Te puede interesar

Entérate cuáles son las ciudades más fit de México

Rehabilitación posterior al ataque cerebral

Un cuento de hadas: la Casa Requena ¿en qué terminó?

Cómo concentrarte en el trabajo y no morir en el intento

Trabajar no siempre es sencillo, a veces de hecho se convierte en todo una proeza cuando se trata de concentrarte y poner todo tu esfuerzo y pensamientos en un tema en particular, a continuación te dejamos cont res consejos que pueden mejorar tu entendimiento y enfocarte en lo que debes durante tus horas laborales. 

1. Trabaja profundamente

La primera regla de Newport tiene que ver con la importancia de realizar este tipo de labores que requieren de nuestra total concentración. Newport dice que uno no puede esperar a que todo este perfecto, a que tenga tiempo libre, no haya ruido, ni distracción y la mente esté relajada para empezar esto.

“Debes de lucha para incorporarlo a tu itinerario”, incluso respetando estos horarios de la misma manera que solemos respetar una cita con otra persona. Y cuando finalmente uno se decide a hacer esto, es fundamental hacerlo sin ninguna otra actividad o distracción potencial corriendo en paralelo.

2. Abraza el aburrimiento

Esta regla tiene que ver con que el trabajo profundo a veces requiere de actividades que no son necesariamente placenteras, o al menos no lo son al principio. Asimismo, la concentración es “una habilidad que uno tiene que entrenar” y una forma de entrenarla es “frecuentemente exponiéndose al aburrimiento”.

Estamos acostumbrados a reaccionar, según Newport, como uno de los perros de Pavlov, y al primer indicio de aburrimiento reaccionamos sacando nuestro teléfono para proveernos fáciles estímulos. Esto es un pésimo entrenamiento para la mente, pues obviamente nos costará mucho trabajo sostener un trabajo más complicado por mucho tiempo y seremos menos eficientes.

3- Deja las redes sociales

Esta tercera regla es la misma que la que ha expuesto Jaron Lanier, la importancia de abandonar las redes sociales -en el caso de Lanier incluso para salvaguardar a la sociedad y a la democracia-.

Newport argumenta que las personas requieren ser más selectivas en cómo distribuyen su tiempo y en qué tipo de estímulos reciben (Douglas Rushkoff ha dicho que debemos pensar en la tecnología digital como una droga que estamos consumiendo).

Muchas personas, dice Newport, creen que la vida digital tiene muchas ventajas para su trabajo, pues les permite promoverlo y conectar con personas afines, sin embargo, genera un hacinamiento de potenciales distractores, atiborrando nuestra vida de cuentas virtuales que debemos responder (hay que seguir posteando en Twitter o checar cuantos likes hemos recibido en Instagram).

Al final lo que uno pierde es más de lo que uno gana, de lo cual el mismo Newport es prueba pues nunca ha tenido una cuenta en una red social y aún así es un autor altamente exitoso, con una Ted Talk y un nuevo libro en el que plantea justamente esto, lo que llama “minimalismo digital”. Es algo así como la Marie Kondo del espacio digital.