Ya viene el 14 de febrero sabes ¿por qué damos regalos?

Ya viene el 14 de febrero sabes ¿por qué damos regalos?

Chocolates-y-rosas-para-regalar-el-14-de-febrero-

  • Este día, y la acción de regalar, podría tener un significado más egoísta de lo que imaginas

Se conoce con diferentes nombres: “Día de los enamorados” o “del amor y la amistad”. Y aunque en esencia tiene el objetivo de celebrar al amor, San Valentín es esperado por muchos con el único anhelo de recibir y dar un regalo, pero, ¿por qué?

Este día, y la acción de regalar, podría tener un significado más egoísta de lo que imaginas. Y no tiene que ver con el dinero.

Un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences señala que, efectivamente, el cerebro activa ciertas áreas de bienestar cuando se realiza un regalo; y los beneficios cerebrales son mayores cuando se da que cuando se recibe.

Históricamente muchos piensan que San Valentín se celebra desde hace poco y que surgió por el interés de los grandes centros comerciales, pero su origen se remonta a la época del Imperio Romano.

Durante el siglo III un gobernante romano, decidió impedir a jóvenes contraer nupcias, el Frayle Valentín, cuyo onomástico es el 14 de Febrero, consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí se ha popularizado que San Valentín sea el patrón de los enamorados).

Sin embargo, dar un regalo de San Valentín no debe ser sinónimo de gasto. Aquí te damos algunos tips, para quedar bien con tu pareja y disfrutar del placer que origina obsequiar. Con información de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.

1. Investiga los productos antes de comprarlos. No realices compras por impulso, no te vayas por la primera opción que veas, compara precios.

2. Compra pensando en las necesidades de tu pareja. No compres por comprar y recuerda lo que le gusta a tu pareja. El costo del regalo no implica que el amor sea mayor.

3. Revisa el producto. La emoción o hasta las prisas por adquirir algo pueden hacer que caigas en promociones engañosas.

Sin embargo, la mayoría aprecia más un regalo si lo ha pedido explícitamente que si se trata de una sorpresa o de algo que no desea. El secreto de hacer buenos regalos consiste en dar lo que se quiere», afirma Nicholas Epley, profesor en la Universidad de Chicago para el Wall Street Journal.