Te puede interesar

Beneficios medicinale de la albahaca

El expresidente Alan García se disparó al ser detenido por caso Odebrecht

Frutas que combaten el envejecimiento

8 errores comunes al cocinar pasta

La pasta es uno de los principales recursos de los que suelen echar mano las personas a las que no se les da muy bien cocinar. Pero no hay que menospreciarla. Que tenga una buena textura y sepa realmente bien depende directamente de una serie de factores que la mayoría no tenemos en cuenta. A continuación, te contamos 8 errores que cometemos al cocer la pasta.

Estudiantes, jóvenes recién independizados, personas que odian la cocina y todo el mundo, en general, cree que la pasta es una de las comidas más fáciles que se pueden hacer, pero en realidad tiene sus peculiaridades y buen sabor y textura dependen directamente de ellas. Por eso a continuación te contamos una serie de errores comunes que todos cometemos al cocer la pasta y unos consejos para que quede espectacular.

Cocerla de más

Por alguna extraña razón que todavía nadie ha podido desvelar, todos tendemos a cocer la pasta más tiempo del que viene indicado en el paquete que la contiene. Quizá sea ese pensamiento común de que no se puede quemar, que no pasa nada por tenerla unos minutos más o que más vale pasada a que no llegue. Quién sabe. Sin embargo, una buena pasta tiene que estar cocida al dente, para que al morderla se pueda sentir que no se deshace, sino que ofrece un cierto grado de resistencia. Así que a partir de ahora, ya sabes, cuécela el tiempo indicado, ni un minuto más ni uno menos.

Añadir un chorrito de aceite

En México somos amantes del aceite de oliva que lo echamos en cualquier comida que vayamos a cocinar, tenemos como práctica habitual la de añadir un chorro de aceite al agua de la olla en la que vamos a hervir la pasta. Gran error. Lo único que consigues añadiendo aceite a la pasta es que ésta se engrase, evitando así que la salsa que le vayas a añadir después se adhiera bien a ella. No hay que tener miedo a que se peguen los macarrones o los espaguetis, basta con removerlos de vez en cuando, sin necesidad de echar aceite a la olla.

Poner sal antes de que hierva

Lo típico. Pones el agua a hervir para preparar tu plato fácil de pasta y lo primero que haces es poner un poco de aceite y una pizca de sal para que esté más sabrosa. Tampoco esta última cosa está bien cuando el agua no ha comenzado a hervir todavía.

El condimento debe ser añadido a la olla siempre cuando el agua ya esté hirviendo y la pasta esté dentro cociéndose. De lo contrario, el efecto que tendrá la sal en el agua es el de retrasar el proceso de cocción, por lo que este plato rápido tardará mucho más en hacerse. Seguro que te cuesta quitarte esta costumbre, pero merece la pena.

Lavarla con agua fría

Uno de los errores más comunes y también más graves que la mayoría de las personas comete. Está claro que cada uno tiene una costumbre diferente en su casa, pero la de echar agua fría a la pasta cuando la acabamos de cocer es una de las más extendidas. Hay dos consecuencias negativas en ello: la primera, que pierde sabor y la segunda, que la enfrías, algo que resulta totalmente contraproducente.

La única situación en la que está permitido enfriar la pasta con agua debajo del grifo sería a la hora de querer hacer una ensalada con este ingrediente como principal, ya que el grano queda más suelto.

Reservarla para hacer la salsa

Otro error típico que cometemos en la cocina a la hora de cocinar este plato es hacer primero la pasta, reservarla y dedicarnos después a la salsa. Este procedimiento no es el adecuado para que nos salgan unos ricos y sabrosos macarrones. Lo que hay que intentar es hacer la salsa mientras que la pasta se está cociendo. ¿Por qué? Muy sencillo. Una vez que los espaguetis o macarrones que hayamos elegido estén escurridos hay que mezclarlos rápidamente con la boloñesa o la carbonara que preparemos para que queden bien adheridos.

Cocinar para el día siguiente

Otra de las cosas que hacemos mal a la hora de cocinar pasta es dejarla cocida para comérnosla al día siguiente. ¿Así cómo queremos que esté espectacular? Es entendible que preparemos el tupper para llevar al trabajo al día siguiente la noche anterior, pero si no es estrictamente necesario, lo mejor es cocer la pasta justo antes de comérnosla, no el día anterior. Con el paso de las horas lo que iban a ser unos ricos espaguetis o una sabrosa ensalada de pasta, se pueden quedar en un insípido y blando plato de pasta.

Elegir tipo y salsa sin pensar

Muchas veces cocinamos unos macarrones a la boloñesa o espaguetis carbonara sin ningún tipo de reparo y no hay que hacer las cosas a la ligera. Hay que tener en cuenta tanto el tipo de pasta que vamos a cocinar (tortellini, espaguetis, macarrones, ravioli, etc) como la salsa con la que la vamos a mezclar. Toma nota de estos dos ejemplos que marcan la diferencia: para las pastas finas y largas lo mejor es usar salsas líquidas, mientras que a las espirales les va mejor las más consistentes. Seguro que estos dos consejos cambian tu vida a partir de ahora.

Usar poca agua

Y por último, y no por eso menos importante, está el error de cocer la pasta con poco agua. En este caso sí que podemos decir que es mejor que sobre a que falte, ya que tus macarrones podrían terminar pegados o incluso quemados. Aunque no es muy habitual hacerle caso a las instrucciones que vienen en los paquetes de pasta, su contenido es totalmente cierto y lo mejor para cocerla es utilizar un litro por cada 100 gramos de contenido que echemos a la olla.

Esperemos que después de repasar estos errores comunes que cometemos al cocer pasta, a partir de ahora tus platos estén mucho más sabrosos.