sábado , diciembre 14 2019

Te puede interesar

pxhere.com/9/dic/2019

Los mexicanos: ¿corruptos por naturaleza?

Reportaje especial: ¿Hacia dónde va Morena?

¿Cómo negociamos con Donald Trump?

El drama de los migrantes

Syrian migrants

Por Pedro C. Baca

  • Sangriento escenario por los feroces enfrentamientos entre cuatro frentes irreconciliables, Siria ha provocado una enorme ola migratoria que está llegando a Europa occidental y ha generado la más grave emergencia humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial.

Pasará mucho tiempo antes de que se diluya el impacto de la imagen del niño sirio Aylan Kurdi, tirado boca abajo en una playa, luego de perecer ahogado mientras intentaba junto con su familia llegar a la Unión Europea en busca de refugio. La dramática escena no ha sido la primera ni la única que involucra a millones de migrantes dispuestos a todo, literalmente, con tal de escapar del infierno cotidiano en que han convertido sus lugares de origen. Sin embargo, fue la que obligó a la comunidad internacional a encarar “la más grave emergencia humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial” según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

“El arribo masivo a costas europeas (ver NUEVOS REFUGIADOS) acapara la atención de la prensa, pero es necesario dirigir la mirada hasta Medio Oriente y el Norte de África para comenzar a comprenderla”, sugiere la internacionalista Arlene Ramírez Uresti, especialista en asuntos relacionados con terrorismo: “La gente está huyendo tanto de los regímenes extremistas, como de los grupos radicales que se disputan el control de aquella zona del mundo”, dice.

El flujo migratorio no encuentra cauce porque mientras países como Irak, Egipto, Libia y Siria sobreviven con un estado de derecho resquebrajado y poco pueden hacer para retener a quienes se van, Europa tiene dificultades para recibirlos, por una parte por la carga económica que representan, pero también por el temor de que entre los recién llegados haya  elementos de grupos terroristas cuya verdadera misión será reclutar activistas entre la población europea.

La situación no es nueva, pero adquirió tintes de crisis por la incontenible ola de desplazados provenientes de Siria. La ACNUR calcula que son más de cuatro millones de personas. “La comunidad internacional pudo evadir el problema mientras involucró solamente a los países vecinos a las zonas de conflicto (ver DIÁSPORA SIRIA), pero el panorama cambió cuando los migrantes se empeñaron en instalarse en Europa”, opina el internacionalista Tomás Milton Muñoz Bravo, académico del Centro de Relaciones Internacionales de la UNAM.

ESTABILIDAD DESTRUIDA

A pesar de que Medio Oriente es considerada una de las zonas más conflictivas del mundo, Siria se mantuvo en calma debido a que su régimen autoritario, encabezado por Hafez al Assad (1971-2000) y, a partir de su fallecimiento, por su hijo Bashar, tuvo la suficiente fuerza para sofocar a la disidencia.

Siria es un histórico crisol de religiones. En un país de 22.5 millones de habitantes, con una mayoría sunita (74%), dos grandes minorías alauita y cristiana (ambas un 10% de la población) y otras comunidades aún más pequeñas como la kurda (ubicada al noreste del territorio sirio), la unidad nacional nunca ha sido un objetivo sencillo. Para Muñoz Bravo, la mano de hierro de los Assad no pudo impedir el crecimiento del movimiento separatista kurdo financiado por su correspondiente facción que opera en el vecino Irak.

El anhelo de autonomía de los kurdos su nación formaba parte del imperio otomano, pero jamás atendidas. Menos importó que en la tercera década del siglo pasado su territorio fuera repartido entre Turquía, Siria, Irak y Persia (actual Irán). La única salida que les ha quedado es la resistencia armada en cada uno de esos países.

En cuanto a Siria, las cosas se complicaron más por la apertura de otros frentes de batalla, uno constituido por las temibles huestes del Estado Islámico (ver La nueva guerra de Irak, Contenido, Agosto 2014) empeñado en forjar un estado teocrático que abarque el mayor territorio posible, y el otro formado por los opositores a Bashar al Assad, quienes luchan por derrocarlo para instaurar la democracia. Este bloque opositor La oposición está conformado por líderes exiliados, grupos clandestinos en el interior del país, izquierdistas, secularistas, islamistas y nacionalistas.

Muñoz Bravo repara en que la respuesta del régimen a sus enemigos ha sido cruenta, al grado de incluir ataques con armas químicas, cuyo uso está prohibido por tratados internacionales, sin importarle los daños a la población civil que ha quedado atrapada entre cuatro fuegos.

IMAGEN EQUIVOCADA

Un sector importante de la prensa internacional presenta a Bashar como un “nuevo Saddam Hussein”, el sanguinario ex dictador de Irak que acabó ejecutado. ¿Por qué no se le ha dado el mismo trato? Los internacionalistas coinciden en que en algún momento la comunidad internacional vio en el jerarca sirio a un reformador, tanto por su preparación académica europea como por el carácter moderado y abierto al cambio que mostró mientras fue el heredero de su padre, así que lo dejó trabajar.

Con 15 años en el poder legitimados por tres referéndum en los que la oposición no ha tenido voz, Bashar preservó el carácter autoritario del régimen y más que conciliar a las naciones que habitan en su territorio, marginó a las minorías étnicas y religiosas de los beneficios del desarrollo económico logrado durante la primera década de este siglo.

En distintas ocasiones, el jerarca -actualmente de 50 años- ha justificado su manera de gobernar con el argumento de que no existía otra manera de conservar la integridad del país. Por su parte, la comunidad internacional dio prioridad al conflicto palestino-israelí y al combate de grupos extremistas en Irak y Afganistán.

OPORTUNIDAD DESPERDICIADA

Un momento crucial se presentó a principios de 2010, con la llamada “Primavera árabe”, un movimiento pacífico impulsado principalmente por jóvenes estudiantes, mujeres y trabajadores para transformar tanto a los gobiernos, como a las sociedades del norte de África y Medio Oriente. Su determinación ocasionó la caída de los regímenes dictatoriales de Libia, Túnez y Egipto, pero no alcanzó para sustituirlos por un orden democrático”, lamenta Ramírez Uresti, para quien lo más grave de aquel fracaso fue la desestabilización de países como Marruecos, Jordania y Siria. Los dos primeros impulsaron reformas para adaptarse a los nuevos tiempos, el tercero canceló la tímida apertura que había impulsando.

A pesar del costo de esa decisión y de enfrentar enemigos entres frentes, Bashar Al Assad ha retenido el poder, ¿qué factores se lo han permitido? Ramírez Uresti cree que el gobernante ha sabido aprovechar el escaso interés de la comunidad internacional en lo que ocurre en Siria, atribuible a que el país no posee algún recurso natural que ambicionen las potencias.

Estados Unidos no quiere involucrarse directamente en una guerra como la de Irak y se ha conformado por financiar a la oposición política. Su falta de estrategia quedó en evidencia hace unos días cuando la Casa Blanca canceló la partida de 500 millones de dólares para entrenar a milicianos sirios. Al referirse a la medida, el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter compartió su insatisfacción con los primeros resultados.

“Una posición más activa ha tomado el gobierno ruso, cuyos vínculos con el gobierno sirio pasan por una redituable sociedad económica que incluyen un contrato para venderle armas por 2,500 millones de dólares”, apunta Muñoz Bravo, quien atribuye a esos intereses económicos como a la posición estratégica que la garantiza el socio árabe, la ofensiva desatada por el ejército de la potencia europea para atacar posiciones estratégicas del auto denominado Estado Islámico y destruir instalaciones de los milicianos patrocinados por Estados Unidos. “Rusia no está dispuesta a perder el acceso al Mediterráneo que le ofrece Siria”, reitera el académico.

Las acciones de Moscú combinadas con la pasividad estadounidense representan aire fresco para el régimen de Damasco, pero no por mucho tiempo porque, de consumarse una victoria republicana en las elecciones presidenciales norteamericanas del próximo año, seguramente la superpotencia retomará la beligerancia que la caracterizó durante la administración de George W. Bush (2001-2009).

¿Existe una solución práctica para el conflicto sirio? La internacionalista Ramírez se inclina por la formación de un gobierno tutelado por la ONU que estaría apoyado por una fuerza multinacional de paz. Una solución similar se aplicó exitosamente en Kosovo, así que no es descabellado plantearla, pero no hay quien la patrocine, además de que Rusia y China la rechazan porque consideran necesario mantener en el poder a Bashar al Assad.

COSTOSO HOSPEDAJE

La crisis migratoria ocasionada por el conflicto sirio, adquiere mayor relevancia por los costos que ha implicado para los países receptores, los que deben cargar con 70% de los gastos de sus huéspedes, el resto lo solventan organismos internacionales. Para la Unión Europea esta nueva carga fiscal representa un verdadero problema por la mala situación económica de la mayoría de sus economías. Recientemente aprobó una partida de 500 millones de dólares para atender la crisis, pero la medida fue cuestionada por algunos miembros que dan por perdido ese dinero porque consideran que los migrantes retornarán a sus lugares de origen y no retribuirán nada al país que los hospeda.

Este dilema palidece ante el que enfrentan los países vecinos de Siria, los que han recibido a la mayor cantidad de refugiados. Por ejemplo, Turquía ha destinado 6,000 millones de dólares en el último cuatrienio para la manutención de casi dos millones de recién llegados. Sin embargo, se trata de una economía emergente que puede verse en aprietos para mantener en condiciones dignas a las decenas de campos que han proliferado en su territorio.

  • REPÚBLICA ÁRABE SIRIA

Área: 185,180 kilómetros cuadrados

Fronteras: Turquía, Líbano, Irak, Jordania e Israel

Población: 22.5 millones

Religión predominante: musulmana sunita

PIB Per Cápita: 5,100 dólares estadounidenses

Desempleo: 33%

Inflación: 34%

Fuente: The World Fact Book-CIA

  • NUEVOS REFUGIADOS

+515,00 migrantes han cruzado el Mediterráneo en 2015: unos 383,000 desembarcaron en Grecia, 129,000 en Italia, 2,338 llegaron a España y 99 a costas de Malta.

+Casi 300,000 recibirán refugio en alguno de los 28 estados miembros de la Unión Europea (UE).

+Unos 200,000 (40% del total) serán repatriados por ser “inelegibles” para recibir asilo.

+2,980 migrantes murieron este año durante la travesía a Europa

+En cuanto al origen de los recién llegados 54% son sirios, 13% afganos, 7% eritreos, 3% nigerianos y 20% de otras nacionalidades

+500 millones de dólares destinará la UE para atender la crisis.

+281,446 sirios han solicitado formalmente asilo en la UE.

+170,000 refugiados han encontrado un nuevo hogar en suelo europeo, Alemania acogió 99,000 y Suecia a 65,000.

+El ACNUR calcula que se necesitan 1,342 millones de dólares para cubrir alimentación y cobijo de los desplazados, pero solo se cuenta con 547 millones (40.8%).

  • DRAMA IGNORADO

Mientras la comunidad internacional se muestra indignada por la emergencia humanitaria en el Mediterráneo, guarda silencio ante el drama de 200,000 dominicanos de ascendencia haitiana que se han convertido en apátridas -y dejaron de existir legalmente- por decisión de sus autoridades.

Antes de 2013, la constitución dominicana otorgaba la nacionalidad a todos los nacidos en su territorio, pero luego fue modificada para desconocer a los descendientes de migrantes ilegales. La disposición ha desatado brotes xenófobos, sobre todo en comunidades rurales, de las que han sido expulsadas unas 63,000 personas.

Los desplazados han cruzado la frontera que República Dominicana comparte con Haití para instalarse en algún campamento improvisado. Ahí carecen de infraestructura sanitaria, empleo y certidumbre sobre su futuro, pero lo que más les mortifica es el constante asedio de grupos criminales que merodean en la zona.

  • PANORAMA GLOBAL

El número de personas desplazadas por la guerra alcanzó nuevo récord en 2014 (59.5 millones), casi 60% más que nueve años atrás (37.5 millones).

+Si este grupo de personas formaran un país, éste sería el vigésimo cuarto más poblado del mundo.

+Diariamente 42,500 personas abandonan sus casas para buscar protección en otro lugar, dentro de las fronteras de su país o en otros países.

+De los 59.5 millones de personas desplazadas forzadamente hasta el 31 de diciembre de 2014, 19.5 millones eran refugiados, 38.2 millones desplazados internos y 1.8 millones solicitantes de asilo.

+Los países que más generaron refugiados en 2014 fueron Siria (3.88 millones); Afganistán (2.59 millones) y Somalia (1.1 millones).

+Las regiones en desarrollo acogen al 86% de los refugiados del mundo: 16.77 millones de personas, la cifra más elevada desde hace más de dos décadas.

+Líbano acoge al mayor número de refugiados en correspondencia a su población nacional (232 por cada 1,000 habitantes).

+Los principales países de acogida, en el periodo citado, fueron:

Turquía:         1.59 millones (11%);

Pakistán:       1.51 millones (10.5);

Líbano:          1.15 millones (8%);

Irán:                982,000 (6.8%);

Etiopía:          659,500 (6.8%);

Jordania:       654,100 (4.5%).

Fuente: Mundo en guerra, ACNUR Tendencias globales/Desplazamiento forzado 2014.

  • ÉXODOS FORZADOS

En distintas partes del mundo tienen lugar cruentos conflictos que ahuyentan a miles de personas de su lugar de origen a miles de personas.

  • OCCIDENTE DE SUDÁN

(África)

Motivo: disputas religiosas (musulmanes contra cristianos y animistas).

EL SALVADOR, HONDURAS Y GUATEMALA

(Centroamérica)

Motivo: Violencia desatada por pandillas

YEMEN

(Asia)

Motivo: Enfrentamientos entre rebeldes y fuerzas oficiales apoyadas por Arabia Saudita.

COLOMBIA

(Sudamérica)

Motivo: combates entre fuerzas gubernamentales y guerrillas vinculadas al narcotráfico.

  • ¿REFUGIADOS O MIGRANTES?

Los dos términos tienen significados diferentes y no se les debe confundir por sus implicaciones jurídicas y humanitarias.

Los refugiados son personas que huyen de conflictos armados o persecución. Con frecuencia, su situación es tan peligrosa e intolerable que deben cruzar fronteras internacionales para buscar seguridad en los países cercanos y, entonces, convertirse en “refugiados” reconocidos internacionalmente, con acceso a la asistencia de los Estados, el ACNUR y otras organizaciones. Para estas personas, la denegación del asilo tiene potencialmente consecuencias mortales.

El derecho internacional se ocupa de los refugiados a través de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967, entre otras disposiciones. Su protección tiene muchos ángulos y comienza con no devolverlos a los peligros de los cuales han huido; el acceso a procedimientos de asilo justos y eficientes; y medidas que garanticen el respeto a sus derechos humanos básicos, les permitan vivir en condiciones dignas y seguras, y los ayuden a encontrar una solución a más largo plazo.

Los migrantes eligen trasladarse no a causa de una amenaza directa de persecución o muerte, sino principalmente para mejorar su vida al encontrar trabajo o educación, por reunificación familiar, o por otras razones. A diferencia de los refugiados, quienes no pueden volver a su país, los migrantes continúan recibiendo la protección de su gobierno.

Los países tratan a los migrantes de conformidad con su propia legislación y procedimientos en materia de inmigración, mientras tratan a los refugiados aplicando normas sobre el asilo y la protección de los refugiados, que están definidas tanto en su legislación nacional, como en el derecho internacional.

Fuente: ACNUR