Te puede interesar

AMLO pide a congreso de EU ratifificar el T-MEC

Mujeres astronautas hacen por primera vez caminata espacial juntas

Drag: el arte de transformarte en alguien más

¿Duermes la siesta? Los científicos dicen que es necesaria para el aprendizaje

Los-beneficios-de-dormir-la-siesta-segun-la-nasa-2

  • Además de las evidentes ventajas de dormir el tiempo realmente necesario

¿Cuántas veces te has quedado dormido en la escuela o el trabajo? Contrario a lo que tu maestro o jefe pueda pensar, permitirse tomar pequeñas siestas es fundamental para diferentes procesos cognitivos. Una mala noche de sueño puede privarte de la lucidez necesaria para rendir en el estudio y el trabajo, por lo tanto debes tener algunas estrategias para sobrellevar el día luego de una noche sin dormir.

Además de las evidentes ventajas de dormir el tiempo realmente necesario, dormir la siesta presenta ventajas adicionales. Recientemente los científicos lograron relacionar positivamente el hábito innato de dormir pequeñas siestas con la mejora en los procesos de aprendizaje en bebés de hasta 12 meses de edad.

“Quienes duermen después de aprender aprenden bien y quienes no, no aprenden”

Un estudio a cargo de Jane Herbert, de la Universidad de Sheffield, analizó a 216 bebés de hasta 12 meses de edad y observó que, en general, eran incapaces de recordar y repetir determinadas habilidades si no habían dormido al menos un poco luego de adquirirlas por primera vez.

Es decir que, en los bebés, el momento de sueño parece ser el momento en que fija sus conocimientos adquiridos. Gracias a esta observación los científicos indican que el mejor momento para enseñar nuevas habilidades a los bebés es justo antes de dormir una siesta. Además, resaltaron la importancia de que los adultos lean a los bebés antes de la hora de dormir a la noche.

Entre los seis y los doce meses de edad, los bebés deben adquirir gran cantidad habilidades motoras, motrices, comunicacionales y lingüísticas que requieren que el niño o niña tenga el tiempo necesario para procesar e interiorizar tantos conocimientos nuevos.

Las horas de sueño, durante la noche, son fundamentales. Ahora bien, los científicos han descubierto que las siestas durante el día pueden ser incluso más importantes. En promedio, según el estudio de Herbert, 1,5 tareas enseñadas pudieron ser repetidas por el bebé luego de una siesta relativamente extensa. Mientras que ninguna tarea pudo ser repetida luego de una siesta insuficiente, de pocos minutos.

Jane Herbert dijo a la BBC que aquellos bebés que duermen luego de aprender una nueva habilidad aprenden bien, mientras que aquellos que no lo hacen, no aprenden. Según Herbert este estudio sugiere que la flexibilidad en cuanto a los momentos de sueño que se le permite a los bebés puede ser muy beneficiosa para que alcancen mejores niveles de desarrollo. Sin embargo la investigadora advierte que no pretende decir a los padres qué es lo que deben decidir sobre sus hijos.

Este tipo de hallazgos son muy importantes para la pediatría y la medicina en general. Cada vez más, los científicos advierten sobre la importancia de dormir la cantidad suficiente de horas y en los momentos adecuados. Además, presentan evidencia sobre los potenciales beneficios de dormir en determinados momentos como en la oficina o en pequeños recreos de la escuela.