Te puede interesar

La Tuta condenado a 55 años de prisión

La Libra de Facebook se une al mundo de las criptomonedas

Estudio sugiere que saltarse el desayuno está en los genes

Serendipitia, el desafío de la probabilidad

serendipity

En el idioma español tendemos a adjetivar, verbalizar e incorporar una gran cantidad de términos, algunos provenientes de otras lenguas, en el nuestro cada día. Tal es el caso del concepto serendipity.

Serendipity o ‘serendipia‘, hace referencia a ese hallazgo que desafía la ley de probabilidades para convertirse en un evento casi imposible.

La idea se atribuye al escritor inglés Horace Walpole que en 1754 le escribió una carta a su primo contándole la leyenda de los Tres príncipes de Serendip (hoy Sri Lanka) que recorrían su reino haciendo descubrimientos inesperados gracias a su buena fortuna y agudeza. Al concepto le dio su forma actual el sociólogo Robert K. Merton que descubrió, casualmente, el escrito mientras investigaba otra cosa y produjo el primer caso de serendipity como tal.

Para entenderlo mejor aquí te contamos cuatro caos o “serendipias”, que aunque no las creas sucedieron.

  1. El extraño caso de los gemelos finlandeses

El 5 de marzo de 2002 dos hermanos gemelos idénticos de 72 años murieron en dos accidentes diferentes en la misma carretera con solo unas horas de diferencia. El primero murió atropellado por un camión cuando conducía su bicicleta en Raahe, un pueblo 600 kilómetros al norte de la capital, Helsinki. Dos horas más tarde, su hermano murió atropellado por otro camión, en un punto a 1,5 kilómetros del primero cuando cruzaba la misma carretera con su bicicleta.

Por qué resulta extraordinario: “Es una coincidencia histórica. La carretera tiene tráfico pero no tienen lugar accidentes cada día”, señaló el jefe de policía, que dudaba mucho de que el segundo fallecido hubiera podido enterarse de la muerte de su hermano.

  1. La novela que anticipó el hundimiento del Titanic… 14 años antes

En 1898, el escritor Morgan Robertson publicó su novela The Wreck of the Titan or Futility, en la que narra el hundimiento de un “transatlántico insumergible” llamado… Titán. La portada de aquel libro podría haber servido perfectamente para el storyboard del ‘Titanic’ de James Cameron, pero no: aún quedaban 14 años para que zarpara el verdadero RMS Titanic.

Por qué resulta extraordinario: Si la coincidencia en el nombre y en el tamaño (270 metros) pueden ser casuales, la ubicación del choque de ambos gigantes con un iceberg es simplemente asombrosa: el imaginario Titán chocó a 400 millas de Newfounland a 22,5 nudos, mientras el Titanic chocó a 400 millas de Newfoundland a 25 nudos.

Titanic

  1. La desdichada suerte de los hermanos Ebbin

En julio de 1975 un joven de 17 años, Erskine Lawrence Ebbin, murió atropellado por un taxi cuando conducía un ciclomotor en una calle de Hamilton, la capital de Bermudas. La situación no era nueva para el taxista: exactamente un año antes el hermano mayor de Erskine, Neville y también de 17 años, murió  atropellado en la misma calle por un taxi mientras conducía un ciclomotor.

Por qué resulta extraordinario: El taxi estaba conducido por el mismo taxista…y llevaba al mismo pasajero. Los accidentes sucedieron con apenas 50 minutos de diferencia del mismo día (21 de julio) de 1974 y 1975.

  1. La chica desaparecida que apareció en la foto de “Tu familia te busca”

Liza Dick desapareció de su hogar al poco de separarse sus padres. Diez años después, su padre, Michael Dick, movió Londres con Manchester en su intento de reencontrarse con su hija. Como parte de la campaña decidió acudir al periódico local, Suffolk Free Press, y tomarse una foto con sus otras hijas, en un intento de despertar en Liza la nostalgia del hogar.

Por qué resulta extraordinario: En la foto publicada en el periódico no solo salía la hija, Liza, sino también la madre y exmujer de Michael. En total, la familia completa, en dos planos distintos: los buscadores y las buscadas. Liza se sorprendió tanto al ver la foto de su padre y sus hermanas en el diario local que accedió a reunirse con su éste.

¿Casualidad o destino? Lo dejamos a tu consideración ¿conoces algún caso o te ha pasado algo así?