Te puede interesar

Contenido contó toda la historia de ‘La Luz del Mundo’

Parlamento Europeo reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela

Descanse en paz el actor Rogelio Guerra

Estas son las mentiras más comunes que dice la comida rápida

¿De verdad siempre lucen como en sus fotos?
¿De verdad siempre lucen como en sus fotos?
  • Las mentiras están por todos lados, incluso en el menú de la comida rápida. 

La publicidad de comida rápida casi siempre nos muestra unos productos que poco tienen que ver con la realidad de la comida que podemos comer en los restaurantes de este tipo de cadenas. En este caso queremos analizar algunas de esas mentiras que aún pese a ser evidentes, se repiten una y otra vez como si fuesen una realidad paralela en la TV.

4 El tamaño del menú

Siempre es más pequeño. O al menos eso es lo que vemos en comparación con los anuncios. Una hamburguesa que apenas cabe en la mano en la TV y que cuando la pedimos aún nos sobran dedos para agarrarla. Lo mismo ocurre en el caso de las patatas y refrescos con los que la solemos acompañar.

3 La presentación del producto

En la TV siempre aparece muy vistosa, con unos colores que nos recuerdan a productos naturales y con un pan exquisito. Cuando llegamos al restaurante, ya sea una hamburguesa, un perrito, un bocata o una fajita, el aspecto poco tiene que ver con el de la publicidad.

2 Los ingredientes del producto

Cuando nos dicen doble de bacon o de queso, deben querer decir que tiene solamente ese ingrediente para que al gusto se note. En muchos casos, las cantidades son realmente insignificantes y no queremos ni imaginarnos lo que significará una ración simple de éste.

1 El precio del producto

Aunque las ofertas son muy comunes en la publicidad de la comida rápida hay que tener cuidado con las tretas de muchos menús. El tamaño, si no se indica, puede sumar dinero en la cuenta; al igual que los complementos en oferta que se limitan a una o dos unidades por cada menú que se compra.

Se trata en todo caso de factores con los que nos hemos acostumbrado a lidiar, y a nadie parece resultarle extraño que ocurran en el día a día.

De hecho, apenas existen protestas por ello, y los consumidores simplemente optamos por aceptar que lo que vemos en el anuncio, está muy alejado de la realidad y no se trata nunca de propuestas similares a las que hacemos en casa.

Fuente: El Gran Chef