Te puede interesar

Contenido contó toda la historia de ‘La Luz del Mundo’

Señales de que algo no anda bien con tu perrito

Terapia con animales ¿qué es y para qué sirve?

Septiembre: mes de superluna

  • Conoce todo lo que debes saber acerca de la superluna

Por Raúl Mújica * 

Este año tendremos tres de las llamadas superlunas. Dos de ellas ocurrieron el 12 de julio y el 10 de agosto, mientras que la tercera sucederá el próximo 9 de septiembre. Este fenómeno genera bastante expectación, principalmente por el nombre, y causa bastante revuelo en los medios de comunicación. Afortunadamente para nosotros los astrónomos, motiva a la gente a mirar la bóveda celeste.

Aunque la superluna es un fenómeno más o menos frecuente que se repite aproximadamente cada 13 meses, tres seguidas es más raro, aunque sucedió también en el 2013. Durante una superluna, nuestro satélite se percibe 14% más grande y 30% más brillante. ¿Qué genera este fenómeno?

Explicarlo es más o menos sencillo: el tamaño aparente de la luna varía debido a la forma de su trayectoria alrededor de la Tierra. Nuestro satélite sigue una órbita elíptica alrededor de nuestro planeta. En esta trayectoria oval, la Tierra no se encuentra localizada en el centro, sino hacia un lado, en uno de los focos de la elipse.

 

Se acerca y se aleja

Debido entonces a la forma elíptica de la órbita lunar, la distancia Tierra-Luna cambia. Cuando la Luna está más cerca de la Tierra se le llama perigeo, y cuando está más lejos se le llama apogeo. Cuando ocurre la luna llena cerca del perigeo, debido a que está más cerca, se le puede apreciar más grande y por lo tanto más brillante, como un 30%. A esta luna, que los astrónomos llamamos del perigeo, es lo que se conoce como la superluna.

Las superlunas, y más cuando hay tres seguidas, llaman la atención del público y provocan que observe el cielo, sin embargo, es un poco desafortunado el nombre, no sólo porque debería llamarse Luna en el Perigeo, sino porque el prefijo puede generar expectativas incorrectas.

Por ejemplo, una diferencia del 30% en el brillo de la luna llena puede resultar difícil de apreciar con respecto al brillo de cualquier otra luna llena. La diferencia se puede “diluir” fácilmente si hay nubes delgadas esa noche.

Por otro lado, no hay una referencia en el cielo que nos permita comparar el tamaño de la Luna cuando se localiza arriba, sobre nuestras cabezas; no tenemos puntos de referencia que brinden un sentido de la escala. Una luna llena parece tener casi el mismo tamaño que cualquier otra.

Por esta razón es que la mayoría de las imágenes que aparecen en los artículos sobre las superlunas muestran generalmente a la luna cerca del horizonte, cuando tenemos objetos para comparar y donde la luna siempre nos parece más grande, pero es importante remarcar que esto no es debido a la superluna, sino a lo que  llamamos la ilusión de la luna.

Esta ilusión óptica se conoce desde hace cientos de años, pero no hay ninguna teoría que explique completamente por qué vemos la luna más grande en el horizonte. Podemos comprobar que es una ilusión al obtener una foto, en ella veremos la luna de tamaño natural.

Independientemente de las posibles confusiones y efectos ópticos, me parece que debemos aprovechar esta última superluna del 2014, el 9 de septiembre, cuando la fase llena de la Luna ocurra el mismo día del perigeo, para volver a observar la bóveda celeste. Esperemos que haya cielos despejados para que se pueda disfrutar.

* Dr. Raúl Mújica García. Licenciado en Física por la BUAP, maestro y doctor en ciencias por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), donde actualmente es investigador titular B. Recibió el Premio Estatal de Ciencias y el Premio Nacional de Divulgación Científica en 2012. Miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, de la Unión Astronómica Internacional y del Sistema Nacional de Investigadores. (rmujica@inaoep.mx)

La luna siempre ha sido un misterio para el hombre.