialmente en aquellas que toman anticonceptivos orales o terapia de reemplazo hormonal, que favorecen la formación de coágulos. Los estudios internacionales demuestran que si una mujer fuma y toma anticonceptivos orales, el riesgo de un infarto sube hasta el 20%, certifica Edith Ruiz.

El riesgo se mide en la cintura

Para el presidente de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México, José Manuel Enciso Muñoz, es un hecho que el riesgo de sufrir un mal del corazón camina de la mano con el aumento en el perímetro de la cintura.

“Si la medida es menor a 80 centímetros para las mujeres e inferior a 94 en los varones, no existe peligro alguno, si las dimensiones sobrepasan estos números, pueden presentarse problemas”, dice.

Para tener una buena salud cardiovascular, según el doctor Enciso, hay que reducir la presión arterial, disminuir la sal, eliminar las bebidas endulzadas, los alimentos chatarra, las grasas saturadas de origen animal como las mantequillas, además de las margarinas, mayonesas, las salsas de tomate (cátsups) y atender los aspectos nutricionales y de ejercicio en las escuelas, porque México encabeza la lista de los países de América Latina con 212.2 kg por persona en el consumo de alimentos procesados que incrementan la obesidad y propician el riesgo cardiovascular, según datos del informe Alimentos y bebidas ultra procesados en América Latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas, presentado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la OMS.

Cambiando vidas

Después de “renacer” tras el infarto, María José y Susana han modificado radicalmente su estilo de vida. La primera lleva una dieta rica en ensaladas y pescado y hace rehabilitación cardiaca tres veces a la semana para aumentar la capacidad de su corazón, mientras que la segunda emprendió un plan alimenticio que le hizo adelgazar 13 kilos, camina una hora diariamente y se ha olvidado para siempre de fumar.

Los expertos entrevistados insisten en que debe ser una prioridad cuidar el corazón con exámenes periódicos de la presión arterial, glucosa, colesterol, triglicéridos y electrocardiogramas, que permiten identificar cualquier riesgo.

 En el caso de las mujeres hay que reforzar los cuidados y más ahora que se conoce esta proclividad a los infartos. Por ello, la doctora Ruiz Gastélum de la ANCAM, invita a las mujeres a que vigilen sus niveles de colesterol y de presión arterial, pues con estos datos sabrán si son o no candidatas a sufrir algún problema del corazón.

“Cerca del 80% de los padecimientos cardiovasculares podrían evitarse si se reduce el peso, la hipertensión y el colesterol”, dice por último la especialista.

Polipíldora para segundos infartos

Esta cápsula, disponible en México, Europa y Estados Unidos, contiene tres de los componentes que deben ingerir los enfermos que han sufrido infartos. Combina en una sola toma diaria un inhibidor de la enzima de conversión de la angiotensina, una estatina y una aspirina, protectores vasculares que antes el paciente tomaba por separado. Deberá ser prescrita para hombres y mujeres que ya han tenido infartos, explica el cardiólogo Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III, de Madrid, España. De acuerdo con las sociedades médicas y la Organización Mundial de la Salud (OMS), estos tres componentes deberían administrarse a los pacientes infartados para que, sumados a unos hábitos saludables, se constituyan en la mejor estrategia de prevención secundaria cardiovascular. Fuster dice que así se reducirá la mortandad por eventos cardiovasculares hasta en un 50%.

Menos muertes por infartos

Cardiólogos de 12 asociaciones mexicanas demandaron acciones enérgicas por parte del gobierno federal para frenar muertes por infartos ligadas al consumo de alimentos y bebidas, implementando un aumento del 20%  al IEPS de bebidas azucaradas. Mejorar la disponibilidad de agua gratuita para beber en escuelas, espacios deportivos, estadios, parques, etc., y hacerla obligatoria en restaurantes y expendios de alimentos.

Mujer ideal

  • Colesterol total: 200 mg/dl sin fármacos.
  • Presión arterial: menor de 120 y menor 80 mm Hg sin fármacos.
  • Glucosa en ayuno menor 100 mg/dl.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Abandonar el tabaco.
  • Animar a sus hijos a ser más activos.
  • Practicar ejercicio 150 minutos a la semana.
  • Realizar un perfil de lípidos con proteína C reactiva ultrasensible, y un electrocardiograma anual.
  • Consumir diariamente cinco raciones de frutas y verduras, y
  • de preferencia pescado.
  • Reducir el consumo de azúcar y sal.
  • Evitar comer queso, leche y carnes rojas.
  • Consumir un litro de aceite de oliva a la semana.
  • Comer 30 gramos de cacahuates y almendras, y 400 gramos de granos al día.
  • Tomar diariamente dos a cuatro gramos de aceites Omega 3.

Fuente: Ruiz Gastélum, Asociación Nacional de Cardiólogos de México.

Código infarto

Esta aplicación fue desarrollada por diferentes sociedades de cardiología y nos indica cómo identificar los síntomas de un infarto para contactar la institución más cercana. Tiene registrados 248 hospitales y 100 cardiólogos certificados en México. También dispone de un módulo para que el paciente registre sus datos clínicos y personales en caso de emergencia. Está disponible en la App Store de iOS y en la Play Store de Android de forma gratuita.

TeleInfarto, primero en su tipo en América Latina

Permite a hospitales y clínicas en cualquier parte de México y de América Latina tener acceso inmediato vía telemedicina a médicos del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, para recibir asesoría en el diagnóstico y tratamiento de infartos. La información es procesada desde los Centros de Respuesta Inmediata de Alentha en México y los Estados Unidos. El servicio realiza transmisión de imágenes en alta definición utilizando el menor ancho de banda.

Defunciones de mujeres. Causas de mortalidad, 2013

Principales causas                                                              Total        275 207

Enfermedades del corazón                                                           55 079

Enfermedades isquémicas del corazón                                          34 963

Diabetes mellitus                                                                                   46 050

Tumores malignos                                                                   38 345

De mama                                                                          5 548

De cuello del útero                                                                    3 880

De hígado y las vías biliares intrahepáticas                                  3 164

Enfermedades cerebrovasculares                                              16 948

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica                     9 647

Enfermedades del hígado                                                         9 404

Enfermedad alcohólica del hígado                                               1 181

Accidentes                                                                                              8 484

De tráfico de vehículos de motor                                                 3 209

Influenza y neumonía                                                                                                                                                                         7 816

Ciertas afecciones originadas en el periodo perinatal                                                                                                               5 482

Dificultad respiratoria del recién nacido y otros trastornos respiratorios originados en el periodo perinatal        2 440

Insuficiencia renal                                                                                                                                                                 5 305

Malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas                                                                         4 364

Desnutrición y otras deficiencias alimentarias                                                                                                                            4 269

Agresiones                                                                                                                                                                                         2 647

Septicemia                                                                                                                                                                                         2 516

Bronquitis crónica y no especificada, enfisema y asma                                                                                                 2 368

Anemias                                                                                                                                                                              1 933

Enfermedades infecciosas intestinales                                                                                                                                     1 842

Úlceras gástrica y duodenal                                                                                                                                                   1 158

Lesiones autoinfligidas                                                                                                                              1 111

Íleo paralítico y obstrucción intestinal sin hernia                                                                                                          1 082

Síntomas y hallazgos anormales clínicos y de laboratorio, no clasificados en otra parte                        5 360

Las demás causas                                                                                                                                                               43 997

Fuente: INEGI. Estadísticas de Mortalidad