sábado , diciembre 7 2019

Te puede interesar

Procura no llorar, la historia del “árbol del amor” en Londres

¿Quién es la nueva ministra de la Suprema Corte?

Estos son los personajes que la rompieron en 2019

La importancia de la amistad: Bebés saben quién es su amigo desde la cuna

Antes de poder hablar los bebés ya saben quien es un posible amigo.
  • Literalmente, habrá quienes sean amigos desde la cuna. 

Habíamos escuchado sobre amigos de toda la vida, personas que con el paso del tiempo se vuelven entrañables, entre más los conocemos más cosas compartimos con ellos y por eso se convierten en fundamentales para nuestro desarrollo individual y social; sin embargo “amigos desde la cuna”, es un concepto reciente que proponen psicólogos de la universidad de Chicago en Estados  Unidos (EU).

Y es que, aparentemente, a los nueve meses de edad, antes de aprender a hablar, los niños ya comprenden la noción de amistad, según confirman con un estudio los especialistas.

Para llegar a esta conclusión los especialistas estadounidenses mostraron a 64 niños de nueves meses de edad dos videos con dos actores que comían algo misterioso de dos contenedores de diferentes colores. De vez en cuando los actores sonreían y decían “Oh, me gusta”, o bien ponían una expresión de asco comentando: “Uuuh, no me gusta”. En los videos los dos actores bien tenían las mismas preferencias en la comida o, por el contrario, preferencias opuestas. Según aclaró la coautora del estudio, Amanda Woodward, al portal LiveScience, la comida tiene un papel clave en la mayoría de los casos cuando la gente se reúne, bien sea en familia o entre amigos.

Luego los científicos mostraron otro video a los niños con dos personas que se encuentran y se saludan, unas veces de forma muy cordial y otras fríamente. “A los nueve meses de edad los niños ya prestan atención a las relaciones de otras personas. Son capaces de ver cómo dos desconocidos interactúan en la película y concluir si estas dos personas pueden o no hacerse amigos”, subraya Woodward.

Aunque a esta edad los niños todavía no hablan, se puede registrar su reacción, porque cuando ven algo inesperado, suelen detener su mirada en ello durante más tiempo, precisó la psicóloga. En este caso, cuando veían en el video a dos personas con preferencias opuestas que se saludaban cordialmente o a dos personas con gustos similares que se comportaban fríamente, las miraban durante más tiempo. Sobre esta base, los científicos concluyeron que los niños esperaban de dos personas con preferencias similares que resultasen ser amigos.