viernes , noviembre 15 2019

Te puede interesar

Contenido contó toda la historia de ‘La Luz del Mundo’

Parlamento Europeo reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela

Descanse en paz el actor Rogelio Guerra

El PAN en riesgo de convertirse en una mala réplica de lo peor del PRI

Bravo Mena habló sobre la situación del blanquiazul.
  • Debe redefinir prioridades para volver a ser cauce de inquietudes ciudadanas”, advierte Luis Felipe Bravo Mena, ex dirigente nacional.

Por Pedro C. Baca

En vísperas de cumplir su 75 aniversario el Partido Acción Nacional dista mucho de estar acabado (es la segunda fuerza electoral a nivel federal y ostenta seis gubernaturas) pero enfrenta un momento crítico que le exige replantear su rumbo: acompañar a los ciudadanos en la resolución de sus demandas, o resignarse a servir de simple trampolín para acceder al poder. La encrucijada es puesta en evidencia por Luis Felipe Bravo Mena en su libro Acción Nacional Ayer y Hoy (Grijalbo, 2014), en el que repasa la evolución de ese instituto político, los sucesos que condujeron a su derrota electoral en 2012, y su futuro a mediano plazo.

Militante del PAN desde 1969, el político guanajuatense aclara que su ensayo no pretende ajustar cuentas, sino servir tanto a panistas como a ciudadanos sin militancia, interesados en temas políticos, para saber en dónde se encuentra el instituto político más antiguo de México, además de poner a su consideración las estrategias que a su juicio debe poner en marcha para conservar su influencia en la política nacional, sin perder de vista el objetivo para el que fue formado: lograr el bienestar de los mexicanos, convirtiéndolos en ciudadanos responsables.

 

RECONCILIACIÓN PENDIENTE

-¿Considera que su partido ya asimiló su derrota electoral de 2012?

-Nos tardamos un año en asimilarla, lamentablemente no lo hicimos de la manera más generosa porque se desató una lucha entre diversos liderazgos y grupos por predominar. Por el momento uno de ellos ha triunfado, pero tiene como tarea forjar un proyecto que englobe las inquietudes de todos los militantes, no sólo de sus adeptos.

A mi juicio hace falta un proceso de reconciliación y reencuentro que sane heridas y nos permita ocuparnos del futuro y determinar de qué manera podemos servirle a la sociedad mexicana.

-Se ha comentado que el partido perdió el rumbo al ganar el gobierno. ¿De qué manera se pudo evitar esto?

-Faltó mayor control en la incorporación de nuevos militantes, especialmente en los casos de quienes desde fuera buscaron ser postulados por el partido, y se descuidaron prácticas cotidianas como mantener la identificación de los militantes con la doctrina y los principios del partido. El esfuerzo que implicó aprender a ejercer el poder y el frenesí por obtener más victorias nos hizo perder de vista que muchos afiliados nunca fueron panistas.

 

-¿Cuáles son las fortalezas que Acción Nacional puede aprovechar para construir su futuro?

-A pesar de sus múltiples retos el PAN está vivo y cuenta con una cultura política que le da identidad y que puede estimular a muchos de sus integrantes a rectificar usos, costumbres y prácticas que hoy lastiman a la institución. En su reencuentro con los ciudadanos le ayudarán iniciativas como la de realizar una consulta popular sobre el salario mínimo.

Por otra parte, cuenta con su experiencia en el ejercicio del poder tanto a nivel federal, como estatal y municipal, además de cuadros capaces de proponer y poner en práctica planes, programas y políticas públicas que beneficien a la sociedad.

 

-¿Qué aspectos debe incluir el programa de trabajo partidista para el futuro próximo?

-Propongo tres líneas de acción que abordo ampliamente en mi libro: la primera es fortalecer la institucionalidad, es decir, apuntalar nuestros órganos de gobierno contra caudillismos y grupos de poder. En segundo lugar, retomar causas ciudadanas, así lo hicimos en el pasado para denunciar el autoritarismo y la corrupción. Por último, el instituto político tiene que incorporar liderazgos valiosos, unos se formarán en nuestras filas, otros provendrán de la sociedad. Así ocurrió en décadas pasadas con gente como Francisco Barrio, Manuel Clouthier, Carlos Medina y Ernesto Ruffo y puede ocurrir nuevamente.

-¿Qué panorama enfrenta Acción Nacional para los comicios federales del próximo?

-Tenemos un gran reto porque necesitamos escoger muy bien a nuestros candidatos y esto implica no ceder a la tentación de postular a quienes ofrezcan triunfos que con el tiempo tendrán un altísimo costo en desprestigio y decepción.

¿Quién es Luis Felipe Bravo Mena?

Abogado por la Universidad de Guanajuato. Milita en el PAN desde 1969, ha sido diputado federal (1991-1994) y senador (1994-1999). Presidente de Acción Nacional entre 1999 y 2005, desde ese cargo contribuyó a la primera victoria panista en comicios presidenciales (2000). Candidato a gobernador del estado de México en dos ocasiones, fue embajador de México ante la Santa Sede (2005-2008), y secretario particular del presidente de la República entre 2008 y 2011.