¿Por qué nos gustan las películas de terror?

Los japoneses son considerados los maestros del horror.
  • Descubre que se encuentra detrás de ese peculiar gusto por estas cintas. 

Todos en algún momento de nuestra vida hemos visto una película de terror, mientras que algunos las disfrutan y se entretienen mucho con el género, hay otros que sencillamente las sufren e incluso mencionan la conocida frase “¡En mi vida veré otra peli así!”, cosa que generalmente es una mentira porque tarde o temprano las vuelven a ver ¿De qué depene, porque nos gusta?

La cuestión la responde Jeffrey Goldstein, profesor de psicología social y psicología organizacional de la Universidad de Utrecht en el libro Why We Watch: The Attractions of Violent Entertainment, que sería algo así como Por qué vemos: Las Atracciones del Entretenimiento Violento.

En el mismo, Goldstein explica tautológicamente que la razón por la que los seres humanos acuden a ver películas de terror y/o horror es justamente por el terror en sí mismo. Señala algo que suena bastante obvio: la gente acude a ver películas de terror porque quieren sentir miedo, quieren sentirse asustados y que, de lo contrario, no lo harían dos veces.

Hablar de gustos retorcidos y una simple atracción por la sangre, el gore, el asesinato o el misterio, es demasiado superficial como para encontrar una verdadera respuesta a nuestra pregunta. De hecho, así lo aseguran los expertos, quienes aseguran que más que una atracción, es un deseo: el deseo por satisfacer algunas de nuestras necesidades e instintos más básicos.

El público promedio que acude a ver estas películas son hombres de entre quince y cuarenta y cinco años de edad y según Goldstein, su objetivo cuando van al cine a ver este tipo de películas es sentir el instinto correr por sus cuerpos, algo así como una vuelta al comportamiento primitivo, animal. En este caso, la amenaza y la adrenalina de enfrentar situaciones límite.

Esas situaciones producen ciertos efectos a nivel cerebral y cognitivo que lleva al espectador a transitar emociones de diversa índole, en algunos casos, volviéndose algo muy intenso, que como si de una droga se tratase, quiere volver a experimentar aunque tenga sentimientos encontrados.

¿Ya sabes qué peli de terror vas a ver este fin de semana?

Artículos Relacionados